La Cons­ti­tu­ción y la ley

LA CRÍ­TI­CA A LA “TER­CE­RA CÁ­MA­RA” ES­CON­DE QUE EN EL CONSTITUCIONALISMO CON­TEM­PO­RÁ­NEO LOS GUAR­DIA­NES DE LA CONS­TI­TU­CIÓN SON PRIN­CI­PAL­MEN­TE LAS COR­TES.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Se­bas­tián So­to Abo­ga­do

En es­tas se­ma­nas se ha vuel­to a dis­cu­tir un te­ma an­ti­guo: ¿Quié­nes de­ben de­ter­mi­nar si una ley vul­ne­ra la Cons­ti­tu­ción? ¿Un tri­bu­nal o las ma­yo­rías en el Con­gre­so? El asun­to ha si­do de­ba­ti­do des­de ha­ce más de dos si­glos. Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, lo zan­jó muy tem­prano cuan­do Mars­hall, en el fa­mo­so Mar­bury vs Ma­di­son (1803), afir­mó que si la Cons­ti­tu­ción es real­men­te la nor­ma su­pre­ma un ac­to de la le­gis­la­tu­ra con­tra­rio a ella de­be ser nu­lo. Eu­ro­pa, por su par­te, se subió al ca­rro del con­trol ju­di­cial de cons­ti­tu­cio­na­li­dad ya muy en­tra­do el si­glo XX. Pe­ro hoy es la re­gla ge­ne­ral.

Chi­le si­guió el rit­mo eu­ro­peo. A me­dia­dos del si­glo XIX la Cor­te Su­pre­ma sos­te­nía que su mi­sión es­ta­ba “re­du­ci­da a la rec­ta apli­ca­ción de las le­yes sin que sea lí­ci­to eva­dir su cum­pli­mien­to ya por ser con­for­mes o con­tra­rias a la Cons­ti­tu­ción”. Pe­ro lue­go la Cons­ti­tu­ción de 1925 se abrió al con­trol ju­di­cial de cons­ti­tu­cio­na­li­dad por la vía del re­cur­so de in­apli­ca­bi­li­dad. Y más tar­de la Reforma Cons­ti­tu­cio­nal de Frei M. en 1970 dio un pa­so sus­tan­cial al crear el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) y en­tre­gar­le la atri­bu­ción pa­ra “re­sol­ver las cues­tio­nes so­bre cons­ti­tu­cio­na­li­dad que se sus­ci­ten du­ran­te la tra­mi­ta­ción de los pro­yec­tos de ley”. Al igual que hoy, po­dían re­cu­rrir a esa ins­tan­cia el Pre­si­den­te, las cá­ma­ras o una mi­no­ría. Es es­ta mis­ma atri­bu­ción la que ejer­ce­rá el TC a pro­pó­si­to del pro­yec­to de ley de abor­to.

Al­gu­nos ar­gu­men­tan que la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la ley de­be ser de­fi­ni­da por los par­la­men­ta­rios; que lo ha­ga una cor­te la trans­for­ma­ría en una “ter­ce­ra cá­ma­ra”. Pe­ro el constitucionalismo no so­lo exi­ge que las le­yes se ade­cúen a la Cons­ti­tu­ción sino tam­bién que exis­ta un ór­gano que efec­túe un con­trol de cons­ti­tu­cio­na­li­dad. Y ese ór­gano re­gu­lar­men­te son las cor­tes. Así la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos de­jó sin efec­to ha­ce al­gu­nos años le­yes que prohi­bían el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán hi­zo lo pro­pio con una ley que au­to­ri­za­ba de­rri­bar un avión de pa­sa­je­ros se­cues­tra­do por te­rro­ris­tas. Y su­ma y si­gue. Por eso, la crí­ti­ca a la “ter­ce­ra cá­ma­ra” -tan de mo­da en Chi­le que in­clu­so se la com­pró el can­di­da­to Gui­llier- es­con­de que en el constitucionalismo con­tem­po­rá­neo los guar­dia­nes de la Cons­ti­tu­ción son prin­ci­pal­men­te las cor­tes y no las le­gis­la­tu­ras.

Tam­bién se ale­ga que la cen­tro­de­re­cha abu­sa del sis­te­ma. Pe­ro la crí­ti­ca ol­vi­da que quie­nes re­cu­rren al TC son nor­mal­men­te las mi­no­rías que ven co­mo la mayoría im­po­ne un cri­te­rio que con­si­de­ran in­cons­ti­tu­cio­nal. Es por eso que Allen­de, co­mo Pre­si­den­te sin mayoría en el Con­gre­so, re­cu­rrió ocho ve­ces en dos años. La Nue­va Mayoría cuan­do fue mi­no­ría ba­jo el go­bierno del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra, lo hi­zo en sie­te oca­sio­nes. Y Chi­le Va­mos, en es­te go­bierno, lo ha he­cho has­ta aho­ra en seis.

La crí­ti­ca en­ton­ces no pue­de des­co­no­cer que el con­trol de cons­ti­tu­cio­na­li­dad no es un in­ven­to sino que una re­gla com­par­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.