“De­pen­de de Carolina Goic evi­tar el quie­bre de la DC”

Aun­que apues­ta a que la se­na­do­ra no de­cli­ne su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, di­ce que, si ocu­rrie­se, el par­ti­do de­be­ría le­van­tar una car­ta pa­ra las elec­cio­nes de no­viem­bre: “Por dig­ni­dad y con­sis­ten­cia con lo que he­mos se­ña­la­do”. Tam­bién des­car­ta una res­pon­sa

La Tercera - - TEMAS DE HOY - D. Mu­ñoz y N. Guz­mán

Ha­ce un par de se­ma­nas, Carolina Goic se ins­ta­ló en su co­man­do en ca­lle Tria­na en Pro­vi­den­cia. Por esos días, le ce­dió su ofi­ci­na en la se­de de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na al pri­mer vicepresidente, Matías Wal­ker.

Des­de el am­plio des­pa­cho, don­de des­ta­can so­bre una re­pi­sa imá­ge­nes fa­mi­lia­res de la can­di­da­ta pre­si­den­cial y je­fa de la DC, el dipu­tado en­fren­ta el ad­ver­so cli­ma par­ti­da­rio. En va­rias de esas fo­to­gra­fías apa­re­ce Ch­ris­tian Kirk. El es­po­so de Goic, el mis­mo que el do­min­go a tra­vés de una car­ta pú­bli­ca res­pon­sa­bi­li­zó a Wal­ker, jun­to a otros par­la­men­ta­rios, de la derrota que su­frió la aban­de­ra­da en la jun­ta na­cio­nal, que ter­mi­nó va­li­dan­do la re­pos­tu­la­ción del dipu­tado Ricardo Rin­cón.

Sa­lir a res­pon­der pú­bli­ca­men­te a la car­ta re­dac­ta­da por el ma­ri­do de Carolina Goic, ¿no cree que la de­bi­li­ta a ella aún más en es­te es­ce­na­rio?

Uno tam­bién tie­ne sen­ti­mien­tos y es­ta car­ta la re­ci­bí co­mo un pu­ñal. To­da­vía es­toy en es­ta­do de shock, de in­cre­du­li­dad. Con mu­cho gus­to he apo­ya­do a Carolina Goic co­mo can­di­da­ta, he pues­to el pe­cho a las ba­las y fui el pri­me­ro en asu­mir vo­ce­rías pa­ra de­fen­der su can­di­da­tu­ra y apo­yar­la des­de el par­ti­do. Na­die en su sano juicio pue­de te­ner tan­to ni­vel de in­jus­ti­cia con el rol que uno ha ju­ga­do apo­yan­do a su mu­jer. Con­ver­sé con ella y ob­via­men­te me di­jo que la­men­ta­ba pro­fun­da­men­te es­ta car­ta, que ella no tu­vo co­no­ci­mien­to, que me ofre­cía dis­cul­pas y que sa­bía y que no te­nía que de­mos­trar­le a na­die la leal­tad que yo he te­ni­do con ella. Pe­ro yo le ex­pre­sé tam­bién a nom­bre de mi fa­mi­lia, la pe­ti­ción de que es­tas dis­cul­pas fue­ran pú­bli­cas, en la for­ma y el mo­men­to que es­ti­me ade­cua­do.

En esa con­ver­sa­ción con la se­na­do­ra,¿ tu­vo la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar so­bre su pe­río­do de re­fle­xión?

Le se­ña­lé lo que acor­da­mos co­mo me­sa na­cio­nal, que es res­pe­tar su pe­río­do de re­fle­xión, pe­ro le he­mos pe­di­do for­mal­men­te que per­se­ve­re en su can­di­da­tu­ra. Acá hay to­do un elec­to­ra­do de­mo­cra­ta­cris­tiano que no se sien­te atraí­do ni por Gui­llier ni por Sán­chez y se­ría in­jus­to pri­var­lo de su op­ción pre­si­den­cial.

¿La me­sa di­rec­ti­va tu­vo res­pon­sa­bi­li­dad en lo que pa­só en la jun­ta?

El te­ma de Ricardo Rin­cón ella nun­ca lo tra­jo a la me­sa, siem­pre lo vio con su co­man­do. Op­tó por un gru­po de mi­li­tan­tes que se au­to­de­no­mi­nan “car­dú­men” y que in­ten­ta­ron por la vía del Tri­bu­nal Su­pre­mo po­der in­ha­bi­li­tar a Rin­cón. Y nun­ca ese gru­po cer­cano a Carolina la ins­tó de pro­mo­ver una so­lu­ción po­lí­ti­ca. Siem­pre lo in­ten­ta­ron ha­cer por las vías dis­ci­pli­na­rias o es­ta­tu­ta­rias, lo que fue un error.

¿Quie­nes son los res­pon­sa­bles?

Sur­gió des­de el co­man­do de Carolina Goic, par­ti­cu­lar­men­te de Jor­ge Bur­gos y Eduar­do Saf­fi­rio el “rin­co­ni­zar” la jun­ta na­cio­nal y ten­sio­nar­la al má­xi­mo. Al­go que siem­pre con­si­de­ré co­mo un error y el tiem­po nos dio la ra­zón. Ella no es­tu­vo bien ase­so­ra­da de los al­can­ces ju­rí­di­cos de la si­tua­ción de Ricardo Rin­cón.

¿Qué opi­nión te­nía la me­sa de es­te ca­so?

La opi­nión ma­yo­ri­ta­ria era que, ya que no se con­sul­tó a la me­sa una so­lu­ción po­lí­ti­ca en con­jun­to res­pec­to a la si­tua­ción de Rin­cón, de­bía ope­rar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Le pre­gun­ta­mos al Servel có­mo te­nía­mos que re­sol­ver e hi­ci­mos lo mis­mo con el con­se­jo, y am­bas ins­tan­cias de for­ma uná­ni­me, in­clu­yen­do per­so­nas cer­ca­nas a Carolina que tra­ba­jan con ella co­mo Clau­dia Silva, re­sol­vie­ron que, de acuer­do a la ley, de­bían ser los de­le­ga­dos quie­nes se pro­nun­cia­ran si ra­ti­fi­ca­ban o no las pro­pues­tas de las jun­tas re­gio­na­les co­mo un to­do.

¿Có­mo fue su vo­to?

Mi vo­to y la mayoría de los de­le­ga­dos de mi re­gión vo­ta­mos por que se abrie­ra la vo­ta­ción en par­ti­cu­lar. Pe­ro así co­mo fue le­gí­ti­ma la op­ción de la pro­pia se­na­do­ra Goic y de que se vo­ta­ra en par­ti­cu­lar, tam­bién era le­gí­ti­mo que pre­si­den­tes re­gio­na­les de­fen­die­ran lo de­ci­di­do por ellos mis­mos.

Pe­ro to­dos en­ten­dían lo que es­ta­ba en jue­go...

Pe­ro tam­bién en­ten­dían de que es­ta­ban en jue­go las can­di­da­tu­ras de los can­di­da­tos a dipu­tados y de Co­res que ellos mis­mos ha­bían apro­ba­do en re­gio­nes.

Va­rios en la DC, co­mo Ig­na­cio Wal­ker, afir­man que la po­si­bi­li­dad d que Goic si­ga es con una even­tual re­nun­cia de Rin­cón. Us­te­des tie­nen la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo por man­da­to de la jun­ta, ¿cuál es su po­si­ción?

Es­ta es una de­ci­sión que tie­ne que to­mar el dipu­tado Rin­cón en su fue­ro ín­ti­mo. Tal co­mo nues­tra can­di­da­ta em­pe­zó un pe­río­do de re­fle­xión, es sano que Rin­cón tam­bién ha­ga su pro­pia re­fle­xión. Y él tie­ne que con­tes­tar­se a sí mis­mo, y na­die me­jor que él lo pue­de ha­cer, si su can­di­da­tu­ra be­ne­fi­cia o per­ju­di­ca al par­ti­do.

Ma­ria­na Ayl­win se­ña­la­ba que la DC es­tá en una pro­fun­da cri­sis.

No soy tan ca­tas­tro­fis­ta.

Pe­ro el pro­pio vicepresidente Ser­gio Es­pe­jo se ha de­cla­ra­do en un es­ta­do de re­fle­xión...

Es­tu­vo en­fer­mo en las úl­ti­mas se­ma­nas y no ha par­ti­ci­pa­do de mu­chas ins­tan­cias par­ti­dis­tas, y bueno, ha­bla con mu­cho des­co­no­ci­mien­to res­pec­to de lo que ha ocu­rri­do. A mí no me gus­ta la gen­te que le gus­ta pon­ti­fi­car den­tro del par­ti­do.

Si la se­na­do­ra de­ci­de re­nun­ciar, ¿us­ted apo­ya­ría a Gui­llier?

Le voy a de­cir lo que no va­mos a ha­cer. No va­mos a co­rrer a los bra­zos de Gui­llier por mi­ga­jas de un acuer­do par­la­men­ta­rio y por eso he­mos asu­mi­do an­te nues­tros mi­li­tan­tes, que le ce­rra­mos ab­so­lu­ta­men­te la puer­ta a un acuer­do par­la­men­ta­rio con los par­ti­dos que nos ex­clu­ye­ron en el mo­men­to que se ne­ce­si­ta­ba a un acuer­do, por­que te­ne­mos dig­ni­dad. Se­ría muy feo que se apro­ve­chen del pá­ni­co del pe­río­do de re­fle­xión.

¿Y có­mo que­da la DC si fi­nal­men­te se que­dan sin aban­de­ra­da?

Con­fío que Carolina Goic per­se­ve­re en su can­di­da­tu­ra. Ella en­tien­de y es­pe­ro que en­tien­da lo com­ple­jo que se tor­na el es­ce­na­rio pa­ra nues­tro par­ti­do si nos que­da­mos en or­fan­dad de una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

¿De­pen­de de ella evi­tar un quie­bre?

De­pen­de de ella, efec­ti­va­men­te, evi­tar un quie­bre den­tro de la DC y es­toy se­gu­ro que a pe­sar de to­das las com­ple­ji­da­des que ha te­ni­do la can­di­da­tu­ra, ella en­tien­de que el per­se­ve­rar en su can­di­da­tu­ra tam­bién tie­ne co­mo vir­tud el evi­tar un quie­bre.

Pe­ro si fi­nal­men­te ba­ja su can­di­da­tu­ra...

Ni si­quie­ra nos he­mos pues­to en ese ca­so co­mo di­rec­ti­va. Pe­ro si ocu­rrie­ra, ten­dría­mos que ci­tar a una jun­ta na­cio­nal pa­ra de­ter­mi­nar quién es nues­tro can­di­da­to o can­di­da­ta a la pre­si­den­cia. Por con­sis­ten­cia con lo que he­mos se­ña­la­do y por dig­ni­dad, de­bié­ra­mos, de to­das ma­ne­ras, pre­sen­tar una car­ta pro­pia de la DC.

Lo que pa­só el sá­ba­do se po­dría com­pa­rar con la de­ci­sión del PS de no res­pal­dar a La­gos.

No, es ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­to. La tras­cen­den­cia de ba­jar una can­di­da­tu­ra co­mo la de Ricardo La­gos no tie­ne nin­gu­na pro­por­ción con la can­di­da­tu­ra de un dipu­tado.

¿Hay mo­les­tia por­que La Mo­ne­da no in­vi­tó a la DC al aniver­sa­rio de la reforma agra­ria?

Es ver­dad. Y las ra­zo­nes de por qué no fue la DC al co­mi­té po­lí­ti­co fue­ron co­mu­ni­ca­das ayer al mi­nis­tro del In­te­rior. Nos cau­só in­dig­na­ción la omi­sión del par­ti­do en la con­me­mo­ra­ción de los 50 años de la reforma. Pe­ro, a juz­gar por la de­cla­ra­cio­nes que hoy hi­zo la vo­ce­ra de va­lo­rar la fi­gu­ra y leal­tad de Carolina Goic, hay de al­gu­na ma­ne­ra un re­co­no­ci­mien­to tar­dío del error.

¿Sien­te que La Mo­ne­da ya se in­cli­nó por Gui­llier?

A juz­gar por de­cla­ra­cio­nes que hoy hi­zo la vo­ce­ra de va­lo­rar la fi­gu­ra y leal­tad de Carolina Goic, hay de al­gu­na ma­ne­ra un re­co­no­ci­mien­to tar­dío del error que se lle­vó a ca­bo con la par­ti­ci­pa­ción de la se­ño­ra Ángela Je­ria pa­ra re­unir fir­mas por el se­na­dor Gui­llier. Ellos se dan cuen­ta de lo com­ple­jo que se­ría pa­ra la cen­troiz­quier­da que­dar­se sin una can­di­da­tu­ra de cen­tro. Co­mo di­jo An­drés Alla­mand, na­da le pue­de con­ve­nir más a Pi­ñe­ra que se ba­je Carolina. En­tre otras co­sas, le pi­do a Carolina Goic que no se ba­je por­que no po­de­mos re­ga­lar­le el cen­tro po­lí­ti­co a Pi­ñe­ra. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.