Más de me­dio mi­llón de jó­ve­nes vi­ve en el cam­po

Re­pre­sen­tan el 13% de la po­bla­ción na­cio­nal en­tre los 15 y 29 años, tie­nen al­ta es­co­la­ri­dad y son in­no­va­do­res.

La Tercera - - PORTADA -

En ju­lio de 1967 se pro­mul­gó la Ley 16.640, que re­es­truc­tu­ró la ad­mi­nis­tra­ción agra­ria.

Cin­cuen­ta años más tar­de de la de­no­mi­na­da Re­for­ma Agra­ria, los nie­tos de esos cam­pe­si­nos son muy dis­tin­tos a los de en­ton­ces y no tan di­fe­ren­tes a los jó­ve­nes de la ciu­dad. Tie­nen más es­co­la­ri­dad, es­tán co­nec­ta­dos con la tec­no­lo­gía y los que se quie­ren que­dar en el cam­po ya no quie­ren tra­ba­jar la tie­rra co­mo sus pa­dres.

Un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de De­sa­rro­llo Agro­pe­cua­rio (In­dap), la Or­ga­ni­za­ción de la ONU pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) y el Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano pa­ra el De­sa­rro­llo Ru­ral (Ri­misp) re­ve­ló quié­nes son hoy los jó­ve­nes ru­ra­les.

De acuer­do al do­cu­men­to, fi­nan­cia­do por la Fun­da­ción Ford y ti­tu­la­do “Los nie­tos de la re­for­ma agra­ria”, 565.504 jó­ve­nes en­tre 15 y 29 años del país vi­ven en sec­to­res ru­ra­les (el 13% de es­te seg­men­to eta­rio) y otros 838 mil en zo­nas ru­rur­ba­nas, es­to es, lu­ga­res que fue­ron tra­di­cio­nal­men­te ru­ra­les pe­ro que hoy es­tán más ur­ba­ni­za­dos y tie­nen al­ta co­nec­ti­vi­dad.

Ser­gio Fai­guen­baum, con­sul­tor de la FAO y uno de los in­ves­ti­ga­do­res del es­tu­dio di­ce que un ejem­plo de zo­na ru­rur­ba­na son las co­mu­nas de El Mon­te y San Pe­dro en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na o San Fa­bián de Ali­co en la

Re­gión de Bio­bío.

Neo ru­ral

Un cam­bio que se vie­ne dan­do en los úl­ti­mos años es la neo ru­ra­li­dad. Se tra­ta de un “fe­nó­meno mi­gra­to­rio in­ver­so, jó­ve­nes en su ma­yo­ría con edu­ca­ción su­pe­rior y su pro­yec­to de vi­da pa­sa por ir­se de la ciu­dad al cam­po, que bus­can vi­vir y rea­li­zar sus ne­go­cios o em­pren­di­mien­tos en el cam­po”, ex­pli­ca Fai­guen­baum. En ge­ne­ral, es­tos jó­ve­nes tie­nen más pre­pa­ra­ción con ideas no­ve­do­sas que se re­en­can­tan con la vi­da en el cam­po.

Una de las gran­des di­fe­ren­cias con las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res que vi­vían en el cam­po es la edu­ca­ción. Hoy tie­nen tres ve­ces más es­co­la­ri­dad que sus pa­dres. Si en 1990 el 21% de los jó­ve­nes ru­ra­les te­nía 12 o más años de edu­ca­ción, hoy es el 74%

in­fo­gra­fía).

(ver

En ci­fras to­ta­les, 110 mil jó­ve­nes ru­ra­les y 185 mil ru­rur­ba­nos es­tán ma­tri­cu­la­dos en la en­se­ñan­za me­dia y ma­yo­ri­ta­ria­men­te en la mo­da­li­dad cien­tí­fi­co-hu­ma­nis­ta. Otros 60 mil y 127 mil res­pec­ti­va­men­te, cur­san edu­ca­ción su­pe­rior, prin­ci­pal­men­te en uni­ver­si­da­des.

De los jó­ve­nes ru­ra­les y ru­rur­ba­nos que vi­ven en el cam­po y tra­ba­jan, so­lo el 10% lo ha­ce por cuen­ta pro­pia (agri­cul­to­res). El otro 90% lo ha­ce asa­la­ria­do y de ellos un ter­cio tra­ba­ja en el sec­tor agrí­co­la y el res­to en ser­vi­cio, co­mer­cio y trans­por­te. “Cul­tu­ral­men­te tra­ba­jar en la agri­cul­tu­ra es mal vis­to, es una la­bor po­co desea­da pe­ro bien pa­ga­da. Se pro­du­ce ahí una ten­sión. No es gra­to tra­ba­jar la tie­rra des­de el punto de vis­ta fí­si­co, y se sien­ten más ca­li­fi­ca­dos. Mu­chos tie­nen en­se­ñan­za me­dia com­ple­ta. Pe­ro no hay una mi­gra­ción a la ciu­dad”, di­ce Fai­guen­baum.

Co­mo es­tán co­nec­ta­dos y ma­ne­jan más in­for­ma­ción, tie­nen al­ta mo­vi­li­dad en el tra­ba­jo y a ve­ces po­co com­pro­mi­so con las em­pre­sas que los con­tra­tan.

Oc­ta­vio Oyar­zún, di­rec­tor de In­dap, aña­de que el gran te­ma de los jó­ve­nes es in­de­pen­di­zar­se de sus pa­dres e ins­ta­lar­se au­tó­no­ma­men­te, por la que eva­lúan nue­vas he­rra­mien­tas pa­ra que­dar­se en el cam­po.

Apro­ve­chan­do su in­ter­co­nec­ti­vi­dad, crea­ron un gru­po en Fa­ce­book “Yo jo­ven & Ru­ral”, co­mu­ni­dad virtual de jó­ve­nes coor­di­na­da por In­dap pa­ra co­mu­ni­car­se, com­par­tir co­no­ci­mien­tos y re­ci­bir ase­so­ría.

Res­pec­to de la con­di­ción de po­bre­za, los jó­ve­nes ru­ra­les y ru­rur­ba­nos tie­nen ín­di­ces más al­tos que los ur­ba­nos. Se­gún la en­cues­ta Ca­sen 2013, con­si­de­ra­da en el in­for­me, la po­bre­za no in­di­gen­te y la in­di­gen­cia es si­mi­lar en­tre los jó­ve­nes cam­pe­si­nos, más del do­ble que los que vi­ven en ciu­dad. “Exis­ten bol­so­nes de po­bre­za ru­ral y una real po­bre­za de in­gre­sos (...) lo que por de­fi­ni­ción quie­re de­cir que son ho­ga­res con in­gre­sos me­no­res que los ur­ba­nos”, di­ce Fai­guen­baum.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.