Eduar­do Vil­ches, cuan­do la do­cen­cia se im­po­ne so­bre el ar­te

El gra­ba­dor de 84 años e his­tó­ri­co pro­fe­sor de la UC, ex­hi­be sus fo­tos des­de el 8 de agos­to en ga­le­ría XS. Re­cu­rren­te can­di­da­to al Pre­mio Na­cio­nal, él pre­fie­re pa­sar de eso:“Mis alum­nos me quie­ren, qué más pre­mio pue­do pe­dir”, di­ce.

La Tercera - - PORTADA - Por Denisse Es­pi­no­za A. Por la pla­ta cla­ro que me in­tere­sa­ría re­ci­bir al­go to­dos los me­ses, a quién no. Pe­ro por ho­no­res no me pue­do que­jar. En el Día de las Ar­tes Vi­sua­les me hi­cie­ron un ho­me­na­je, y en la uni­ver­si­dad soy Pro­fe­sor emé­ri­to, el ran­go más a

Eduar­do Vil­ches (1932) cree en el des­tino y en que el fan­tas­ma de su pa­dre le ha guia­do su ca­mino. Cuen­ta que de no ser por él - he­re­dó su afi­ción por el di­bu­jo- y una se­gui­di­lla de aza­res que los lle­va­ron a in­gre­sar en 1958 al Ta­ller 99, nun­ca se ha­bría de­di­ca­do al ar­te.

Lle­gó a San­tia­go seis años an­tes des­de Concepción pa­ra tra­ba­jar co­mo con­ta­dor en la trans­na­cio­nal de bar­cos Gra­ce and Com­pany, y an­tes de eso su cer­ca­nía al ar­te so­lo se tra­du­cía en que “era bueno pa­ra el di­bu­jo en el co­le­gio”.

“Yo no te­nía nin­gún cuen­to con la co­sa teó­ri­ca, ni de los mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos, ni si­quie­ra sa­bía de his­to­ria del ar­te; era bien ig­no­ran­te. En­ton­ces fui au­to­di­dac­ta y cuan­do lle­gué a la ca­sa de Ne­me­sio An­tú­nez don­de fun­cio­na­ba el Ta­ller 99, pa­ra mí fue una re­ve­la­ción; él fue quien me pres­tó los pri­me­ros li­bros de di­bu­jos de Rem­brandt y Go­ya. Esa no­che no dor­mí vién­do­los to­dos”, re­cuer­da hoy Vil­ches, quien es con­si­de­ra­do uno de los maes­tros más in­flu­yen­tes en ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas egre­sa­dos de la U. Ca­tó­li­ca, es­cue­la que ayu­dó a re­fun­dar jun­to al pro­pio An­tú­nez y al ex de­cano de ar­qui­tec­tu­ra Ser­gio La­rraín Gar­cía Mo­reno, en 1965.

El gra­ba­dor de 84 años lle­va más de 60 de­di­ca­dos a la do­cen­cia. Su cur­so de Co­lor, así co­mo el de Xi­lo­gra­fía e His­to­ria del Gra­ba­do se trans­for­ma­ron en pie­zas fun­da­men­ta­les pa­ra los alum­nos de ar­te de la UC, don­de fue nom­bra­do Pro­fe­sor Emé­ri­to, y des­de 1993 tam­bién es­tá vin­cu­la­do a la U. Fi­nis Te­rrae.

Ade­más, es uno de los can­di­da­tos re­cu­rren­tes al Pre­mio Na­cio­nal de Ar­te, que se fa­lla en agos­to, y aun­que no lle­gó nin­gún dos­sier con fir­mas en su apo­yo al Mi­ne­duc, co­mo en años an­te­rio­res, su nom­bre siem­pre es­tá ron­dan­do la me­sa del ju­ra­do. El no quie­re sa­ber na­da de eso.

“Voy a ter­mi­nar co­mo Ma­til­de Pé­rez que nun­ca se ga­nó el pre­mio y es que yo sé per­fec­ta­men­te que no me lo voy a ga­nar, por­que só­lo se lo dan a pin­to­res o es­cul­to­res y punto. En tea­tro es lo mis­mo, só­lo se lo dan a di­rec­to­res o dra­ma­tur­gos y punto. El po­bre Ser­gio Za­pa­ta, que fue un gran es­ce­nó­gra­fo, se pre­sen­tó siem­pre. Yo te­nía una car­ta ti­po pa­ra él que la cam­bia­ba to­das las ve­ces, y él mu­rió y nun­ca se lo die­ron”, di­ce el ar­tis­ta.

¿No le in­tere­sa pa­ra na­da pre­mio?

el

de­di­qué mi tiem­po a la do­cen­cia en des­me­dro de mi ar­te, pe­ro no me arre­pien­to.

Po­dría de­cir­se, ade­más, que Vil­ches vi­ve en una ca­sa con­sa­gra­da a la do­cen­cia: des­de 1965 es­tá ca­sa­do con la in­ves­ti­ga­do­ra de ci­ne Ali­cia Ve­ga (1931), quien se hi­zo co­no­ci­da a tra­vés del do­cu­men­tal de Ig­na­cio Agüe­ro Cien ni­ños es­pe­ran­do un tren, don­de se re­tra­ta su tra­ba­jo de tres dé­ca­das co­mo pro­fe­so­ra de ta­lle­res de ci­ne pa­ra ni­ños en ries­go so­cial.

¿Cuál di­ría que ha si­do su ma­yor en­se­ñan­za a sus alum­nos?

Creo que la li­ber­tad, de que ellos pue­den ha­cer lo que real­men­te quie­ran y sien­tan, pe­ro que lo ha­gan con ri­gor. En los 70 mi ta­ller de gra­ba­do se trans­for­mó en un lu­gar de ex­pe­ri­men­ta­ción. Alum­nos co­mo Ar­tu­ro Du­clos, Ma­rio So­ro o Ro­dri­go Ca­be­zas em­pe­za­ron a ha­cer obras de body art, per­for­man­ce e ins­ta­la­cio­nes, y las ha­cía­mos pa­sar co­mo tra­ba­jos de mi cur­so. Fue la pri­me­ra vez que es­cu­ché que la Uni­ver­si­dad de Chi­le nos te­nía en­vi­dia, y era una ma­ra­vi­lla, por­que ellos eran los re­yes de la pin­tu­ra de siem­pre y lo si­guen sien­do, pe­ro en esa épo­ca es­ta­ban pa­san­do co­sas en la UC que ja­más se ha­bían he­cho an­tes.

La muer­te del pa­dre

Emi­nen­cia del gra­ba­do -en los 60 ga­nó una be­ca Full­bright pa­ra es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad de Ya­le jun­to al maes­tro de la Bauhaus Jo­seph Al­bers- des­de el 8 de agos­to en Ga­le­ría XS, Eduar­do Vil­ches vol­ve­rá a ex­po­ner, pe­ro es­ta vez fo­to­gra­fías. Se tra­ta de una se­rie de imá­ge­nes to­ma­das a me­dia­dos de los 90 en el ce­men­te­rio de Pun­ta Arenas, en las que el ar­tis­ta apli­ca su ha­bi­li­dad de sín­te­sis, com­po­si­ción y co­lor pa­ra lo­grar ver­da­de­ras ré­pli­cas de sus gra­ba­dos, to­man­do co­mo punto de par­ti­da la reali­dad.

En la his­to­ria del ar­te chi­leno Ud. que­da ins­cri­to co­mo gra­ba­dor, ¿qué sig­ni­fi­can es­tas fo­to­gra­fías pa­ra Ud.?

No me sien­to fo­tó­gra­fo ni mu­cho me­nos, la cá­ma­ra es un me­dio sim­ple­men­te y pa­ra mí es­tas fo­tos son co­mo un vuel­ta al pai­sa­je, que fue mi punto de par­ti­da en el di­bu­jo. Ade­más, he he­cho cla­ses de co­lor des­de el año 59, pe­ro mi obra tie­ne po­co de eso, las fo­tos no son so­lo for­mas sino tam­bién at­mós­fe­ra y eso se lo da el co­lor. Cuan­do co­no­cí el ce­men­te­rio me en­con­tré con un lu­gar fa­mi­liar y me acor­dé mu­cho de mi in­fan­cia, cuan­do iba con mi ma­dre a vi­si­tar la tum­ba de mi pa­pá y de re­pen­te to­dos los ele­men­tos de mi obra fue­ron apa­re­cien­do en ese lu­gar, to­do me fue cua­dran­do co­mo un círcu­lo que se cie­rra, y sien­to que de al­gu­na for­ma yo tam­bién me es­toy aca­ban­do.

El ar­tis­ta te­nía cin­co años cuan­do su pa­dre, Ma­nuel Vil­ches, mu­rió en un ac­ci­den­te mien­tras iba de ca­mino a apa­gar un in­cen­dio. El ca- rro de bom­be­ros en el que via­ja­ba a to­da ve­lo­ci­dad cho­có con otro que tam­bién iba ha­cia el si­nies­tro: fa­lle­cie­ron tres per­so­nas. “Los fu­ne­ra­les fue­ron tre­men­dos, y mi pa­pá se con­vir­tió en el pri­mer már­tir de la com­pa­ñía de bom­be­ros de Concepción”, cuen­ta. Dos años des­pués, mien­tras vi­vían de alle­ga­dos en la ca­sa de los abue­los, vino el te­rre­mo­to de 1939: una mu­ra­lla ca­yó en­ci­ma de su her­ma­na me­nor, la ma­tó en­se­gui­da.

“Que­da­mos so­los los dos con mi ma­dre y yo la acom­pa­ña­ba to­das las se­ma­nas al ce­men­te­rio a vi­si­tar las tum­bas de mi pa­pá y her­ma­na. Mien­tras ella arre­gla­ba las flo­res yo deam­bu­la­ba por ahí. En­ton­ces en­ten­dí el in­men­so ca­ri­ño que le ten­go a mi pa­pá. Aun­que mi ma­má lue­go se vol­vió a ca­sar con un ti­po muy bueno y ca­ri­ño­so, pa­ra mí, mi pa­pá fue siem­pre el que mu­rió. El ar­te vie­ne de él, in­clu­so pien­so que fue él quien me pu­so a la Ali­cia en el ca­mino. Cuan­do vi­si­té el Ce­men­te­rio de Pun­ta Arenas to­mé cons­cien­cia de to­do eso, to­das mis imá­ge­nes ve­nían de esa ex­pe­rien­cia de vi­da, na­da era gra­tis”.

El ar­tis­ta Eduar­do Vil­ches, de 84 años, po­sa en su ca­sa de Ñu­ñoa.

Dos fo­to­gra­fías de Vil­ches del Ce­men­te­rio de Pun­ta Arenas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.