MI­GRA­CIÓN Y NI­ÑEZ

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

SE­ÑOR DI­REC­TOR

Se dio a co­no­cer una me­di­da mi­gra­to­ria que po­si­bi­li­ta a ni­ños ac­ce­der a vi­sas tem­po­ra­rias con el fin de re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción. Así ob­tie­nen el RUN y ac­ce­den en con­di­cio­nes de igual­dad con los na­cio­na­les a edu­ca­ción y sa­lud, en­tre otros.

Lla­ma la aten­ción que se es­té anun­cian­do con bom­bo y pla­ti­llo una ac­ción que tu­vo lu­gar ha­ce mu­chos años. El ofi­cio cir­cu­lar 1179 y lue­go la 6232 de 2003 del De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­ción del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, en coor­di­na­ción con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, po­si­bi­li­tan la re­gu­la­ri­za­ción de ni­ños en edad es­co­lar. A su vez, en 2007 se rea­li­za un Con­ve­nio de Co­la­bo­ra­ción en­tre el Mi­nis­te­rio del In­te­rior y el Mi­nis­te­rio de Sa­lud, con el pro­pó­si­to de dar ac­ce­so a los me­no­res de 18 años a la sa­lud me­dian­te un pro­ce­so de re­gu­la­ri­za­ción, in­de­pen­dien­te del sta­tus mi­gra­to­rio de sus pa­dres. Se pre­ci­sa que el me­nor po­drá ac­ce­der a re­gu­la­ri­za­ción in­clu­so si no asis­te a es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, con lo cual cu­bría el po­si­ble va­cío de con­ve­nio li­de­ra­do por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. In­clu­so, Na­cio­nes Uni­das, en su in­for­me de 2011 so­bre la apli­ca­ción en Chi­le de la Con­ven­ción in­ter­na­cio­nal de pro­tec­ción a los de­re­chos de to­dos los tra­ba­ja­do­res mi­gra­to­rios y sus fa­mi­lia­res, re­co­no­ce preo­cu­pa­ción por la es­ca­sa di­fu­sión de es­ta me­di­da.

He ahí el pro­ble­ma. No ha si­do la au­sen­cia de nor­ma­ti­vas en ma­te­ria de pro­tec­ción de la ni­ñez mi­gran­te, sino au­sen­cia de ac­cio­nes in­ter­sec­to­ria­les pa­ra avan­zar ope­ra­cio­nal­men­te. So­lo ca­be re­sal­tar que des­de 2016 el Con­se­jo In­ter­sec­to­rial de Po­lí­ti­ca Mi­gra­to­ria, or­ga­nis­mo que re­pre­sen­ta a téc­ni­cos de dis­tin­tos mi­nis­te­rios, no ha se­sio­na­do. Y el Con­se­jo de Mi­nis­tros de Po­lí­ti­ca Mi­gra­to­ria so­lo lo ha he­cho una vez en no­viem­bre de 2015.

Es­te es el quid del asun­to: la ges­tión no acom­pa­ña la nor­ma­ti­va, trans­for­mán­do­la en le­tra muer­ta. Por eso me ex­tra­ña es­te anun­cio. Con­fie­mos que aho­ra sí los ni­ños in­mi­gran­tes po­drán igua­lar­se en de­re­cho con los ni­ños chi­le­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.