Venezuela y su trán­si­to a la dic­ta­du­ra

El go­bierno chi­leno de­be ser más enér­gi­co pa­ra de­nun­ciar es­ta de­ri­va au­to­ri­ta­ria, pues so­lo la ac­ción in­ter­na­cio­nal pue­de sal­var al país del caos.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

El ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro ha ter­mi­na­do por des­po­jar lo poco que que­da­ba de la de­mo­cra­cia ve­ne­zo­la­na, al lle­var ade­lan­te la ile­gal elec­ción de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te con el fin de dic­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción, des­oyen­do las ad­ver­ten­cias de que con esa me­di­da el país se en­ca­mi­na ha­cia una si­tua­ción de im­pre­de­ci­bles con­se­cuen­cias. Es­te frau­du­len­to pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te no es más que un bur­do in­ten­to del cha­vis­mo por per­pe­tuar­se en el po­der, y al des­co­no­cer la le­gí­ti­ma au­to­ri­dad de la Asam­blea Na­cio­nal -con­tro­la­da por la opo­si­ción tras las elec­cio­nes de 2015-, Ma­du­ro y su go­bierno han de­ri­va­do en un ré­gi­men dic­ta­to­rial, lo que no so­lo pa­ra Venezuela sino pa­ra la re­gión co­mo un to­do cons­ti­tu­ye un gi­gan­tes­co fra­ca­so.

La prue­ba más elo­cuen­te de es­te au­to­ri­ta­ris­mo es la bru­tal re­pre­sión que el ré­gi­men ha ejer­ci­do so­bre los opo­si­to­res y “di­si­den­tes”, lo que ha de­ri­va­do en un cua­dro de protestas y vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da que ha de­ja­do más de un cen­te­nar de muer­tos. To­do ello en me­dio de un crí­ti­co cua­dro so­cial y eco­nó­mi­co, que se re­fle­ja en es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ci­nas, una eco­no­mía en to­tal des­plo­me -el FMI es­ti­ma que el PIB cae­rá 12% es­te año, al­go de di­fí­cil pre­ce­den­te en el res­to del mundo- y una hi­per­in­fla­ción que ro­za el 1.000% anual.

Es im­pro­ba­ble que el país pue­da sa­lir por sus pro­pios me­dios ins­ti­tu­cio­na­les de es­ta cri­sis, pues el cha­vis­mo se ha en­car­ga­do de coop­tar to­do el apa­ra­ta­je del Es­ta­do. Las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de­ben rea­li­zar­se el pró­xi­mo año, pe­ro han que­da­do en to­tal en­tre­di­cho con es­ta “asam­blea”. An­te es­te cua­dro, la res­pues­ta enér­gi­ca de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es la úni­ca lí­nea que en es­tos mo­men­tos se­pa­ra a Venezuela de caer en el caos to­tal. Di­cha reac­ción ha si­do por lar­go tiem­po tí­mi­da -en par­ti­cu­lar la OEA, in­ca­paz de re­unir los vo­tos pa­ra in­vo­car la car­ta de­mo­crá­ti­ca-, lo que con­tri­bu­yó a que es­ta cri­sis es­ca­la­ra has­ta es­te pun­to.

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de­be ac­tuar en ám­bi­tos muy pre­ci­sos. El ré­gi­men de Ma­du­ro y cual­quier ac­tua­ción que de­ri­ve de es­ta “asam­blea” no de­be ser re­co­no­ci­do, lo que se­ría un pa­so im­por­tan­te pa­ra de­nun­ciar su ile­gi­ti­mi­dad. Tam­bién pa­re­ce ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que los al­tos fun­cio­na­rios del ré­gi­men de­ben ser ob­je­to de san­cio­nes con­cre­tas. El go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, que de­nun­ció allí la exis­ten­cia de una dic­ta­du­ra, ha con­ge­la­do los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros de los prin­ci­pa­les je­rar­cas, ade­más de re­ti­rar­les sus vi­sas. La le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal de de­re­chos hu­ma­nos, que ha asen­ta­do la doc­tri­na de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad co­me­ti­dos por fun­cio­na­rios del Es­ta­do, pa­re­ce en­con­trar en es­te ca­so per­fec­to co­rre­la­to, y los me­ca­nis­mos pa­ra ha­cer­la efec­ti­va de­be­rían ser pues­tos en mar­cha a la bre­ve­dad.

La ma­yor par­te de los paí­ses de la re­gión ha reac­cio­na­do con du­re­za an­te es­ta asam­blea cons­ti­tu­yen­te. El go­bierno de Chi­le, si bien de­cla­ró co­mo “ile­gí­ti­mo” es­te pro­ce­so, no ha si­do to­do lo ca­te­gó­ri­co que se hu­bie­ra es­pe­ra­do, co­mo sí lo fue­ron Pe­rú y Ar­gen­ti­na, que no la re­co­no­ce­rán. Nues­tro país ha he­cho una op­ción ex­plí­ci­ta por la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia y las li­ber­ta­des, y an­te una vio­la­ción fla­gran­te de es­tos prin­ci­pios su voz de­be ser más cla­ra.

La ame­na­za del pro­gra­ma nu­clear de Kim Jong Un

Un nue­vo en­sa­yo ba­lís­ti­co efec­tua­do el vier­nes (van 12 en 2017), cu­yo mi­sil ca­yó en la zo­na eco­nó­mi­ca ex­clu­si­va de Ja­pón ho­ras des­pués de que To­kio im­pu­sie­ra nue­vas san­cio­nes a Pyong­yang, deja en evi­den­cia la in­efi­ca­cia de las po­lí­ti­cas a ni­vel in­ter­na­cio­nal pa­ra de­te­ner el pro­gra­ma nu­clear del ré­gi­men nor­co­reano.

N. York Times. Jay P. Lef­ko­witz| 29.07.2017

Pe­se a la fuer­te re­tó­ri­ca de la Ca­sa Blan­ca de que Nor­co­rea no po­drá con­ti­nuar su pro­gra­ma nu­clear y Chi­na de­be or­de­nar a Nor­co­rea, la po­lí­ti­ca de Trump pa­re­ce tan in­efi­caz co­mo las de sus pre­de­ce­so­res. ¿La prue­ba? Con ca­da lan­za­mien­to, el Nor­te se acer­ca más a te­ner un ar­se­nal nu­clear que pue­da lle­gar a Seattle y San Fran­cis­co.

The Guar­dian. G. Rif­kind, R. Uni­do | 31.07.2017

Un com­pro­mi­so silencioso y fue­ra de registro es esen­cial (...). Cuan­do un pun­to muer­to de­ri­va en pe­li­gro nu­clear y au­men­to de la an­sie­dad glo­bal, la pro­vo­ca­ción y los so­bre­nom­bres son un jue­go de­ma­sia­do pe­li­gro­so.

Ja­pan Times. Ma­sahi­ro Koha­ra, Ja­pón | 28.07.2017

Aun­que es im­por­tan­te apli­car con­ti­nuas pre­sio­nes eco­nó­mi­cas y di­plo­má­ti­cas a Co­rea del Nor­te, eso no se­rá su­fi­cien­te pa­ra obli­gar al ré­gi­men de Kim a con­ge­lar y aban­do­nar su pro­gra­ma nu­clear. La pre­sión mi­li­tar tam­bién se­rá crí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.