Épi­ca li­te­ra­ria

La Tercera - - DEPORTES -

Pe­rió­di­ca­men­te me en­vían textos so­bre fút­bol pa­ra que los lea y juz­gue. Los au­to­res, en su mayoría, son es­tu­dian­tes de pe­rio­dis­mo o li­te­ra­tu­ra, aun­que tam­bién hay gen­te con post­gra­dos y es­cri­to­res con va­rias obras pu­bli­ca­das. Es una cons­tan­te, des­pués de las pri­me­ras dos o tres pá­gi­nas, a ve­ces dos o tres pá­rra­fos, desecho el es­cri­to. Ca­si to­dos tie­nen el mis­mo pro­ble­ma: el pie for­za­do de lo épi­co. Fun­cio­nan so­bre la ex­pe­rien­cia re­ve­la­do­ra, úni­ca, que tuer­ce pa­ra siem­pre su ma­ne­ra de ver el mundo. Ya sea la pri­me­ra vez que fue­ron al es­ta­dio, o el re­cuer­do de al­gún gol im­por­tan­te, o la des­crip­ción de un ju­ga­dor que ad­mi­ren, de­can­tan sin al­ter­na­ti­va al fal­se­te glo­ri­fi­can­te y ca­lu­go­so de lo épi­co. Ni ha­blar de la vin­di­ca­ción de las ba­rras bra­vas, la Ma­rea Ro­ja, los que le pegan al bom­bo… to­do se con­vier­te en un ex­ce­so de ad­je­ti­vos au­to­afir­ma­ti­vos, va­cíos, abu­rri­dos y sin des­tino.

Ha­ce unos 20 años leía cual­quier co­sa que pu­die­ra re­la­cio­nar al fút­bol con la li­te­ra­tu­ra. En ese sen­ti­do au­to­res co­mo Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa u Os­val­do Soriano, des­pre­cia­dos por el es­ta­blish­ment co­ol de los es­cri­to­res ar­gen­ti­nos, su­ma­ban va­rios li­bros en mis es­tan­tes. La an­to­lo­gía de cuen­tos de fút­bol que hi­zo Jor­ge Val­dano, don­de el cuen­to An­ti­gui­bas del pe­ruano Ju­lio Ra­món Ri­bey­ro me vo­ló la ca­be­za por su ge­nia­li­dad, la leí en me­nos de una tar­de. Lo mis­mo ese ex­ce­len­te libro de Nick Hornby lla­ma­do Fie­bre en las Gra­das.

Pe­ro ya no. Ni plu­mas tan repu­tadas co­mo Juan Vi­llo­ro me con­ven­cen. Al con­tra­rio, un libro co­mo Dios es re­don­do, el que ti­ré por la ven­ta­na des­pués de leer un par de san­de­ces, me dan la ra­zón.

La raíz de to­do es la con­ta­mi­na­ción de lo ma­ra­do­niano. Que es el es­ca­lón an­te­rior o la pie­dra fun­da­cio­nal de la épi­ca for­za­da. El ar­ti­fi­cio cul­tu­ral del “ba­rri­le­te cós­mi­co”, re­pe­ti­do una y otra vez, ter­mi­nó por har­tar­me, por ma­ja­de­ro y hos­ti­go­so. La fi­gu­ra for­zo­sa­men­te li­te­ra­ria de Ma­ra­do­na, a pe­sar de él, se trans­for­mó en una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.