Te­bas Land: un Edi­po en la cu­na mo­der­na del pa­rri­ci­dio

Aplau­di­da en Ale­ma­nia, Fran­cia, In­gla­te­rra y Ar­gen­ti­na, la obra del uru­gua­yo Ser­gio Blan­co que re­es­cri­be la cé­le­bre tra­ge­dia grie­ga de­bu­ta es­te vier­nes en el GAM, en una ver­sión di­ri­gi­da por Lu­cía de la Ma­za.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pe­dro Baha­mon­des Ch.

UPor N pa­dre tor­tu­ra a su hi­jo apre­tán­do­le los de­dos en­tre las páginas de un li­bro, y es­te úl­ti­mo de­ci­de dar­le 21 es­to­ca­das con un te­ne­dor -una por ca­da año de su vi­da- has­ta ver­lo de­san­grar­se. “El pa­dre era una bes­tia. Un mons­truo. Le pe­ga­ba to­do el tiem­po. Lo tor­tu­ra­ba. In­clu­so en pú­bli­co. Lo hu­mi­lla­ba per­ma­nen­te­men­te. Les des­hi­zo la vi­da. A él y creo que también a su ma­dre. Es co­mo ló­gi­co que un día lo ha­ya eli­mi­na­do. Que un día ha­ya pues­to un freno a to­da esa es­pe­cie de cal­va­rio”, di­ce S, un co­no­ci­do dra­ma­tur­go que de­ci­de aban­do­nar la ex­cén­tri­ca Pa­rís pa­ra vol­ver a su tie­rra na­tal, en bus­ca del tes­ti­mo­nio que le da­rá san­gre y ver­dad a su pró­xi­ma obra.

S es, a to­das lu­ces, el más ní­ti­do re­fle­jo del dra­ma­tur­go uru­gua­yo Ser­gio Blan­co (1971), au­tor de La ira de Nar­ci­so y de Te­bas Land, un tex­to que des­de su apa­ri­ción en 2012 no so­lo im­pac­tó por su fres­ca aun­que bru­tal re­vi­si­ta a la tra­ge­dia grie­ga de Edi­po, sino que ade­más ex­pu­so una suer­te de ma­ni­fies­to mo­derno so­bre el queha­cer tea­tral y las múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des que sur­gen du­ran­te el pro­ce­so crea­ti­vo. La obra ya de­bu­tó en Ale­ma­nia, Fran­cia e In­gla­te­rra, don­de ob­tu­vo el pre­mio Off West End a la me­jor pro­duc­ción del año, y re­cien­te­men­te fue es­tre­na­da en Ar­gen­ti­na, don­de ade­más fue pu­bli­ca­da por la edi­to­rial cor­do­be­sa Do­cu­men­tA/Es­cé­ni­cas. Des­de es­te vier­nes 4, y por pri­me­ra vez en Chi­le, una ver­sión lo­cal lle­ga­rá al GAM ba­jo la di­rec­ción de Lu­cía de la Ma­za que con­ver­ti­rá a los ac­to­res Freddy Ara­ya y Lu­cas Bal­ma­ce­da en el escritor y el jo­ven pa­rri­ci­da.

Nun­ca sa­bre­mos cuán­to lle­va pre­so, pe­ro des­de que ase­si­nó a su pa­dre no han ce­sa­do las com­pa­ra­cio­nes en­tre el jo­ven Mar­tín San­tos y el des­ven­tu­ra­do pro­ta­go­nis­ta de la tra­ge­dia de Só­fo­cles. “El pa­rri­ci­dio es so­lo la pri­me­ra lec­tu­ra, lo más anec­dó­ti­co e im­pac­tan­te del tex­to”, di­ce De la Ma­za (1974). “Pe­ro una vez que lo leí­mos los tres jun­tos y nos pu­si­mos a en­sa­yar, nos atra­jo la for­ma en que des­nu­da el pro­ce­so crea­ti­vo, con el cual nos iden­ti­fi­ca­mos to­dos”. Agre­ga: ”La ur­gen­cia de ha­cer­la yo mis­ma y aho­ra, tie­ne que ver pri­me­ro con una in­quie­tud ar­tís­ti­ca mía, pe­ro también por­que el tex­to ins­ta­la otros te­mas, co­mo la vio­len­cia, la pa­ter­ni­dad y la lu­cha de cla­ses en un mundo hos­til co­mo el de hoy, en el que es ca­si im­po­si­ble sos­te­ner un en­cuen­tro sig­ni­fi­ca­ti­vo con otro”.

La jau­la

Es­tá la can­cha de bás­quet­bol en­re­ja­da en la que S y Mar­tín sos­ten­drán sus en­cuen­tros. También el es­cri­to­rio so­bre el que el au­tor es­cri­bi­rá la obra, y en me­dio de to­do, la sa­la en que se en­sa­ya­rá la mis­ma. En esas tres di­men­sio­nes pa­ra­le­las, aun­que in­se­pa­ra­bles la una de la otra, co­rre Te­bas Land. “La obra es­tá ar­ma­da co­mo pie­za de re­lo­je­ría”, opi­na Freddy Ara­ya. “El tex­to es co­mo una cé­lu­la: uno no so­lo es tes­ti­go de có­mo se afia­ta la re­la­ción en­tre am­bos, sino que ade­más ve el pro­ce­so de es­cri­tu­ra y mon­ta­je de la obra, y en la mis­ma na­rra­ción. Ese ha si­do el ma­yor de­sa­fío de mon­tar un tex­to co­mo es­te, que en­tre­cru­za lo que es ‘real’ y lo que no”, agre­ga. “Es co­mo si la obra co­men­za­ra mu­chas ve­ces, y siem­pre es la fi­gu­ra del pa­dre muer­to la que pro­vo­ca ten­sión en­tre Mar­tín y S”, di­ce Bal­ma­ce­da, quien ade­más de en­car­nar al pa­rri­ci­da, de un mo­men­to a otro se con­vier­te en el ac­tor que pro­ta­go­ni­za­rá la obra: “Ca­da vez que los dos lo­gran es­ta­ble­cer una re­la­ción más li­neal y hu­ma­na rea­pa­re­ce el fan­tas­ma del pa­dre -un cla­ro gui­ño a Ham­let-, y to­do se quie­bra”.

¿Cuán­do se em­pie­za real­men­te a es­cri­bir un tex­to?, le pre­gun­ta­ron en una en­tre­vis­ta a Ser­gio Blan­co en Ar­gen­ti­na. Y aun­que la mis­ma in­cóg­ni­ta ron­da el tex­to, pa­ra él la res­pues­ta es un mis­te­rio: “No se em­pie­za a es­cri­bir jus­ta­men­te en el mo­men­to en que uno la em­pie­za a es­cri­bir”, de­cla­ró. “Siem­pre di­go que Te­bas la em­pe­cé di­bu­jan­do, por­que una ma­ña­na vi en Pa­rís una can­cha de bás­quet en­re­ja­da, con unos chi­cos aden­tro, y pen­sé: qué bo­ni­to lu­gar pa­ra con­tar al­go, qui­zá sea uno de los es­pa­cios más tea­tra­les den­tro del ám­bi­to de­por­ti­vo”, si­guió. Lo pri­me­ro que hi­zo fue di­bu­jar en su cua­derno la mis­ma jau­la que ha­bía vis­to des­de su ven­ta­na. “Creo que uno em­pie­za a es­cri­bir una obra cuan­do de pron­to sien­te al­go ex­tra­ño, una es­pe­cie de enun­cia­ción que te vie­ne a de­cir que al­go va a pa­sar”, agre­gó. ●

► Freddy Ara­ya y Lu­cas Bal­ma­ce­da en­car­nan a un dra­ma­tur­go y al jo­ven que ma­tó a su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.