Re­la­tos de un atro­pe­llo que qui­so que­dar en las som­bras

Se­cre­tos, pe­ri­ta­jes y tes­ti­mo­nios es­tán en el ex­pe­dien­te de la in­da­ga­to­ria con­tra Ma­ría Eu­ge­nia Vi­te­ri, la con­duc­to­ra del fur­gón es­co­lar for­ma­li­za­da por arro­llar a una ni­ña de sie­te años. Es­tas son las evi­den­cias con­ta­das en pri­me­ra per­so­na.

La Tercera - - NACIONAL - Ja­vie­ra Ma­tus y An­drés Ló­pez

“A las 7.20 tran­si­tá­ba­mos por la ace­ra sur de ave­ni­da Jo­sé Do­min­go Ca­ñas, en di­rec­ción al orien­te, a de­jar a mis hi­jos al Co­le­gio Sui­zo de San­tia­go. Yo trans­por­tan­do a mi hi­jo me­nor de cin­co años y mi hi­ja de sie­te. Lue­go cru­za­mos la ca­lle Fer­nán­dez Concha. Al ver que un fur­gón es­ta­ba es­pe­ran­do pa­sar, al en­fren­tar la luz (se­ñal pa­re), es­te fur­gón avan­za a gran ve­lo­ci­dad, por lo que me echo ha­cia atrás, gol­peán­do­me en el pe­cho, y lue­go a mi hi­jo (…) Pos­te­rior­men­te pier­do a mi hi­ja de vis­ta, no la veo por nin­gún la­do”.

Chie-Hua Tsai, ma­dre de la víc­ti­ma

“Yo es­ta­ba en el fur­gón, a esa ho­ra los vi­drio es­ta­ban em­pa­ña­dos, cuan­do sen­tí un grito des­de afue­ra del vehícu­lo, y lue­go co­mo que se le­van­tó. Los ni­ños que es­tá­ba­mos al in­te­rior, le di­ji­mos a la tía que ha­bía atro­pe­lla­do a una ni­ña y ella no hi­zo na­da, con­ti­nuó su mar­cha y lue­go se de­tu­vo en un ser­vi­cen­tro. Se ba­jó a ver có­mo es­ta­ba el au­to y lue­go nos di­jo que no le di­jé­ra­mos a na­die lo que ha­bía su­ce­di­do, que era un se­cre­to. Tras es­to con­ti­núo su re­co­rri­do al co­le­gio. (…) La tía es­ta­ba so­la, co­mo to­dos los días, sin nin­gún ayu­dan­te, y siem­pre an­da­ba rá­pi­do por la ca­lle, sin res­pe­tar los lo­mos de to­ro. Una vez ella ade­más ma­ne­jó con la puer­ta abier­ta y ca­si se le cae un ni­ño, sino fue­ra por­que le di­ji­mos (…) ayer le con­té lo que ha­bía pa­sa­do a mi abuela”.

Ni­ña de nue­ve años que es­ta­ba en el vehícu­lo

“Sien­to co­mo si el au­to pa­sa­ra por so­bre un lo­mo de to­ro, y lue­go el grito de una ni­ña, a la cual yo la ha­bía vis­to cru­zar so­la con su her­mano des­de la de­re­cha ha­cia la iz­quier­da. Lue­go, los de­más ni­ños y yo le di­ji­mos a la tía Ma­ría Eu­ge­nia que ha­bía atro­pe­lla­do a una ni­ña y ella di­jo ‘shhh, es un se­cre­to’ (…) yo me pu­de per­ca­tar de to­do lo que pa­só por­que iba mi­ran­do ha­cia el fren­te y lue­go me di vuel­ta a ver lo que ha­bía pa­sa­do, vien­do a un ni­ño ti­ra­do en el sue­lo.

Ni­ño de 12 años que via­ja­ba

en el vehícu­lo

“Ayer a eso de las 7.20 yo tran­si­té por Jo­sé Do­min­go Ca­ñas. Lle­va­ba a to­dos los me­no­res, quie­nes iban sen­ta­dos en la par­te de atrás con cin­tu­rón (...) No sé si exis­te dis­co pa­re o ce­da el pa­so en el lu­gar, creo que hay un ce­da el pa­so, yo siem­pre pa­ro en el lu­gar (…) yo no re­cuer­do ha­ber par­ti­ci­pa­do en un ac­ci­den­te en el lu­gar, eso que me ha­ya da­do cuen­ta” .

“Yo pue­do ase­gu­rar que no atro­pe­llé a na­die y que de ha­ber vis­to a al­guien, me hu­bie­ra de­te­ni­do pa­ra ayu­dar a esa per­so­na”.

De­cla­ra­cio­nes de Ma­ría Eu­ge­nia Vi­te­ri, con­duc­to­ra for­ma­li­za­da por el atro­pe­llo

“Al pa­sar la in­ter­sec­ción de Fer­nán­dez Concha, unos 50 me­tros más ade­lan­te, me per­ca­té de que ha­bía un bul­to de co­lor ro­sa­do ten­di­do en la cal­za­da (…), por lo que re­du­je la ve­lo­ci­dad rá­pi­da­men­te, te­nía la du­da de si ese bul­to se tra­ta­ba de una per­so­na (…) reali­cé un vi­ra­je en U pa­ra de­vol­ver­me, co­men­cé a ha­cer va­rios cam­bios de lu­ces con la fi­na­li­dad de ad­ver­tir a los vehícu­los (…) los cua­les no se de­te­nían, por lo que to­mé la de­ci­sión de cru­zar mi au­to y obs­ta­cu­li­zar la ave­ni­da, mo­men­to en el cual mi com­pa­ñe­ra des­cen­dió pa­ra ve­ri­fi­car el bul­to”. Ma­ría Te­re­sa Vé­liz Ba­rra­les

“Me per­ca­té de que era una ex alum­na mía, veo que se acer­ca su ma­dre de la mano de su hi­jo, a raíz de lo cual, an­tes que se acer­que a ver a su hi­ja to­mo al ni­ño en bra­zos lle­ván­do­me­lo a otra par­te con el pro­pó­si­to de que no mi­re el es­ta­do en que que­dó su her­ma­na (…) ella so­lo gri­ta­ba ‘mi hi­ja, mi hi­ja’”. Jenny Fuen­tes Fuen­tes

“Es­cu­ché des­de mi ca­sa unos llan­tos de una mu­jer, lo que me mo­ti­vó a ba­jar de in­me­dia­to (…) Pos­te­rior al ac­ci­den­te con­cu­rrí has­ta una cons­truc­to­ra ubi­ca­da en ca­lle Fer­nán­dez Concha, ha­blan­do en el lu­gar con un maes­tro lla­ma­do Al­va­ro que ha­bría vis­to el ac­ci­den­te. Lue­go de ello me ex­hi­bie­ron unas fo­to­gra­fías ex­traí­das des­de las cá­ma­ra de la cons­truc­ción en las cua­les se ad­ver­tía cla­ra­men­te el fur­gón es­co­lar. No vi la pa­ten­te, no obs­tan­te lo an­te­rior era un fur­gón an­ti­guo con ca­rac­te­rís­ti­cas muy par­ti­cu­la­res (…) Quie­ro de­jar en cla­ro que el ca­so me im­pac­tó de­ma­sia­do, a tal ex­tre­mo que el día 20 de ju­nio a las 6.50 vol­ví al lu­gar de los he­chos pu­dien­do ad­ver­tir que se man­te­nían ca­ra­bi­ne­ros ha­cien­do con­tro­les (…) vien­do las di­li­gen­cias, se acer­ca un fur­gón , al ver­lo de in­me­dia­to me per­ca­té de que se tra­ta­ba del mis­mo que me ha­bían mos­tra­do me­dian­te fo­to­gra­fías”.

Li­lian Ca­se­lla Alon­so

“Cuan­do me fis­ca­li­za­ron, el ca­ra­bi­ne­ro me con­tó que el día de ayer ha­bía ocu­rri­do un ac­ci­den­te en ca­lle Jo­sé Do­min­go Ca­ñas, no re­cuer­do con qué, y que ha­bía un fur­gón pa­re­ci­do al mío in­vo­lu­cra­do. Lue­go de ir en com­pa­ñía de los po­li­cías a de­jar a los ni­ños, fui en com­pa­ñía de ellos a la Siat con la fi­na­li­dad de que yo au­to­ri­za­ra al­gún ti­po de pe­ri­ta­je, a fin de des­car­tar o con­fir­mar la par­ti­ci­pa­ción del he­cho en el vehícu­lo”.

Ma­ría Eu­ge­nia Vi­te­ri

“El equi­po pe­ri­cial se cons­ti­tu­yó en el lu­gar don­de es­ta­ba el vehícu­lo (…) al ins­pec­cio­nar, se ha­lló en la rue­da de re­pues­to una man­cha de as­pec­to he­má­ti­co (vin­cu­la­da a san­gre) de­po­si­ta­da por pro­yec­ción (…) se re­ci­bió por par­te de una tes­ti­go una mo­chi­la y una za­pa­ti­lla, la pri­me­ra con man­chas de as­pec­to he­má­ti­co, y la se­gun­da con man­chas de co­lor ne­gruz­co (…) se ad­vir­tió ade­más, ba­jo el fur­gón, por to­do el cos­ta­do iz­quier­do, in­di­cios de sus­trac­ción de pol­vo, que per­mi­te in­fe­rir que hu­bo ro­ce re­cien­te con otro ele­men­to que lo pro­du­jo”.

In­for­me del Dp­to. de Cri­mi­na­lís­ti­ca de Ca­ra­bi­ne­ros

“Aten­di­do los an­te­ce­den­tes, se re­vo­ca la re­so­lu­ción que no dio lu­gar a la pri­sión pre­ven­ti­va en re­la­ción a la impu­tada Ma­ría Eu­ge­nia Vi­te­ri Fuen­tes y se de­cla­ra en su lu­gar que se dis­po­ne esa me­di­da cau­te­lar por es­ti­mar­se que su li­ber­tad cons­ti­tu­ye un pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad de las di­li­gen­cias de la in­ves­ti­ga­ción”.

Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go ●

► La com­pa­ra­ción de las imá­ge­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad con el vehícu­lo fue­ron esen­cia­les pa­ra de­tec­tar a la con­duc­to­ra del fur­gón es­co­lar.

► Ma­ría Eu­ge­nia Vi­te­ri tras ser for­ma­li­za­da el 21 de ju­nio. FOTO: ATON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.