LA JUN­TA DE LA DE­MO­CRA­CIA CRIS­TIA­NA FUE A CA­RO­LI­NA GOIC LO QUE EL CO­MI­TÉ CEN­TRAL DEL PAR­TI­DO SO­CIA­LIS­TA FUE A RI­CAR­DO LA­GOS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ós­car Gui­ller­mo Garretón Eco­no­mis­ta

Vi­vi­mos el fi­nal de un tiem­po, aquel en que la cen­troiz­quier­da pro­ta­go­ni­zó sus más ad­mi­ra­bles acier­tos y lue­go su de­ca­den­cia. No lo di­go con an­gus­tia, sino con im­pa­cien­cia por­que ese nue­vo tiem­po que vie­ne ges­tán­do­se en la so­cie­dad, ter­mi­ne por na­cer. Y no es azar que ha­ble de la so­cie­dad y no de la po­lí­ti­ca. En tiem­pos de cam­bio, es­ta úl­ti­ma sue­le ir tras la so­cie­dad y no es ra­zo­na­ble es­pe­rar mu­cho de ella. Hay que op­tar por su for­ma me­nos da­ñi­na, mien­tras la so­cie­dad ter­mi­na de pa­rir lo nue­vo.

En es­te fi­nal de un tiem­po y una coa­li­ción, pa­re­cie­ra que to­dos op­ta­ron por no aho­rrar­se ver­güen­zas. La Jun­ta DC fue a Ca­ro­li­na Goic, lo que el Co­mi­té Cen­tral del PS fue a Ri­car­do La­gos. En el PS, el can­di­da­to ele­gi­do, el más pin­tón en en­cues­tas, a juz­gar por lo mos­tra­do, es el exac­to pa­ra un fi­nal tris­te don­de na­da per­du­ra­ble ni com­par­ti­do ideas, pro­yec­tos, pro­gra­mas- que­de pa­ra el fu­tu­ro. En el ca­so de la Jun­ta DC, la ban­ca­rro­ta ha si­do más bien éti­ca pa­ra quie­nes fue­ron so­lo es­pec­ta­do­res de se­ma­nas de con­ci­liá­bu­los. O ella ma­nio­bró ar­te­ra­men­te pa­ra des­ban­car a un inocen­te, o un cul­pa­ble con­gre­ga la su­ma su­fi­cien­te de ra­zo­nes y com­pli­ci­da­des co­mo pa­ra de­rro­tar a la fi­gu­ra DC del mo­men­to an­te los ojos de to­do el país. In­ten­tar al­gu­na ter­ce­ra lec­tu­ra es inofi­cio­so. Agre­gue­mos a esa tor­ta la guin­da de un acuer­do con el MAS en vís­pe­ras de la “cons­ti­tu­yen­te” de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la.

Ya no que­da cen­troiz­quier­da sal­vo en el dis­cur­so abs­trac­to de los que se nie­gan a con­fe­sar que se les mu­rió. En lo in­me­dia­to, la pró­xi­ma elec­ción, los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría pa­re­cen tra­ba­jar pa­ra Chi­le Va­mos y el Fren­te Am­plio. Es tal el ex­hi­bi­cio­nis­mo de mi­se­ria en ideas y va­lo­res, que em­pu­jan fue­ra de ella.

En lo me­dia­to, el te­ma es más pro­fun­do. Los res­tos de es­te nau­fra­gio no bas­tan pa­ra par­tir de nue­vo. Dan se­ña­les de­ma­sia­do es­tri­den­tes de ser so­lo om­bli­go y pa­sa­do. El pa­ra­si­tis­mo es­ta­tal los con­mue­ve más que sus éxi­tos de otro­ra y que el fu­tu­ro de Chi­le. En tan­to, en el mun­do el mo­vi­mien­to co­mu­nis­ta de­jo de exis­tir; la so­cial­de­mo­cra­cia se de­ba­te en cri­sis cuan­do nin­gún obre­ro an­he­la que su hi­jo lo sea, y las de­sigual­da­des en­cuen­tran en Trump o Po­de­mos otros aban­de­ra­dos. La doc­tri­na so­cial de la Igle­sia ilu­mi­na po­co la de­man­da po­pu­lar que irrum­pe en es­te si­glo XXI. De­be­mos res­ca­tar lo per­du­ra­ble de esos fe­nó­me­nos his­tó­ri­cos. Pe­ro el desafío es, so­bre to­do, de­jar de ser pa­sa­do.

El si­glo XX de­jó lec­cio­nes ca­te­gó­ri­cas, pe­ro al­gu­nos se re­sis­ten a ver­las. Ser li­ber­ta­rio e igua­li­ta­rio, tra­ba­ja­dor o crea­dor de mun­dos nue­vos, em­pre­sa­rio o po­lí­ti­co, tie­ne aho­ra otros re­qui­si­tos y nue­vos desafíos. Eso hier­ve en nues­tra so­cie­dad. Bas­ta ale­jar­se de los ce­nácu­los par­ti­da­rios, pa­ra en­con­trar­se con sue­ños, vo­lun­ta­des y ejem­plos de al­go nue­vo. Esa nue­va so­cie­dad, más sa­bia y au­tó­no­ma, re­quie­re otra ca­li­dad de po­lí­ti­ca. Es apa­sio­nan­te asis­tir a la for­ja de un tiem­po nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.