De­fi­ni­cio­nes crí­ti­cas en la De­mo­cra­cia Cris­tia­na

Tras la úl­ti­ma jun­ta, la iden­ti­dad del par­ti­do co­mo re­fe­ren­te de cen­tro ha que­da­do pro­fun­da­men­te ero­sio­na­da.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

LA JUN­TA Na­cio­nal que la De­mo­cra­cia Cris­tia­na ce­le­bró es­te fin de se­ma­na ter­mi­nó en un fuer­te re­vés po­lí­ti­co pa­ra el pro­pio par­ti­do, ya que no so­lo pu­so en en­tre­di­cho el li­de­raz­go y con­ti­nui­dad de su pro­pia can­di­da­ta pre­si­den­cial -la se­na­do­ra y pre­si­den­ta del par­ti­do, Ca­ro­li­na Goic-, sino que pro­fun­di­zó aún más la in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de cuál se­rá la de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca que adop­ta­rá la co­lec­ti­vi­dad si mo­ver­se más ha­cia el cen­tro, o en cam­bio pro­fun­di­zar la sin­to­nía con las fuer­zas más de iz­quier­da-, lo que re­sul­ta cen­tral pa­ra de­fi­nir el rol que ju­ga­rá el par­ti­do en la es­ce­na po­lí­ti­ca.

Es un fe­nó­meno cier­ta­men­te ex­tra­ño que la mis­ma jun­ta na­cio­nal que ape­nas ha­ce unos me­ses pro­cla­ma­ra a Ca­ro­li­na Goic co­mo su car­ta pre­si­den­cial y de esa for­ma se­guir un “ca­mino pro­pio” - rom­pien­do así im­plí­ci­ta­men­te con la Nue­va Ma­yo­ría-, aho­ra le dé la es­pal­da de ma­ne­ra con­tun­den­te y vir­tual­men­te la de­je sin pi­so po­lí­ti­co, lue­go de apo­yar en for­ma ro­tun­da la re­elec­ción del dipu­tado Ri­car­do Rin­cón, quien ha­ce al­gu­nos años en­fren­tó una com­ple­ja si­tua­ción ju­di­cial a raíz de de­nun­cias por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, al­go que se­gún Goic es in­com­pa­ti­ble con los va­lo­res que de­fien­de el par­ti­do.

La pro­pia can­di­da­ta ha se­ña­la­do que “se to­ma­rá al­gu­nos días” pa­ra re­fle­xio­nar so­bre la con­ti­nui­dad de su can­di­da­tu­ra, y aun cuan­do es po­si­ble que la ma­qui­na­ria del par­ti­do des­plie­gue es­fuer­zos por man­te­ner­la a flo­te, pa­re­ce evi­den­te que su pe­so elec­to­ral se ha di­lui­do fuer­te­men­te, y con ello tam­bién el fu­tu­ro de pro­pio par­ti­do. Es­ta con­fu­sión se ve aún más po­ten­cia­da cuan­do la jun­ta dio luz ver­de pa­ra un acuer­do par­la­men­ta­rio con la Iz­quier­da Ciu­da­da­na y el MAS, dos par­ti­dos de la pe­ri­fe­ria de la Nue­va Ma­yo­ría cu­yo idea­rio po­lí­ti­co es to­tal­men­te ajeno a la DC. Ello pa­re­ce ser una ju­ga­da en la di­rec­ción de aban­do­nar el ca­mino pro­pio y bus­car al­gún ti­po de alian­za que per­mi­ta sos­te­ner par­te de su re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, la que tam­bién ha que­da­do en en­tre­di­cho.

En es­tas úl­ti­mas ho­ras se han mul­ti­pli­ca­do las vo­ces que aler­tan de que el par­ti­do su­fri­rá una fuer­te pérdida de cre­di­bi­li­dad an­te el apa­ren­te des­va­río en que ha caí­do. La co­lec­ti­vi­dad en­fren­ta aho­ra un di­le­ma si­mi­lar al que afec­tó ha­ce unos me­ses al Par­ti­do So­cia­lis­ta, lue­go de que su co­mi­té cen­tral de­ci­die­ra no apo­yar al ex pre­si­den­te Ri­car­do La­gos, op­tan­do en cam­bio por el se­na­dor in­de­pen­dien­te Ale­jan­dro Gui­llier, quien mar­ca­ba me­jor en las en­cues­tas. Sin cla­ri­dad so­bre lo que re­pre­sen­ta el “ca­mino pro­pio”, su elec­to­ra­do más tra­di­cio­nal que­da aho­ra en la to­tal or­fan­dad, des­con­cer­ta­do an­te la con­tra­dic­to­ria se­ñal que sig­ni­fi­ca ha­ber bus­ca­do re­cha­zar la “iz­quier­di­za­ción” de la Nue­va Ma­yo­ría, pa­ra lue­go aban­do­nar abrup­ta­men­te es­te ca­mino y en­tre­gar­se a ex­tra­ñas alian­zas con par­ti­dos muy ale­ja­dos del cen­tro po­lí­ti­co.

No es cla­ro có­mo se re­sol­ve­rá la ten­sión en­tre las fuer­zas con­ser­va­do­ras de la DC -evi­den­te­men­te de­rro­ta­das en es­ta jun­ta- y aque­llas que in­sis­ten en pro­fun­di­zar la iden­ti­fi­ca­ción con la iz­quier­da. Más allá de ra­ti­fi­car que la Nue­va Ma­yo­ría es una coa­li­ción que ya pa­re­ce es­tar en eta­pa ter­mi­nal, es la pro­pia iden­ti­dad y fu­tu­ro de la DC lo que aho­ra es­tá en jue­go.

Pos­tu­ras di­vi­di­das por la cri­sis po­lí­ti­ca que atra­vie­sa Bra­sil

El im­peach­ment a Dil­ma Rous­seff, la pe­na de nue­ve años pa­ra el ex­pre­si­den­te pe­tis­ta Lu­la Da Sil­va, y el fu­tu­ro de Mi­chel Te­mer, cu­yo jui­cio pe­nal por pre­sun­ta co­rrup­ción se vo­ta­rá el 2 de agos­to en el pleno de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, con­fi­gu­ran un es­ce­na­rio po­lí­ti­co en cri­sis fren­te al cual no hay opi­nio­nes uni­fi­ca­das en His­pa­noa­mé­ri­ca.

Cla­rín. Vi­cen­te Pa­ler­mo, Ar­gen­ti­na | 27.07.17

Po­lí­ti­ca­men­te, Bra­sil es el país de las iro­nías. Fue una sa­bia iro­nía que un so­ció­lo­go pro­gre­sis­ta co­mo Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so en­ca­be­za­ra una coa­li­ción mo­der­ni­zan­te-con­ser­va­do­ra. Fue una tris­te iro­nía que una pre­si­den­te ho­nes­ta, bu­ró­cra­ta de al­to ni­vel, sin com­pe­ten­cia pa­ra la tí­pi­ca y su­pues­ta­men­te ne­fas­ta opa­ci­dad de la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña, fue­ra des­ti­tui­da de su car­go por “cri­men de res­pon­sa­bi­li­dad”.

Los Tiem­pos. W. To­rres, Bo­li­via | 27.07.2017

La cri­sis bra­si­le­ña es un re­cor­da­to­rio de que los pre­si­den­tes son los ma­yo­res res­pon­sa­bles de la vi­da pú­bli­ca y co­mo ta­les de­ben res­pon­der, un día, de sus tro­pe­lías.

El País. F. Ló­pez D’Ale­san­dro, Es­pa­ña | 27.07.17

El jui­cio con­tra el ex­pre­si­den­te del PT es, por lo me­nos, sos­pe­cho­so. Es­to no exi­me a la iz­quier­da bra­si­le­ña ni al PT de sus gra­ves erro­res po­lí­ti­cos y de sus fal­tas éti­cas, pe­ro no de­ja bien pa­ra­da a una jus­ti­cia po­li­ti­za­da que bus­ca san­cio­nar a Lu­la da Sil­va pa­ra fre­nar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.