“Es necesario re­co­no­cer esa voz in­ter­na ma­ra­vi­llo­sa de las mu­je­res”

La ar­tis­ta me­xi­ca­na ha­bla con La Ter­ce­ra so­bre su con­cier­to de es­te do­min­go en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal jun­to a la chi­le­na Ana Ti­joux. También ex­pli­ca có­mo fue tra­ba­jar con Mon La­fer­te en su úl­ti­mo dis­co y por qué sus nuevas can­cio­nes na­cen des­de la me­lan­co­lía

La Tercera - - SOCIEDAD - Ma­tías de la Ma­za

El pri­mer en­cuen­tro de Li­la Downs y Ana Ti­joux so­bre un es­ce­na­rio chi­leno su­ce­dió en 2015, cuan­do la me­xi­ca­na se pre­sen­tó en el Tea­tro Nes­ca­fé de las Ar­tes e in­vi­tó a la ex Ma­ki­za pa­ra in­ter­pre­tar jun­tas una can­ción. “El ha­ber po­di­do to­car con Ana esa vez fue un ver­da­de­ro re­ga­lo”, ex­pli­ca Downs a La Ter­ce­ra, al te­lé­fono des­de Mé­xi­co.

Dos años más tar­de el re­en­cuen­tro se­rá más ex­ten­so: am­bas lle­ga­rán es­te do­min­go al Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go, con un con­cier­to do­ble don­de ca­da una pre­sen­ta­rá su re­per­to­rio: en el ca­so de la can­tau­to­ra me­xi­ca­na, su más re­cien­te dis­co, Sa­lón, lá­gri­mas y de­seo, pu­bli­ca­do es­te año, mien­tras que Ti­joux ha­rá lo pro­pio con su proyecto Ro­ja y Ne­gro, can­cio­nes de amor y desamor, que for­mó jun­to a los mú­si­cos Rai­mun­do San­tan­der y Ra­mi­ro Du­rán. Am­bos tra­ba­jos con el bo­le­ro co­mo eje cen­tral, lo que po­dría fa­ci­li­tar una co­la­bo­ra­ción so­bre el es­ce­na­rio. “Ve­re­mos qué es lo que sale. Las dos te­ne­mos can­cio­nes con las que per­fec­ta­men­te po­dría­mos ha­cer jun­tas; oja­lá se dé el tiem­po pa­ra ha­cer­lo”, ase­gu­ra Downs.

¿Có­mo se si­guió dan­do el acer­ca­mien­to con Ana Ti­joux des­de ese con­cier­to de 2015?

Te­ne­mos mu­chos ami­gos en co­mún y ade­más com­par­ti­mos a al­gu­nas per­so­nas con las que tra­ba­ja­mos. De to­das for­mas yo la he ido si­guien­do a ella y su ca­rre­ra. Es una per­so­na que tie­ne mu­cha sen­si­bi­li­dad y mu­cho ta­len­to en su ar­te. Es una poe­ta ver­da­de­ra.

En su úl­ti­mo dis­co co­la­bo­ra con otra chi­le­na, Mon La­fer­te. ¿Có­mo fue esa experiencia?

Fue al­go muy lin­do. La co­no­cí a ella en un fes­ti­val en el que coin­ci­di­mos en Ve­ra­cruz; se me acer­có y me con­tó que me es­cu­cha­ba des­de que ella to­da­vía es­ta­ba for­mán­do­se en Chi­le y eso me dio mu­chí­si­mo gus­to. Con mi ban­da te­ne­mos ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po una cer­ca­nía con una co­mu­ni­dad chi­le­na en Nueva York; el ba­te­ris­ta de mi gru­po es chi­leno, en­ton­ces te­ne­mos un ne­xo con Chi­le. Y me gus­ta mu­cho lo que ha­ce ella, es muy au­tén­ti­co. Su sen­ti­do vi­sual también es muy lla­ma­ti­vo. Me pa­re­ce que es una per­so­na muy ho­nes­ta.

Pa­re­cie­ra que siem­pre ha exis­ti- do una co­ne­xión en­tre la es­ce­na mu­si­cal chi­le­na y la me­xi­ca­na. ¿Por qué cree que su­ce­de eso?

Creo que es al­go muy la­ti­noa­me­ri­cano. En es­ta re­gión te­ne­mos los mis­mos pro­ble­mas y las mis­mas ben­di­cio­nes. Esa mez­cla en­tre la cul­tu­ra in­dí­ge­na y la cul­tu­ra eu­ro­pea. Hay un gé­ne­ro aquí en Mé­xi­co, de mi tie­rra, por­que yo soy del sur, de Oa­xa­ca, que se lla­ma “la chi­le­na”, que se ori­gi­nó por in­mi­gran­tes chi­le­nos y pe­rua­nos. Se pa­re­ce a la cue­ca y se bai­la también con una pa­ño­le­ta. Te­ne­mos una her­man­dad muy gran­de con Chi­le. Aquí gus­ta mu­cho que la can­ción chi­le­na sea com­pro­me­ti­da.

Su úl­ti­mo dis­co es bas­tan­te político y me­lan­có­li­co. ¿Qué ins­pi­ro esas can­cio­nes?

En par­te fue el he­cho que ha­ya ga­na­do el ra­cis­mo y el odio en el ve­cino de al nor­te (Es­ta­dos Uni­dos). Pe­ro me di cuen­ta que me fal­ta­ba, por de­cir­lo así, llo­rar. En Mé­xi­co a ve­ces de­ci­mos que hay que llo­rar con la bo­te­lla o con la gui­ta­rra pa­ra sa­car­se las co­sas de en­ci­ma. Y el ha­cer mú­si­ca ter­mi­nó sien­do te­ra­péu­ti­co. Es­te es un gru­po de can­cio­nes y bo­le­ros que sen­tía la in­quie­tud de can­tar, y que van con de­di­ca­to­ria a mi país, del cual me sien­to muy tris­te, por­que si­gue ha­bien­do men­ti­ras, hi­po­cre­sía y co­rrup­ción. A tra­vés de me­tá­fo­ras quie­ro ha­blar­le a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro por so­bre to­do a Mé­xi­co.

¿No sien­te op­ti­mis­mo de que las co­sas pue­dan co­men­zar a ir me­jor en Mé­xi­co y su en­torno?

Por su­pues­to que sí; yo soy una per­so­na que no pierde la fe y es al­go que tra­to de plas­mar en el dis­co. De cier­ta for­ma, sien­to que es un tra­ba­jo muy fe­me­nino. Las mu­je­res te­ne­mos eso de que nos pue­den pa­sar co­sas muy ma­las, que vi­vi­mos en nues­tra so­cie­dad día a día que nos van qui­tan­do li­ber­ta­des, pe­ro nun­ca per­de­mos nues­tra for­ta­le­za in­te­rior. Por eso es­te dis­co va de­di­ca­do a las mu­je­res, que a pe­sar de la os­cu­ri­dad sa­len ade­lan­te. Mues­tra có­mo la me­lan­co­lía pue­de con­ver­tir­se en luz. Es necesario re­co­no­cer esa voz in­ter­na ma­ra­vi­llo­sa que te­ne­mos las mu­je­res.

Las en­tra­das pa­ra el con­cier­to de Li­la Downs y Ana Ti­joux es­tán dis­po­ni­bles a tra­vés del sis­te­ma Tic­ke­tek, con va­lo­res en­tre $ 34.500 y $ 56.350.b

► La can­tau­to­ra me­xi­ca­na Li­la Downs pre­sen­ta­rá su nuevo dis­co es­te do­min­go en San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.