Muere Jeanne Moreau, el ros­tro atre­vi­do del ci­ne fran­cés

La ac­triz que pro­ta­go­ni­zó al­gu­nas de las me­jo­res cin­tas de François Truf­faut, Louis Ma­lle y Mi­che­lan­ge­lo An­to­nio­ni fa­lle­ció ayer a los 89 años en Pa­rís.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

Pa­só una dé­ca­da ac­tuan­do en pe­lí­cu­las fran­ce­sas de di­ver­so ca­li­bre y to­ne­la­je. Al­gu­nas va­lio­sas, co­mo Tou­chez pas au gris­bi (1954), dra­ma gangs­te­ril de Jac­quer Bec­ker; otras más bien ol­vi­da­bles, co­mo Der­nier amour (1949), de Jean Ste­lli. Nin­gu­na fue, sin em­bar­go, lo su­fi­cien­te­men­te ge­ne­ro­sa con ella co­mo pa­ra sa­car­le par­ti­do a su ros­tro im­per­fec­to y su mi­ra­da su­ge­ren­te. Has­ta que lle­gó As­cen­sor pa­ra el ca­dal­so (1958), el th­ri­ller don­de Louis Ma­lle de­ci­dió des­nu­dar su ca­ra y li­be­rar­la de ma­qui­lla­jes a lo Holly­wood e ir a la esen­cia.

Aque­lla pe­lí­cu­la fue la que pre­sen­tó a Jeanne Moreau al mundo tal y co­mo se­ría co­no­ci­da por el res­to de su vi­da: oje­ras in­con­fun­di­bles, ci­ga­rro en la mano, voz gra­ve. Si a es­to se agre­ga­ba la his­to­ria de una es­po­sa que pla­nea­ba jun­to a su aman­te el ase­si­na­to de su pro­pio ma­ri­doy to­do era acom­pa­ña­do por una ban­da so­no­ra de Mi­les Da­vis, el per­so­na­je clá­si­co de Moreau al­can­za­ba los ras­gos de­fi­ni­ti­vos.

La ac­triz, na­ci­da en 1928 al igual que Ma­rilyn Mon­roe, al­can­zó re­cién a los 35 años un pues­to en el fir­ma­men­to de es­tre­llas fran­ce­sas, des­pués de Bri­git­te Bar­dot, que em­pe­zó a los 21 con Y dios creó a la mu­jer (1956). Su luz, sin em­bar­go, du­ra­ría mu­cho más, por cua­tro dé­ca­das al me­nos, siem­pre di­ri­gi­da por al­gún au­tor de pres­ti­gio.

Ayer, a los 89 años, la luz de Jeanne Moreau de­jó de exis­tir en su ca­sa del Dis­tri­to 18 de Pa­rís, sec­tor cén­tri­co y ele­gan­te, pla­ga­do de va­rios con­su­la­dos y em­ba­ja­das. La muer­te de Jeanne Moreau, una de las grandes es­tre­llas del ci­ne ga­lo, fue con­fir­ma­da por el pro­pio pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron, quien di­jo: “Ella per­so­ni­fi­có al ci­ne y siem­pre se re­be­ló con­tra el or­den es­ta­ble­ci­do... te­nía un bri­llo en sus ojos que desafió cual­quier ti­po de ob­se­cuen­cia, fue una in­vi­ta­ción a la in­so­len­cia, a la li­ber­tad y al tor­be­llino de la vi­da, al­go que ella siem­pre amó”.

La ac­triz fue en­con­tra­da muer­ta en ho­ras de la ma­ña­na en su do­mi­ci­lio y al cierre de es­ta edi­ción aún no se sa­bía la cau­sa exac­ta de su muer­te.

Otra de las pri­me­ras reac­cio­nes vino de par­te del pre­si­den­te del Fes­ti­val de Can­nes y ex je­fe de Ca­nal Plus, Pie­rre Les­cu­re, quien afir­mó: “Jeanne Moreau ha muer­to. Era una mu­jer fuer­te y no le gus­ta­ban los llan­tos... Lo sien­to Jeanne, eres más fuer­te que no­so­tros y aho­ra llo­ra­mos por ti”.

Na­ci­da en el Dis­tri­to 10 de Pa­rís, Jeanne Moreau se edu­có ba­jo la tu­te­la de dos fi­gu­ras que de cier­ta ma­ne­ra poco te­nían que ver en­tre sí: su pa­dre, un fran­cés due­ño de una cer­ve­ce­ría que cuan­do no es­ta­ba en ca­sa fre­cuen­ta­ba a las pros­ti­tu­tas cer­ca­nas del ba­rrio bohe­mio de Mont­mar­tre, y su ma­dre, una in­gle­sa de ape­lli­do Buc­kley que ha­bía lle­ga­do a Fran­cia pa­ra bai­lar en el fa­mo­so ca­ba­ret Fo­lies Ber­gè­re y que des­per­tó de pe­que­ña en Jeanne el in­te­rés por la vi­da del es­pec­tácu­lo.

Con el pa­so de los años, la ac­triz re­cor­da­ría có­mo a los 14 años de­ci­dió que se­ría ac­triz tras ver a la di­va fran­ce­sa Ma­rie Be­lle ac­tuar en Fe­dra de Jean Ra­ci­ne. “Su­pe en ese mo­men­to que no ha­bía na­ci­do pa­ra es­tar en el la­do os­cu­ro de las bu­ta­cas, sino que pa­ra su­bir al es­ce­na­rio. Per­dí to­do in­te­rés en el co­le­gio”, con­ta­ba ha­ce unos años al dia­rio in­glés The Guar­dian.

Ma­lle, el des­cu­bri­dor

Ma­yor que Bri­git­te Bar­dot, Cat­he­ri­ne De­neu­ve o An­nie Gi­rar­dot, por ci­tar a al­gu­nas de sus con­tem­po­rá­neas, Jeanne Moreau lo­gró mo­ver­se con sa­ga­ci­dad en el in­trin­ca­do te­rreno de las elec­cio­nes de per­so­na­jes y pe­lí­cu­las. No era un sím­bo­lo se­xual co­mo Bar­dot ni epí­to­me de la be­lle­za co­mo De­neu­ve, pe­ro te­nía al­go que con el tiem­po se trans­for­ma­ría en el bien más pre­cia­do de las ac­tri­ces fran­ce­sas. Al­go que ca­si las de­fi­ni­ría fren­te a sus con­tra­par­tes de Holly­wood: so­fis­ti­ca­ción, ca­rác­ter, mis­te­rio.

An­tes de que en los años 70 y 80 en­tra­ran en ór­bi­ta Isa­be­lle Hup­pert, Ju­liet­te Bi­no­che, Isa­be­lle Ad­ja­ni, San­dri­ne Bon­nai­re o Char­lot­te Gains­bourg, es­tu­vo Jeanne Moreau. El gran des­cu­bri­dor de la ac­triz fue Louis Ma­lle, quien la di­ri­gió en 1958 en la men­cio­na­da As­cen­sor pa­ra el ca­dal­so y, ya en re­la­ción sen­ti­men­tal con ella, la pu­so ese mis­mo año en Los aman­tes.

En es­te ex­plo­si­vo dra­ma, Moreau era Jeanne Tour­nier, una jo­ven es­po­sa que tras so­por­tar el abu­rri­do ma­tri­mo­nio con un eje­cu­ti­vo frío y par­ti­da­rio de los dor­mi­to­rios se­pa­ra­dos, de­ci­día arran­car­se con un mis­te­rio­so ar­queó­lo­go. Moreau, can­sa­da de las fies­tas de su ma­ri­do y de los Mer­ce­des Benz de los in­vi­ta­dos, lo de­ja­ba to­do por Ber­nard y su mo­des­to Ci­trioën 2 CV.

La pe­lí­cu­la, que ga­nó el Gan Pre­mio del Ju­ra­do en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia, pro­vo­có un sin­gu­lar es­cán­da­lo en los círcu­los ca­tó­li­cos más con­ser­va­do­res de Fran­cia e Ita­lia, que ob­je­ta­ron en par­ti­cu­lar la es­ce­na en que el

SI­GUE EN PÁG 40

► Jeanne Moreau con 34 años a su lle­ga­da al ae­ro­puer­to de Londres en 1962, la épo­ca de Ju­les et Jim.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.