La cau­sa de los dé­bi­les

LA LEY PRO­TE­GE A LOS DÉ­BI­LES Y ES CONTRADICTORIO QUE LOS LE­GIS­LA­DO­RES DEN SU VO­TO PA­RA APO­YAR UNA INI­CIA­TI­VA (PROYECTO DE ABOR­TO) QUE BUS­CA ELI­MI­NAR­LOS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - So­le­dad Al­vear Abo­ga­da

Si bien to­da­vía no se ha di­cho la úl­ti­ma pa­la­bra, la re­cien­te apro­ba­ción del abor­to por par­te del Se­na­do ha si­do, cier­ta­men­te, una no­ti­cia do­lo­ro­sa. La ley es un ins­tru­men­to de pro­tec­ción de los dé­bi­les y me pa­re­ce contradictorio que los le­gis­la­do­res den su vo­to pa­ra apo­yar una ini­cia­ti­va que bus­ca eli­mi­nar­los. Co­mo los es­fuer­zos que he rea­li­za­do a fa­vor de la vi­da son de to­dos co­no­ci­dos, mu­chas per­so­nas me pre­gun­tan qué ha­ré aho­ra: qui­zá te­men que, des­pués de tan­to em­pe­ño, de un día pa­ra otro me ha­ya que­da­do sin una ra­zón pa­ra man­te­ner mi pre­sen­cia pú­bli­ca.

¿Qué ha­ré de aho­ra en ade­lan­te? Lo mis­mo de siem­pre. Mi preo­cu­pa­ción por los no na­ci­dos no es un gus­to exó­ti­co, un hobby que se tie­ne y que se aban­do­na cuan­do cam­bian las cir­cuns­tan­cias. Es­ta preo­cu­pa­ción es so­lo un as­pec­to de una ac­ti­tud más am­plia, que desea­ría que to­dos los po­lí­ti­cos com­par­tie­ran: el interés por los dé­bi­les. Los no na­ci­dos son, pre­ci­sa­men­te, los más dé­bi­les de los dé­bi­les. Aban­do­nar­los por­que es­tá a pun­to de apro­bar­se una ley de abor­to se­ría ha­cer­les trai­ción. Más allá de lo que di­ga la le­gis­la­ción, es necesario se­guir pro­mo­vien­do la con­cien­cia de que to­da vi­da hu­ma­na es sa­gra­da.

Ade­más, en nues­tra so­cie­dad abun­dan las per­so­nas vul­ne­ra­bles, co­men­zan­do por las ma­dres em­ba­ra­za­das que pa­san por cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, a quie­nes se ofre­ce un re­me­dio, el abor­to, que no re­me­dia na­da. También es­tán los adul­tos ma­yo­res y las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes. Son los que so­bran, los ol­vi­da­dos por aque­llo que el Pa­pa Fran­cis­co ha lla­ma­do “la cul­tu­ra del des­car­te”.

Co­mo ha se­ña­la­do el fi­ló­so­fo es­pa­ñol Ale­jan­dro Llano, nues­tra so­cie­dad so­lo con­si­de­ra re­le­van­te lo que se tra­du­ce en di­ne­ro, in­fluen­cia y po­der, tres ele­men­tos a los que no pue­den ac­ce­der las per­so­nas que tie­nen se­rias di­fi­cul­ta­des fí­si­cas o men­ta­les, o cu­yas fuer­zas de­cli­nan por el avan­ce de la edad. Ellos no cons­ti­tu­yen un “mer­ca­do” atrac­ti­vo des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co o elec­to­ral. Por eso ne­ce­si­tan que ha­ya per­so­nas que se em­pe­ñen por ha­cer­los vi­si­bles, por ser la voz de los que no tie­nen voz: gus­to­sa­men­te su­ma­ré mis es­fuer­zos a quie­nes es­tán tra­ba­jan­do en esa her­mo­sa ta­rea, con­ti­nuan­do mi ta­rea en la Fun­da­ción Las Ro­sas, en­tre otras.

El de­sa­fío pa­ra nues­tro país es to­mar­se en se­rio a es­tas per­so­nas vul­ne­ra­bles y sus ne­ce­si­da­des, sin con­ten­tar­se con pro­cla­ma­cio­nes re­tó­ri­cas. Mu­cho se ha­bla, en efec­to, de in­clu­sión en las es­cue­las, pe­ro es un mi­to: to­dos so­mos tes­ti­gos de có­mo los pa­dres y ma­dres de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad de­ben lle­var a ca­bo un au­tén­ti­co pe­re­gri­na­je pa­ra en­con­trar un lu­gar que no les cie­rre las puer­tas a sus hi­jos.

Ne­ce­si­ta­mos ima­gi­na­ción y ge­ne­ro­si­dad pa­ra re­em­pla­zar la cul­tu­ra del des­car­te, de ca­rác­ter ne­ga­ti­vo, por una cul­tu­ra de la aco­gi­da, don­de na­die so­bre. La apro­ba­ción del abor­to es so­lo un sín­to­ma de una fa­lla más pro­fun­da. In­di­ca que te­ne­mos que de­di­car nues­tros me­jo­res es­fuer­zos a la pro­mo­ción de la so­li­da­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.