CON LO OCU­RRI­DO EN VENEZUELA CON LA ASAM­BLEA CONS­TI­TU­YEN­TE, RE­SAL­TAN LAS VIR­TU­DES DE UN CA­MINO DE CAM­BIO CONS­TI­TU­CIO­NAL ABIER­TO Y DIA­LO­GAN­TE.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Pa­tri­cio Za­pa­ta Abo­ga­do Ál­va­ro Pe­zoa

En el cur­so de la se­ma­na pa­sa­da, la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (Ocde), a tra­vés de su área de Pu­blic Go­ver­nan­ce, dio a co­no­cer un in­for­me en que se eva­lúa la eta­pa par­ti­ci­pa­ti­va del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que se lle­vó ade­lan­te en nues­tro país du­ran­te 2016. Des­ta­que­mos de en­tra­da la sol­ven­cia téc­ni­ca de la Ocde y el he­cho que ella agru­pa a 34 es­ta­dos con go­bier­nos de los más dis­tin­tos sig­nos ideo­ló­gi­cos.

Quien re­vi­se el tex­to del in­for­me, dis­po­ni­ble en www.oecd.org/gov, se en­con­tra­rá con una eva­lua­ción pon­de­ra­da de los as­pec­tos des­ta­ca­bles y, tam­bién, con la iden­ti­fi­ca­ción de cues­tio­nes pen­dien­tes o me­jo­ra­bles. El ba­lan­ce ge­ne­ral, en to­do ca­so, es inequí­vo­ca­men­te po­si­ti­vo. Re­fi­rién­do­se al pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo co­mo un he­cho “sin pre­ce­den­tes y elo­gia­ble”, la Ocde des­ta­ca es­pe­cial­men­te el nú­me­ro de per­so­nas que se in­vo­lu­cra­ron. El mis­mo nú­me­ro de 204.000 par­ti­ci­pan­tes, que a al­gu­nos en Chi­le les pa­re­ció in­sig­ni­fi­can­te, es com­pa­ra­do muy fa­vo­ra­ble­men­te con los ín­di­ces de par­ti­ci­pa­ción en ejer­ci­cios si­mi­la­res de con­sul­ta cons­ti­tu­cio­nal de otros paí­ses.

Se re­cor­da­rá que el pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo tu­vo su co­ra­zón en los más de 9.000 En­cuen­tros Lo­ca­les Au­to­con­vo­ca­dos (ELA). Es­tos fue­ron gru­pos de en­tre 10 a 20 per­so­nas que, por su cuen­ta, y con to­tal au­to­no­mía, se reunían, la mayoría de las ve­ces en ca­sas par­ti­cu­la­res, a efec­tos de te­ner un dia­lo­go so­bre los con­te­ni­dos que de­be­ría te­ner una Cons­ti­tu­ción. El re­sul­ta­do de la con­ver­sa­ción, tra­du­ci­do en for­mu­la­rio, era lue­go subido a una pla­ta­for­ma di­gi­tal. Res­pec­to del va­lor de es­tos ELA, el in­for­me de la Ocde se­ña­la que ellos cons­ti­tu­yen una “bue­na prác­ti­ca en cuan­to em­pa­re­jan la can­cha de la par­ti­ci­pa­ción y pro­mo­vien­do la in­clu­sión. Son ejem­plos de de­mo­cra­cia di­rec­ta, par­ti­ci­pa­ti­va y de­li­be­ra­ti­va que pue­den ayu­dar a su­pe­rar la cap­tu­ra del pro­ce­so por par­te de gru­pos de in­te­rés y le dan voz a po­bla­cio­nes ge­ne­ral­men­te su­bre­pre­sen­ta­das”.

En fin, la Ocde vie­ne a re­co­no­cer que exis­ten bue­nas ma­ne­ras de dis­cu­tir la Cons­ti­tu­ción. Con pleno res­pe­to a las com­pe­ten­cias de los dis­tin­tos po­de­res del Es­ta­do. Pro­mo­vien­do la paz, la to­le­ran­cia y la in­clu­sión. In­vi­tan­do de bue­na fe a la opo­si­ción (aun­que una par­te de ella se em­pe­ñe en boi­co­tear). Es­ta­ble­cien­do es­tán­da­res de trans­pa­ren­cia y con­trol. ¿Cuán equi­vo­ca­dos es­ta­ban, en efec­to, los que se res­ta­ron del pro­ce­so chi­leno en ba­se a pro­fe­cías apo­ca­líp­ti­cas so­bre los efec­tos di­sol­ven­tes y anar­qui­zan­tes de los diá­lo­gos cons­ti­tu­cio­na­les?

Hoy, en mo­men­tos en que es­tá a la vis­ta en Venezuela la tra­ge­dia que su­po­ne un in­ten­to des­pó­ti­co y tram­po­so por im­po­ner una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, re­sal­tan, muy mar­ca­da­men­te, las vir­tu­des y po­si­bi­li­da­des de un ca­mino de cam­bio cons­ti­tu­cio­nal abier­to, ins­ti­tu­cio­nal y dia­lo­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.