CUAN­DO TER­MI­NA EL RES­PE­TO A LAS INS­TI­TU­CIO­NES, CO­MIEN­ZA LA ANAR­QUÍA. POR ESO ES GRA­VE QUE EL PC Y RD EX­PRE­SEN SU ABIER­TO APO­YO AL RÉ­GI­MEN DE MA­DU­RO.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Mar­ce­lo Tok­man Ge­ren­te ge­ne­ral de ENAP

En su li­bro “Ins­ti­tu­tions, ins­ti­tu­tio­nal chan­ge and eco­no­mic per­for­man­ce”, Dou­glas North define a las ins­ti­tu­cio­nes co­mo las “re­glas del jue­go en la so­cie­dad, o más for­mal­men­te, las res­tric­cio­nes hu­ma­nas idea­das pa­ra mo­de­lar la in­ter­ac­ción hu­ma­na”. En las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas esas re­glas o res­tric­cio­nes son de­fi­ni­das por la ma­yo­ría de sus miem­bros y es­ta­ble­ci­das co­mo vá­li­das pa­ra to­dos por un de­ter­mi­na­do pe­rio­do. Y las ins­ti­tu­cio­nes, tal co­mo los se­má­fo­ros en las ca­lles, cum­plen sus fi­nes en la me­di­da en que son res­pe­ta­das por la ma­yo­ría ciu­da­da­na. Si ello no ocu­rre, se de­bi­li­ta o quie­bra el or­den ins­ti­tu­cio­nal. En el ejem­plo de los se­má­fo­ros, sa­be­mos qué pa­sa cuan­do no se res­pe­tan: hay caos en las ca­lles, im­pe­ra la vo­lun­tad del más fuer­te y se pro­du­cen ac­ci­den­tes.

Jus­ta­men­te, una de las ra­zo­nes más im­por­tan­tes que ex­pli­can la pro­fun­da cri­sis que su­fre el pue­blo de Ve­ne­zue­la es que las ins­ti­tu­cio­nes de­ja­ron de fun­cio­nar des­de que el chavismo de­jó de res­pe­tar­las cuan­do no eran de su gus­to. Y así co­mo en el pa­sa­do Chá­vez dic­tó una Cons­ti­tu­ción acor­de a su re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na, hoy Ma­du­ro des­tru­ye la mis­ma ins­ti­tu­cio­na­li­dad de Chá­vez al no res­pe­tar la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes re­gio­na­les, del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio y al atro­pe­llar sis­te­má­ti­ca­men­te las atri­bu­cio­nes del Po­der Le­gis­la­ti­vo.

Y es que, tal co­mo ocu­rría en las mo­nar­quías ab­so­lu­tas, en los go­bier­nos po­pu­lis­tas las le­yes y las ins­ti­tu­cio­nes son re­fle­jo del ar­bi­trio del go­ber­nan­te. Pa­ra el po­pu­lis­ta las ins­ti­tu­cio­nes son obs­tácu­los en la me­di­da que en­cau­san su po­der im­po­nién­do­le cier­tas re­glas y re­qui­si­tos. Por ello, el po­pu­lis­mo es pro­fun­da­men­te con­tra­rio al prin­ci­pio re­pu­bli­cano en vir­tud del cual se li­mi­ta y di­vi­de el po­der del Es­ta­do pa­ra pro­te­ger la dig­ni­dad y li­ber­tad de las per­so­nas. Así ve­mos, por ejem­plo, que en Ve­ne­zue­la los lí­de­res de la opo­si­ción, Leo­pol­do Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma son pri­va­dos de li­ber­tad y encarcelados sin me­diar or­den ju­di­cial ni de­bi­do pro­ce­so.

Co­mo lo de­mues­tra el ca­so de Ve­ne­zue­la, cuan­do ter­mi­na el res­pe­to a las ins­ti­tu­cio­nes, co­mien­za la anar­quía. Por eso, re­sul­ta muy gra­ve pa­ra nues­tra de­mo­cra­cia que agru­pa­cio­nes políticas con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, co­mo Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, ex­pre­sen su abier­to apo­yo al ré­gi­men Ma­du­ro. Asi­mis­mo, es in­com­pren­si­ble que los can­di­da­tos Gui­llier y Sán­chez no con­de­nen las gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de­nun­cia­das por di­ver­sos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les.

Hoy más que nun­ca el pue­blo ve­ne­zo­lano ne­ce­si­ta de la so­li­da­ri­dad y el apo­yo re­suel­to de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Por eso, tal co­mo lo se­ña­ló el ex­pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra, “Chi­le tie­ne que con­de­nar el ré­gi­men de for­ma fuer­te y cla­ra. No re­co­no­cer la Asam­blea e in­vo­car la Car­ta De­mo­crá­ti­ca”. Esa es la me­jor ma­ne­ra de res­ta­ble­cer las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, so­cia­les y eco­nó­mi­cas de Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.