PA­RA HA­CER FREN­TE A SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA, EL GO­BIERNO SE EM­BAR­CA EN UNA “AGENDA ELEC­TO­RAL”. ASÍ SE EN­TIEN­DE LA RE­FOR­MA PRE­VI­SIO­NAL, O LA NUE­VA CONS­TI­TU­CIÓN.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - An­drés Chad­wick Pre­si­den­te Fun­da­ción Avan­za Chi­le Pa­blo Allard Ar­qui­tec­to

Cuan­do los vien­tos so­plan en con­tra apa­re­cen las ju­ga­das elec­to­ra­les pa­ra in­ten­tar re­ver­tir lo que pa­ra el ofi­cia­lis­mo y La Mo­ne­da cons­ti­tu­ye hoy su peor pe­sa­di­lla: la de­ses­pe­ra­ción de per­der el po­der y, con ello, to­das las pre­ben­das de los car­gos del Es­ta­do. El ejem­plo más cla­ro ocu­rrió en 1999, cuan­do ape­nas 11 días an­tes de la pre­si­den­cial el go­bierno im­pul­só una re­for­ma la­bo­ral con el so­lo pro­pó­si­to de ge­ne­rar efec­tos elec­to­ra­les, an­te el te­mor cier­to de que La­vín pu­die­ra ga­nar­le a La­gos. Po­co im­por­tó si el pro­yec­to era ma­lo pa­ra el país o si te­nía al­gu­na po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en ley. La­men­ta­ble­men­te, las his­to­rias se re­pi­ten.

A me­di­da que se afian­za el fa­vo­ri­tis­mo del ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, la ad­mi­nis­tra­ción Ba­che­let apa­re­ce em­bar­ca­da en cons­truir una “agenda elec­to­ral” pa­ra los me­ses que le res­tan, que po­co y na­da tie­ne en cuen­ta el in­te­rés del país. So­lo bus­can ins­ta­lar de­ba­tes cre­yen­do que les pue­den ge­ne­rar al­gún di­vi­den­do en las en­cues­tas o las ur­nas.

Pe­ro los ciu­da­da­nos no son ton­tos y no se van a de­jar en­ga­ñar. ¡La an­ti­gua po­li­ti­que­ría!

¿Al­guien en­tien­de que el Eje­cu­ti­vo in­sis­ta en en­viar una re­for­ma pre­vi­sio­nal, cuan­do que­dan ape­nas seis me­ses de le­gis­la­tu­ra en el Con­gre­so? Na­die. Me­nos cuan­do el sen­ti­do co­mún in­di­ca que un cam­bio de es­ta en­ver­ga­du­ra re­quie­re un con­sen­so trans­ver­sal, que el Eje­cu­ti­vo no ha si­do ca­paz de cons­truir, y ni si­quie­ra tie­ne con­trol so­bre sus pro­pios par­la­men­ta­rios pa­ra dar­le sus­ten­to. Na­die man­da una re­for­ma pre­vi­sio­nal en ple­na cam­pa­ña; so­lo es una es­tra­te­gia elec­to­ral.

Lo mis­mo ocu­rre con la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que se pre­pa­ra pa­ra su en­vío al Con­gre­so y que re­pre­sen­ta, sin du­da, el de­ba­te ins­ti­tu­cio­nal más im­por­tan­te que pue­de te­ner un país. Y por cier­to, con me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas co­mo el anun­cia­do cie­rre del pe­nal de Pun­ta Peu­co y el con­si­guien­te tras­la­do de quie­nes cum­plen con­de­nas por vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos a cár­ce­les co­mu­nes. Se­rá una nue­va uti­li­za­ción del te­ma DD.HH. y de la di­vi­sión del país y de se­gu­ro se va a ele­gir pa­ra es­te gol­pe me­diá­ti­co el em­ble­má­ti­co mes de sep­tiem­bre. A pe­sar de lo ob­vio que re­sul­ta, no po­día fal­tar la añe­ja in­ten­ción de vol­ver a los con­flic­tos del pa­sa­do. Los “es­tra­te­gas” de La Mo­ne­da lo de­ben te­ner to­do lis­to…

Uno se pre­gun­ta có­mo pue­de exis­tir tan­ta irres­pon­sa­bi­li­dad, tan­ta de­ma­go­gia. El pro­ble­ma es que no es no­ve­dad. Ya he­mos vis­to có­mo es­te go­bierno in­sis­te en se­guir apro­ban­do re­for­mas y pro­yec­tos que com­pro­me­ten gas­tos sin fi­nan­cia­mien­to ase­gu­ra­do, por unos US$ 4.000 mi­llo­nes pa­ra los pró­xi­mos tres años.

La ma­la no­ti­cia pa­ra ellos es que les va a sa­lir el ti­ro por la cu­la­ta. Es­tas ac­ti­tu­des so­lo re­afir­man lo que re­ve­lan las en­cues­tas: los chi­le­nos quie­ren un buen go­bierno, res­pon­sa­ble, que se jue­gue por re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to y el em­pleo y por las prio­ri­da­des ol­vi­da­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.