San­tia­go no tie­ne dón­de ha­cer LU­LU

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Pa­re­ce un mal chis­te, pe­ro el tí­tu­lo apun­ta a un te­ma crí­ti­co que de­be­mos en­fren­tar con ur­gen­cia. El acró­ni­mo an­glo LU­LU se usa pa­ra iden­ti­fi­car los “Lo­cally Un­wan­ted Land Uses” o Usos de Sue­lo No Desea­dos, ta­les co­mo in­dus­trias pe­li­gro­sas, re­lle­nos sa­ni­ta­rios, plan­tas de tra­ta­mien­to de aguas o re­si­duos tó­xi­cos, cen­tra­les eléc­tri­cas, an­te­nas de ce­lu­lar y otras ac­ti­vi­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra el fun­cio­na­mien­to de una ciu­dad que na­die quie­re te­ner en su pa­tio tra­se­ro.

La ai­ra­da reac­ción del al­cal­de de Til­til Nel­son Orellana an­te la apro­ba­ción del pro­yec­to de ma­ne­jo de re­si­duos tó­xi­cos Ci­clo por par­te del Co­mi­té de Mi­nis­tros agi­tó los áni­mos. La opi­nión pú­bli­ca tien­de a sim­pa­ti­zar con el su­pues­to abu­so que ha con­ver­ti­do a la co­mu­na en zo­na de sa­cri­fi­cio, con cer­ca 30 “LULUs”, en­tre los cua­les se cuen­ta el re­lleno Lo­mas los Co­lo­ra­dos, que re­ci­be cer­ca del 70% de los re­si­duos do­més­ti­cos de San­tia­go. Pe­ro la re­cien­te ame­na­za de ce­rrar di­cho re­lleno vía de­cre­tos mu­ni­ci­pa­les po­ne a la ca­pi­tal en una even­tual cri­sis sa­ni­ta­ria.

La ubi­ca­ción de los LULUs no ne­ce­sa­ria­men­te responde a va­ria­bles eco­nó­mi­cas ni so­cia­les. El Plan Re­gu­la­dor Me­tro­po­li­tano de San­tia­go de­fi­ne es­tos usos en ba­se a cri­te­rios téc­ni­cos y es ac­tua­li­za­do en for­ma pe­rió­di­ca. Si di­cho plan pre­de­ter­mi­nó la zo­na nor­te de San­tia­go co­mo la más ade­cua­da pa­ra es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des no fue por al­gu­na pre­dis­po­si­ción ma­lig­na con­tra los ve­ci­nos de Til­til, sino de­bi­do a una se­rie de con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas y geo­ló­gi­cas que lle­van a que sea un te­rri­to­rio de ba­ja ca­li­dad agrí­co­la, sue­los ar­ci­llo­sos, con vien­tos pre­do­mi­nan­tes des­de el sur oes­te que ale­jan las emi­sio­nes de las zo­nas más po­bla­das de la cuen­ca y que cuen­ta con bue­na ac­ce­si­bi­li­dad por la ru­ta 5 y la lí­nea del tren. Mu­chos LULUs se lo­ca­li­zan por con­di­cio­nes ope­ra­ti­vas y no so­cio­eco­nó­mi­cas: las plan­tas de tra­ta­mien­to de aguas ser­vi­das de­ben es­tar en las zo­nas más ba­jas de la cuen­ca co­mo Mai­pú o Pu­dahuel, y las plan­tas de trans­fe­ren­cia de re­si­duos só­li­dos es­tán en Qui­li­cu­ra por la co­ne­xión en­tre au­to­pis­tas ur­ba­nas y fe­rro­ca­rril.

En lu­gar de oponerse a los LULUs, más va­le to­mar­los co­mo opor­tu­ni­dad pa­ra con­di­cio­nar su lo­ca­li­za­ción ba­jo la idea de crea­ción de va­lor com­par­ti­do, co­mo en Sue­cia y Di­na­mar­ca, don­de las in­ci­ne­ra­do­ras de basura apor­tan ener­gía y parques ur­ba­nos, así co­mo dis­cri­mi­nar res­pec­to a aque­llos que no son es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios, co­mo una chan­che­ría o cár­cel que pue­den es­ta­ble­cer­se en cual­quier otra lo­ca­li­dad.

La ne­ce­si­dad de con­tar con un plan de ciu­dad y una au­to­ri­dad me­tro­po­li­ta­na que de­fi­na y orien­te di­cho plan es un te­ma que el in­ten­den­te Orre­go vie­ne pro­mo­vien­do con fuer­za y con un com­pro­mi­so per­so­nal con Til­til. Y es­to no tie­ne que ver con Ci­clo sino con el gran desafío am­bien­tal a fu­tu­ro: Las prin­ci­pa­les re­ser­vas de co­bre de al­ta ley es­tán ubi­ca­das en la cor­di­lle­ra me­tro­po­li­ta­na. La di­vi­sión An­di­na de Col­de­co y An­glo Ame­ri­can ya es­tu­dian am­bi­cio­sos pla­nes pa­ra ex­plo­tar el mi­ne­ral mi­ni­mi­zan­do el im­pac­to en gla­cia­res y la vi­da ur­ba­na de San­tia­go, pe­ro par­te im­por­tan­te del ma­te­rial, re­la­ves y lo­gís­ti­ca ten­drá que dar­se por Til­til y zo­nas ale­da­ñas. Es­ta reali­dad nos obli­ga a pen­sar en for­ma es­tra­té­gi­ca el te­rri­to­rio me­tro­po­li­tano, no so­lo por jus­ti­cia a Til­til, sino ade­más pa­ra ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.