Ase­si­na­to de inocen­tes

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Hoy, en una co­mi­sión mix­ta, se es­ta­rá efec­tuan­do la úl­ti­ma vo­ta­ción so­bre le­gis­lar a fa­vor del ase­si­na­to de inocen­tes en el país. Por­que eso es el abor­to in­ten­cio­na­do de un in­di­vi­duo de la es­pe­cie hu­ma­na. Re­sul­ta muy evi­den­te que una co­mu­ni­dad que abre las puer­tas pa­ra ha­cer le­gal el cri­men de se­res hu­ma­nos, con los agra­van­tes de la inocencia e in­de­fen­sión de aque­llos, habrá da­do un pa­so gi­gan­te en su co­rrup­ción co­mo so­cie­dad hu­ma­na. Sen­ci­lla­men­te Chi­le se en­cuen­tra fren­te a un pun­to de in­fle­xión en­tre re­afir­mar una cul­tu­ra de la vi­da o ele­gir otra de la muer­te. Y en ello, sin du­da al­gu­na, se jue­ga el al­ma de la Pa­tria.

Los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos por quie­nes pos­tu­lan la ne­ce­si­dad de le­ga­li­zar el abor­to no se sus­ten­tan des­de el pun­to de vis­ta de la me­di­ci­na (la evi­den­cia cien­tí­fi­ca al res­pec­to es abun­dan­te y só­li­da), ni apun­tan tam­po­co ver­da­de­ra­men­te a la pro­tec­ción de la sa­lud de una par­te de la po­bla­ción. Muy por el con­tra­rio, per­si­guen ha­cer reali­dad una agen­da ideo­ló­gi­ca que des­va­lo­ri­za la vi­da, pa­ra­dó­ji­ca­men­te las más de las ve­ces en nom­bre de los de­re­chos hu­ma­nos. El de­no­mi­na­do “abor­to te­ra­péu­ti­co”, ex­pre­sión am­plia­men­te uti­li­za­da por aque­llos pa­ra re­fe­rir­se al ase­si­na­to que pro­mue­ven es del to­do in­sos­te­ni­ble, por ser in­trín­se­ca­men­te con­tra­dic­to­rio. El abor­to de un ser hu­mano en ges­ta­ción es siem­pre una in­te­rrup­ción de su vi­da, el tér­mino de la mis­ma. La te­ra­pia, por su par­te, es un tra­ta­mien­to mé­di­co orien­ta­do a sa­nar una en­fer­me­dad o, mí­ni­ma­men­te, a mi­ti­gar sus ma­los efec­tos en el pa­cien­te. Es de­cir, no pue­de exis­tir un abor­to pro­cu­ra­do que sea te­ra­péu­ti­co. Lo úni­co que sí que­da al des­cu­bier­to en el uso de tal con­cep­to es que el ti­po de muer­te al fe­to que se pro­po­ne se­rá de ín­do­le vo­lun­ta­ria. Es­to es, que se bus­ca le­ga­li­zar una for­ma de cri­men pre­me­di­ta­do.

Las tres cau­sa­les adu­ci­das pa­ra la pro­mul­ga­ción de una ley de abor­to li­mi­ta­do en Chi­le, no se man­tie­nen en pie. En ca­so de pe­li­gro gra­ve pa­ra la sa­lud de la ma­dre la nor­ma­ti­va ac­tual –y la pra­xis mé­di­ca– per­mi­ten sal­var a ella te­nien­do co­mo efec­to se­cun­da­rio no desea­do la muer­te del ni­ño por na­cer. En la si­tua­ción de la lla­ma­da “in­via­bi­li­dad” del fe­to, co­rres­pon­dien­te a una mal­for­ma­ción fí­si­ca o psí­qui­ca gra­ve, apar­te de que a la me­di­ci­na no le com­pe­te ma­tar, sino sa­nar o tra­tar, se abre la po­si­bi­li­dad de abor­tar in­dis­cri­mi­na­da­men­te, ya que se con­si­de­ra­ría una mal­for­ma­ción psí­qui­ca cual­quier con­di­ción que los pa­dres pien­sen que pue­da te­ner una con­se­cuen­cia psi­co­ló­gi­ca pa­ra su hi­jo en el fu­tu­ro. Fren­te a un em­ba­ra­zo por vio­la­ción no es com­pren­si­ble, ni jus­to, tra­tar el do­lor cau­sa­do a la ma­dre, aun­que és­te sea enor­me, eli­mi­nan­do a un inocen­te in­vo­lu­cra­do (sí co­rres­pon­de el cas­ti­go efec­ti­vo del vic­ti­ma­rio). Exis­te, ade­más, en ta­les ca­sos la al­ter­na­ti­va de la en­tre­ga en adop­ción jun­to a las te­ra­pias de acom­pa­ña­mien­to a la ma­dre.

En fin, na­die que se pre­cie de va­lo­rar la dig­ni­dad de la per­so­na hu­ma­na de­bie­ra es­tar al mar­gen de lo que es­te día se fra­gua pa­ra la Pa­tria, me­nos sus le­gis­la­do­res. Por lo de­más, ma­la­men­te se po­drán de­fen­der ma­ña­na con éxi­to otras bue­nas cau­sas, si no se ha si­do ca­paz de lu­char por la fun­da­men­tal: la de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.