La ilu­sión gana al mie­do

Lon­dres, vi­gi­la­da y aler­ta, se dis­po­ne a aco­ger su gran ci­ta atlé­ti­ca.

La Tercera - - DEPORTES - Fran­cis­co Sa­gre­do B.

Exac­ta­men­te cin­co años des­pués de sus ex­tra­or­di­na­rios Jue­gos Olím­pi­cos de 2012, Lon­dres vuel­ve a ser la ca­pi­tal de­por­ti­va del pla­ne­ta con los Mun­dia­les de Atle­tis­mo, que comienzan el vier­nes. No se­rá un even­to cual­quie­ra. No só­lo por la pré­la­de de es­tre­llas en­ca­be­za­das por Usain Bolt (que com­pa­re­ció ayer) y su anun­cia­do re­ti­ro (de cu­ya reali­dad se des­con­fía); también por­que Lon­dres no es la mis­ma de ha­ce cin­co años. El po­lé­mi­co Bré­xit, los re­cien­tes aten­ta­dos te­rro­ris­tas y las ex­tre­mas me- di­das de se­gu­ri­dad que ya se apre­cian le da­rán un con­tex­to dis­tin­to a la má­xi­ma ci­ta atlé­ti­ca, en un país que his­tó­ri­ca­men­te ha sa­bi­do so­ber­po­ner­se a to­do ti­po de tra­ge­dias y que hoy, nue­va­men­te, or­ga­ni­za­rá un even­to de pri­mer ni­vel con una mul­ti­tu­di­na­ria res­pues­ta de los afi­cio­na­dos.

Por­que si hay al­go que se da por des­con­ta­do en es­tos Mun­dia­les es el mar­ca­do en­tu­sias­mo que pre­sen­ta el pue­blo lon­di­nen­se por sus es­pec­tácu­los de­por­ti­vos. Cer­ca de un mi­llón cien mil en­tra­das se pu­sie­ron a la ven­ta pa­ra las diez jor­na­das del cer­ta­men y, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió en Río 2016, por ejem­plo, y tal co­mo se vio en los Jue­gos de 2012, Lon­dres es­ta­rá a la al­tu­ra y pre­sen­ta­rá su Es­ta­dio Olím­pi­co re­ple­to pa­ra ca­da día de com­pe­ten­cia, en­tre el 4 y el 13 de agos­to. Só­lo pa­ra la fi­nal de los 100 me­tros pla­nos mas­cu­li­nos, de es­te sá­ba­do, el Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor re­ci­bió más de 350 mil so­li­ci­tu­des de tic­kets. Na­die se quie­re per­der la úl­ti­ma ca­rre­ra del Ra­yo en el hec­tó­me­tro.

Mien­tras en lo político el Par­la­men­to Británico dis­cu­te los tiem­pos y la fle­xi­bi­li­dad que ten­drá In­gla­te­rra pa­ra con­cre­tar su sa­li­da de la UE, en los me­dios de­por­ti­vos lo­ca­les ven es­ta ci­ta co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar que el Bré­xit no re­pre­sen­ta el sen­tir ma­yo­ri­ta­rio que ase­gu­ra que es­te país si­gue sien­do una na­ción que bus­ca li­de­rar a un mundo glo­ba­li­za­do e in­te­gra­do. Atletas de 202 na­cio­nes com­pe­ti­rán en Lon­dres, en un tor­neo que ten­drá trans­mi­sión te­le­vi­si­va pa­ra 148 paí­ses.

Infraestructura de lu­jo

Las me­di­das de se­gu­ri­dad se han ex­tre­ma­do. Lon­dres ya es por sí so­la la ciu­dad más se­gu­ra del mundo en lo que se re­fie­re a vi­deo-vi­gi­lan­cia y a in­te­li­gen­cia an­ti­te­rro­ris­ta. Sin em­bar­go, el aten­ta­do de Man­ches­ter de ma­yo y los pe­pre­ta­dos en la el Puente de Lon­dres y el Mer­ca­do de Bo­rough en ju­nio, han obli­ga­do a la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Atle­tis­mo y al Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor a tra­ba­jar en con­jun­to con los di­ver­sos or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del go­bierno in­glés. El ope­ra­ti­vo que se uti­li­za­rá, ya fue pues­to en mar­cha y se­rá el mis­mo que se ob­ser­vó en la úl­ti­ma ver­sión del Abier­to de Wim­ble­dom, con el ejér­ci­to y la po­li­cía tra­ba­jan­do coor­di­na­da­men­te y con pre­sen­cia per­ma­nen­te de efec­ti­vos ar­ma­dos en los al­re­de­do­res del Par­que Rei­na Isa­bel, se­de del es­ta­dio olím­pi­co.

El Mun­dial con­ta­rá con una infraestructura de lu­jo. Sal­vo las prue­bas de mar­cha y el ma­ra­tón, to­das las com­pe­ten­cias se desa­rro­lla­rán en el Es­ta­dio Olím­pi­co, que se man­tie­ne im­pe­ca­ble tras la ci­ta de 2012 gra­cias a que su ad­mi­nis­tra­ción re­ca­yó en el West Ham Uni­ted, que ha­ce de lo­cal en la Pre­mier en el re­cin­to, pa­ra 60 mil es­pec­ta­do­res.

Así, sin de­jar de­ta­lles al azar, se pre­pa­ra Lon­dres pa­ra su gran ci­ta atlé­ti­ca. No ha­brá Bré­xit ni ame­na­za te­rro­ris­ta ca­paz de men­guar el en­tu­sias­mo de una ciu­dad acos­tum­bra­da a las gran­des ocasiones. Se res­pi­ran los Mun­dia­les.b

► El es­ta­dio Olím­pi­co de Lon­dres, don­de se dispu­tarán los Mun­dia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.