PLAN­TA DE RE­SI­DUOS EN TILTIL

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

SE­ÑOR DI­REC­TOR

En re­la­ción a la car­ta del Dr. An­drei Tcher­nit­chin pu­bli­ca­da ayer, no de­ja de asom­brar­me que un mé­di­co, que ade­más re­pre­sen­ta a una or­ga­ni­za­ción de pres­ti­gio, co­mo lo es el Co­le­gio Mé­di­co, de­mues­tre tal fal­ta de se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad al re­fe­rir­se a nues­tro proyecto de eli­mi­na­ción de re­si­duos in­dus­tria­les en Tiltil.

Si el Dr. Tcher­nit­chin se hu­bie­ra leí­do tan so­lo el pri­mer capítulo del Es­tu­dio de Im­pac­to Am­bien­tal, se ha­bría per­ca­ta­do de que el proyecto no con­si­de­ra la in­ci­ne­ra­ción o com­bus­tión de nin­gún ti­po de re­si­duo. Se da­ría cuen­ta también de que el pa­si­vo de Re­fi­met, al que ha­ce re­fe­ren­cia, se en­cuen­tra a una dis­tan­cia y en una di­rec­ción en que su hi­pó­te­sis de un po­si­ble con­tac­to en­tre ese pa­si­vo y un even­tual de­rra­me que se pro­du­je­se en nues­tro proyecto sea téc­ni­ca y cien­tí­fi­ca­men­te im­po­si­ble.

Yo en­tien­do la reac­ción de los ve­ci­nos de Tiltil y de su al­cal­de, por­que tie­nen una his­to­ria de vi­da que los ha he­cho des­con­fiar de las em­pre­sas, pe­ro no lo pue­do en­ten­der ni acep­tar de per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes de las cua­les el país re­quie­re y demanda una par­ti­ci­pa­ción se­ria en es­te ti­po de de­ba­tes.

Nues­tro proyecto es una ins­ta­la­ción ne­ce­sa­ria de eli­mi­na­ción se­gu­ra de re­si­duos in­dus­tria­les, re­si­duos que hoy se pro­du­cen y se se­gui­rán pro­du­cien­do en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. En su eva­lua­ción am­bien­tal par­ti­ci­pa­ron 23 ser­vi­cios téc­ni­cos del Es­ta­do, to­dos los cua­les se pro­nun­cia­ron fa­vo­ra­ble­men­te por­que el proyecto de­mos­tró un cum­pli­mien­to im­pe­ca­ble a la nor­ma­ti­va am­bien­tal. ám­bi­to re­le­van­te: la sa­lud men­tal. Hoy exis­te dis­cri­mi­na­ción es­truc­tu­ral a la sa­lud men­tal, pues pe­se a con­si­de­rar ca­si el 20% de la car­ga de sa­lud, re­ci­be me­nos del 3% del pre­su­pues­to sa­ni­ta­rio (Co­rrea/Je­ria, De­sa­rro­llo Hu­mano y Solidario). El es­trés, la de­pre­sión y otras pa­to­lo­gías crónicas han te­ni­do un au­men­to ex­plo­si­vo en nues­tro país, lo que exi­ge po­ner­les aten­ción.

Ur­ge desa­rro­llar una estrategia que in­cre­men­te el gas­to pú­bli­co en lo re­la­ti­vo a pa­to­lo­gías men­ta­les y que uni­fi­que las uni­da­des de sa­lud men­tal que hoy se en­cuen­tran dis­per­sas en las sub­se­cre­ta­rías de Sa­lud Pú­bli­ca y Re­des Asis­ten­cia­les. Es ur­gen­te dic­tar una ley de sa­lud men­tal que re­gu­le las políticas en es­te ám­bi­to. Ade­más, es ra­zo­na­ble la crea­ción de un mo­de­lo de sa­lud men­tal co­mu­ni­ta­rio y una po­lí­ti­ca na­cio­nal an­ti­es­trés, pa­ra dis­mi­nuir los preo­cu­pan­tes ín­di­ces de de­pre­sión, an­sie­dad y es­trés que pa­de­cen los chi­le­nos.

Die­go Schal­per Sepúlveda

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.