ÁR­BI­TROS PRO­FE­SIO­NA­LES

La Tercera - - DEPORTES - Por Ro­dri­go Sepúlveda

pen­sa­mien­to en una mi­lé­si­ma, te ha­ce per­der un tí­tu­lo, te con­de­na al des­cen­so y te li­qui­da el tra­ba­jo de la tem­po­ra­da.

En San Car­los de Apo­quin­do, en el mi­nu­to 87, se vi­vió uno de esos epi­so­dios. Hu­bo mano de Kus­ce­vic que evi­tó el gol y el se­ñor Ro­dol­fo Ve­ra se nu­bló (lo di­jo su je­fe, yo no), per­dió la con­cen­tra­ción. No sa­bía si el ba­lón ve­nía de un pa­se o des­de un la­te­ral. Ve­ra co­rrió por la ban­da y no le­van­tó la ban­de­ra. Lue­go de una asam­blea en­tre ellos, se co­bró bien el fue­ra de jue­go. Una ver­güen­za, de­ci­sión len­ta, in­se­gu­ra, sin el uso del pro­to­co­lo co­rrec­to y con se­llo ama­teur.

Vea­mos otro capítulo ne­gro. En el gol anu­la­do a Pa­les­tino de Ro­ber­to Gu­tié­rrez, el ge­nuino En­ri­que Os­ses ex­pu­so, otra vez, que el asis­ten­te per­dió to­da la con­cen­tra­ción. “La men­te se le fue pa­ra otro la­do en ese mi­nu­to” re­afir­mó el je­fe. In­com­pe­ten­cia to­tal de Henry Pas­tor. Gu­tié­rrez es­ta­ba tres me­tros ha­bi­li­ta­do. Eso no se de­be per­mi­tir, di­ri­gir con jue­ces que pier­den su rol por­que es­tán en otra; tie­nen que sa­car­se el tra­je. Con la mis­ma sin­ce­ri­dad y va­len­tía de Os­ses, el cor­te de­be ser bru­tal. Los ca­pa­ces se me­re­cen el pues­to; lo dis­traí­dos, que di­ri­jan la li­ga de ami­gos del ba­rrio. No se pue­de se­guir man­chan­do el cam­peo­na­to. Erro­res so­bra­rán, fa­llas mi­li­mé­tri­cas nos acom­pa­ña­rán siem­pre, pe­ro pér­di­da de la con­cen­tra­ción en tu tra­ba­jo, no se de­be to­le­rar.

El fút­bol mue­ve mi­llo­nes. Va­rios co­bran ci­fras si­de­ra­les, to­dos con­tra­tan cuer­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios, ex­per­tos en ha­cer ví­deos, dos pre­pa­ra­do­res fí­si­cos, en­tre­na­dor de ar­que­ros, ma­sa­jis­tas, aná­lis­tas tác­ti­cos, co­ci­ne­ros... Los téc­ni­cos via­jan a Eu­ro­pa pa­ra es­pe­cia­li­zar­se, los fut­bo­lis­tas su­man más ho­ras en gim­na­sios, to­dos pro­gre­san, to­dos se pro­fe­sio­na­li­zan. Pe­ro los úni­cos que en­tre­nan só­lo tres ve­ces a la se­ma­na y só­lo tra­ba­jan dos ho­ras son los ár­bi­tros.

Los que de­ci­den, los due­ños de la ver­dad, no avan­zan. Es­tán de­te­ni­dos en el pa­sa­do. De­bie­ran vi­vir del ar­bi­tra­je, en­tre­nar seis ve­ces a la se­ma­na. Lo tác­ti­co, lo fí­si­co, las re­glas, la ali­men­ta­ción, pe­sas, li­de­raz­go, con­cen­tra­ción... cons­truir ár­bi­tros de ver­dad. Con un buen suel­do pa­ra así no de­pen­der de sus otras res­pon­sa­bi­li­da­des. Acá tie­ne una gran mi­sión Ar­tu­ro Sa­lah, és­te pue­de ser un tre­men­do pa­so. Chi­le, nues­tro tor­neo, ne­ce­si­ta ár­bi­tros PRO­FE­SIO­NA­LES.

Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.