En vi­si­ta ex­press, Ai Wei­wei dic­ta char­la en Chi­le

El ar­tis­ta di­si­den­te chino se pre­sen­ta es­te jue­ves en Cor­pAr­tes. Des­de el vier­nes se en­cuen­tra en Bue­nos Ai­res, don­de pre­pa­ra una mues­tra pa­ra no­viem­bre.

La Tercera - - SOCIEDAD - De­nis­se Es­pi­no­za

Des­de que el ar­tis­ta y di­si­den­te chino Ai Wei­wei (1957) re­cu­pe­ró su pa­sa­por­te en ju­lio de 2015 -lue­go de que el go­bierno se lo con­fis­ca­ra por cua­tro años-, no ha he­cho otra co­sa que via­jar. Ese mis­mo año tu­vo una gran ex­po­si­ción en Londres, en la Ro­yal Aca­demy of Arts, y lue­go fue el pri­me­ro en ser au­to­ri­za­do pa­ra crear una ins­ta­la­ción en Al­ca­traz, la cé­le­bre cár­cel en EEUU. En 2016 ex­pu­so en Cuen­ca, Es­pa­ña; en Flo­ren­cia, Ita­lia, y lue­go en Nue­va York, don­de inau­gu­ró de for­ma si­mul­tá­nea en cua­tro ga­le­rías. Su pe­ri­plo no se ha de­te­ni­do.

Por es­tos días, el ar­tis­ta de 59 años rea­li­za un via­je por La­ti­noa­mé­ri­ca que lo tie­ne des­de el vier­nes en Bue­nos Ai­res re­co­rrien­do y eva­luan­do lu­ga­res pa­ra ar­mar una ins­ta­la­ción es­pe­cial que pre­sen­ta­rá des­de el 18 de no­viem­bre pró­xi­mo, cuan­do inau­gu­re ade­más su pri­me­ra re­tros­pec­ti­va en la re­gión, en Fundación Proa.

Ayer la pren­sa tras­an­di­na ha­cía un re­su­men de sus pa­sos, res­pal­da­da por la in­for­ma­ción que él mis­mo Ai lan­za­ba a tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram (@aiww), don­de ha subido vi­deos e imá­ge­nes de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na: ya es­tu­vo al­mor­zan­do en el ba­rrio de La Bo­ca; pa­seó por Ca­mi­ni­to (se hi­zo una sel­fie con una es­ta­tua ca­ri­ca­tu­res­ca del Pa­pa Fran­cis­co); vi­si­tó Proa, don­de se ex­hi­be una mues­tra de Yves Klein, y re­co­rrió el Par­que de la Me­mo­ria. No an­da so­lo, lo acom­pa­ñan su hi­jo y un so­brino, ade­más del cu­ra­dor de la mues­tra, el bra­si­le­ño Mar­ce­llo Dan­tas y el ci­neas­ta Ale­jo Mo­gui­llansky, quien gra­ba un do­cu­men­tal so­bre su tra­ba­jo.

Cla­ro que Bue­nos Ai­res no se­rá su úni­co des­tino en la re­gión. Ayer, la Fundación Cor­pAr­tes anun­ció la vi­si­ta ex­press del ar­tis­ta a San­tia­go, que lo ten­drá dan­do una con­fe­ren­cia es­te jue­ves a las 20.30 ho­ras - con en­tra­da li­be­ra­da, pe­ro ba­jo ins­crip­ción en el si­tio www.cor­par­tes.cl- en el au­di­to­rio del cen­tro ubi­ca­do en Ro­sa­rio Nor­te 660.

Aun­que por aho­ra el cen­tro cul­tu­ral no ha con­fir­ma­do una fu­tu­ra mues­tra, es­ta vi­si­ta bien po­dría alla­nar el te­rreno. Eso sí, no se­ría la pri­me­ra vez que Chi­le re­ci­be la obra del ar­tis­ta: en 2013 -cuan­do aún no po­día sa­lir de Chi­na- di­se­ñó una ins­ta­la­ción que con­sis­tió en un gran lien­zo de 900 me­tros cua­dra­dos con una ima­gen sa­te­li­tal de las is­las Sen­ka­ku, en dispu­ta en­tre Chi­na y Ja­pón, y lo col­gó en el Par­que Cul­tu­ral de Val­pa­raí­so, en la ex ga­le­ría de reos. La acom­pa­ña­ba un fragmento del poe­ma Re­si­den­cia en la Tie­rra de Pa­blo Ne­ru­da.

La obra se ges­tio­nó en Chi­le en el con­tex­to de la mues­tra Brid­ges & Bor­ders que fue cu­ra­da por el ar­gen­tino-sui­zo Si­gis­mond de Va­jay, quien se­rá jus­ta­men­te el en­car­ga­do de pre­sen­tar y con­ver­sar con Ai Wei­wei es­te jue­ves en Cor­pAr­tes. En es­ta oca­sión, el chino ha­bla­rá so­bre sus úl­ti­mos pro­yec­tos, es­pe­cial­men­te de la ins­ta­la­ción que reali­zó a prin­ci­pios de año en Pra­ga, so­bre la cri­sis de los re­fu­gia­dos, don­de ins­ta­ló una bal­sa de 70 me­tros y en su in­te­rior 258 fi­gu­ras hu­ma­nas de go­ma.

On­da ex­pan­si­va

A fi­nes de 2008, tras un te­rre­mo­to en la pro­vin­cia de Si­chuan, Wei­wei se al­zó co­mo ac­ti­vis­ta po­lí­ti­co al li­de­rar la in­ves­ti­ga­ción pa­ra que se re­ve­la­sen los nom­bres de los ni­ños fa­lle­ci­dos en el de­rrum­be de una es­cue­la pú­bli­ca. Des­de en­ton­ces, el ar­tis­ta su­frió va­rios epi­so­dios de hos­ti­ga­mien­to que cul­mi­na­ron en 2011 cuan­do fue de­te­ni­do en el ae­ro­puer­to de Pe­kín por un su­pues­to ca­so de eva­sión de im­pues­tos; se le re­tu­vo el pa­sa­por­te y fue en­car­ce­la­do du­ran­te 81 días en un pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do.

El apo­yo de la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca in­ter­na­cio­nal se hi­zo es­cu­char con ins­ti­tu­cio­nes co­mo el MoMA de Nue­va York y la Ta­te de Londres, que exi­gían su li­be­ra­ción. Tras es­te epi­so­dio, la ima­gen pú­bli­ca de Ai Wei­wei cre­ció al igual que su in­te­rés por de­nun­ciar to­do ti­po de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, par­tien­do por su pro­pia ex­pe­rien­cia co­mo pre­so, que dio pa­so a una obra que fue ex­hi­bi­da en la Bie­nal de Ve­ne­cia en 2013.

“Me pa­re­ce una bro­ma de mal gus­to que el con­trol del go­bierno ha­ga más po­pu­lar mi obra en el ex­tran­je­ro. Su ob­je­ti­vo es li­mi­tar mi in­fluen­cia al má­xi­mo, pe­ro mi es­ta­tus e ima­gen me­jo­ran ca­da vez que me de­tie­nen”, co­men­ta­ba en una en­tre­vis­ta vía e-mail a La Ter­ce­ra, ese mis­mo año, an­tes de su ex­po­si­ción en Val­pa­raí­so.

En los úl­ti­mos años, la in­fluen­cia del ar­tis­ta ha ex­pe­ri­men­ta­do una on­da ex­pan­si­va, so­bre to­do des­de que pue­de sa­lir de Chi­na. Aca­ba de rea­li­zar una de sus úl­ti­mas obras en el Wa­de Thom­pson Drill Hall de Nue­va York, en co­la­bo­ra­ción con la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tos Her­zog & Meu­ron, los mis­mos con quie­nes tra­ba­jó pa­ra la aper­tu­ra de los Jue­gos Olím­pi­cos de 2008, cuan­do aún te­nía el fa­vor del ré­gi­men. Ti­tu­la­da Han­sel & Gre­tel, se tra­ta de una ins­ta­la­ción in­mer­si­va don­de el pú­bli­co in­gre­sa a un am­bien­te os­cu­ro en el que es mo­ni­to­rea­do por sen­so­res de mo­vi­mien­tos, cá­ma­ras y dro­nes, pa­ra po­ner en cues­tio­na­mien­to la con­ti­nua vi­gi­lan­cia que vi­vi­mos en la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea.

En tan­to, aún es una in­cóg­ni­ta la ins­ta­la­ción que ha­rá en Bue­nos Ai­res en no­viem­bre, pe­ro se sa­be que den­tro de sus obras más em­ble­má­ti­cas que lle­ga­rán a Proa es­tán 100 mi­llo­nes de se­mi­llas de gi­ra­sol (he­chas de por­ce­la­na) que ya ex­hi­bió en la sa­la de turbinas de la Ta­te Mo­dern de Londres en 2010, y Fo­re­ver by­ci­cles, es­cul­tu­ra mo­nu­men­tal com­pues­ta de 760 bi­ci­cle­tas api­la­das, ade­más de ob­je­tos, vi­deos y fo­to­gra­fías. ●

► Ai Wei­wei jun­to a 100 se­mi­llas de gi­ra­sol, obra que ex­hi­bi­rá en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.