Ma­du­ro ra­di­ca­li­za su “pro­yec­to cha­vis­ta” y re­ci­be con­de­na in­ter­na­cio­nal

El go­ber­nan­te in­ten­tó mos­trar­se vic­to­rio­so tras los co­mi­cios de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, pe­ro al mis­mo tiem­po EE.UU., la Unión Eu­ro­pea y paí­ses co­mo Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na y Brasil con­de­na­ron el pro­ce­so.

La Tercera - - MUNDO - Ma­ría Paz Salas

Venezuela des­per­tó ayer den­tro de un cli­ma de pro­fun­da in­cer­ti­dum­bre lue­go de una jor­na­da elec­to­ral mar­ca­da por la vio­len­cia y la ten­sión po­lí­ti­ca. El do­min­go se lle­va­ron a ca­bo los co­mi­cios pa­ra ele­gir a los dipu­tados de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, una de las me­di­das más po­lé­mi­cas y re­cha­za­das del man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro. Aho­ra el ofi­cia­lis­mo con­du­ci­rá al país ha­cia una nue­va fa­se po­lí­ti­ca ba­sa­da en la re­for­ma­ción de la Car­ta Mag­na.

Las elec­cio­nes de la Cons­ti­tu­yen­te se die­ron en lo que mu­chos con­si­de­ran co­mo un día ne­gro pa­ra Venezuela. Los en­fren­ta­mien­tos en­tre los manifestantes –el país atra­vie­sa una ola de protestas ha­ce cua­tro me­ses- y las fuer­zas de se­gu­ri­dad ter­mi­na­ron con más de 15 muer­tos y va­rios he­ri­dos en Ca­ra­cas y otras ciu­da­des del in­te­rior. Ma­du­ro lle­vó ade­lan­te los co­mi­cios a pe­sar de con­tar con una fuer­te opo­si­ción in­ter­na y ex­ter­na: al me­nos 10 paí­ses des­co­no­cie­ron los re­sul­ta­dos.

Tam­bién fue­ron pues­tas en du­da las ci­fras que en­tre­gó el go­bierno. Mien­tras el ofi­cia­lis­mo ce­le­bró los más de 8 mi­llo­nes de vo­tos a su fa­vor y un 41,5% de par­ti­ci­pa­ción en los co­mi­cios, la opo­si­ción si­tuó la par­ti­ci­pa­ción en 12%.

Reac­cio­nes

La rea­li­za­ción de los co­mi­cios pro­vo­có la con­de­na in­ter­na­cio­nal, des­de la Unión Eu­ro­pea has­ta el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), Luis Al­ma­gro, quien des­co­no­ció la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Aun­que Es­ta­dos Uni­dos fue el pri­me­ro en to­mar acciones más fuer­tes. El De­par­ta­men­to del Te­so­ro del go­bierno de Do­nald Trump anun­ció ayer que con­ge­la­rá los ac­ti­vos y prohi­bi­rá los via­jes y transac­cio­nes co­mer­cia­les a Ma­du­ro. Se­gún la agencia Reu­ters, el anun­cio no in­clu­ye me­di­das pu­ni­ti­vas re­la­cio­na­das al sec­tor pe­tro­le­ro de Venezuela, aun­que és­tas si­guen sien­do con­si­de­ra­das, de acuer­do a fuen­tes del Con­gre­so estadounidense y a una per­so­na cer­ca­na al asun­to.

“Ma­du­ro no es só­lo un mal lí­der, aho­ra es un dic­ta­dor”, di­jo el ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal H.R. McMas­ter en una rue­da de pren­sa. “Sus acciones re­cien­tes, que cul­mi­na­ron ayer (do­min­go) con la apro­pia­ción del po­der ab­so­lu­to a tra­vés de una far­sa de elec­ción, re­pre­sen­tan un se­rio re­vés pa­ra la de­mo­cra­cia en nues­tro he­mis­fe­rio”, aña­dió. Ma­du­ro res­pon­dió que no obe­de­cía “ór­de­nes im­pe­ria­les”.

Washington ya ha­bía ad­ver­ti­do a Ma­du­ro de apli­car po­si­bles san­cio­nes des­de que el Pre­si­den­te anun­ció la rea­li­za­ción de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te a co­mien­zos de ma­yo. Y pe­se a ello lo­gró lle­var a ca­bo sus co­mi­cios, lo que fue to­ma­do -se­gún los ex­per­tos­co­mo una ra­di­ca­li­za­ción de su re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na.

En ese sen­ti­do, el director de la en­cues­ta­do­ra Delp­hos, Fé­lix Sei­jas, di­jo a que se ra­di­ca­li­za­ba el pro-

La Ter­ce­ra

► Un gru­po de per­so­nas par­ti­ci­pa en una ma­ni­fes­ta­ción con­tra el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, ayer en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.