La gran­de­za de lo có­mi­co

LOS PER­SO­NA­JES DE DOVLÁTOV Y KADARÉ NO SON HÉ­ROES DE LA RE­SIS­TEN­CIA. POR EL CON­TRA­RIO, SON SU­JE­TOS CÓ­MI­COS, CA­RE­CEN DE CERTEZAS Y SON EN ESEN­CIA AMBIGUOS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ál­va­ro Ma­tus Pe­rio­dis­ta Gonzalo Ri­vas

Mi­lan Kun­de­ra plan­tea que lo trá­gi­co nos en­tre­ga con­sue­lo, al dar­nos la ilu­sión de la gran­de­za hu­ma­na. En cam­bio lo có­mi­co re­sul­ta más cruel: re­ve­la el sin­sen­ti­do de la exis­ten­cia, el ab­sur­do de to­do cuan­to nos ro­dea. An­tes lo ha­bía di­cho Io­nes­co: “Po­ca co­sa se­pa­ra lo ho­rri­ble de lo có­mi­co”. De pron­to es­tas pa­la­bras ayu­dan a com­pren­der por qué los es­cri­to­res có­mi­cos sue­len es­tar en se­gun­da fi­la res­pec­to de quie­nes re­ve­lan el sen­ti­do trá­gi­co de la vi­da. En la li­te­ra­tu­ra que se desa­rro­lló en los paí­ses de la ór­bi­ta so­vié­ti­ca es­ta si­tua­ción se apre­cia con ni­ti­dez. Y es ob­vio, por­que no hay na­da más di­fí­cil de com­pren­der que la iro­nía, esa luz te­nue que cu­bre una obra con una pá­ti­na de am­bi­güe­dad, in­cer­te­za y li­ge­ra de­ses­pe­ra­ción.

Un maes­tro en esa cuer­da fue Ser­guei Dovlátov, au­tor que vie­ne re­cién des­cu­brién­do­se, len­ta­men­te, al com­pás de las tra­duc­cio­nes rea­li­za­das por las editoriales Iku­sa­ger, Ful­gen­cio Pi­men­tel y Años­luz. Des­pués de es­tu­diar fi­lo­lo­gía en Le­nin­gra­do y ser­vir al Ejér­ci­to Ro­jo en­tre 1962 y 1965, se de­di­có al pe­rio­dis­mo, has­ta que en 1978 fue exi­lia­do. Un gran li­bro pa­ra en­trar en él es El com­pro­mi­so, que re­co­ge bue­na par­te de su ex­pe­rien­cia co­mo pe­rio­dis­ta en Ta­llin. Los cuen­tos co­mien­zan con una no­ta in­for­ma­ti­va que pue­de te­ner ocho lí­neas o una ca­ri­lla, y lue­go vie­ne el re­la­to pro­pia­men­te tal, que se ba­sa en el con­tex­to en que el na­rra­dor es­cri­bió la no­ti­cia o en las con­se­cuen­cias que és­ta pro­du­jo. En un tex­to hi­la­ran­te, por ejem­plo, al au­tor lo amo­nes­tan por co­lo­car los paí­ses que asis­tie­ron a un con­gre­so en or­den al­fa­bé­ti­co. El abe­ce­da­rio es “una pa­la­bra opor­tu­nis­ta”, di­ce su edi­tor, quien lo con­mi­na a se­guir una se­cuen­cia don­de pri­me­ro van los paí­ses so­vié­ti­cos y des­pués los ca­pi­ta­lis­tas. Des­de lue­go, los pro­ble­mas no ter­mi­nan con esa in­di­ca­ción… El na­rra­dor de Dovlátov po­see un es­cep­ti­cis­mo que lo ayu­da a de­tec­tar cuán­ta ma­qui­na­ción hay en el ma­ne­jo de la in­for­ma­ción, es de­cir, de la reali­dad. Esa dis­tan­cia que man­tie­ne con el po­der sub­ra­ya el ab­sur­do e in­vi­ta a pre­gun­tar­se ¿qué es un fun­cio­na­rio?, fi­gu­ra cen­tral en to­do to­ta­li­ta­ris­mo.

Es la mis­ma in­te­rro­gan­te que sub­ya­ce a los re­la­tos de Is­maíl Kadaré. Mi pre­fe­ri­do es “La his­to­ria de la li­ga al­ba­ne­sa de es­cri­to­res”, don­de un jo­ven que sue­ña con una pros­ti­tu­ta es en­via­do a una in­dus­tria tex­til por su re­la­ja­mien­to del es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio. El tra­ba­jo en la fá­bri­ca, sin em­bar­go, no ha­ce más que acen­tuar su ex­cen­tri­ci­dad, qui­zá la me­jor ma­ne­ra de es­qui­var la vul­ga­ri­dad de los bu­ró­cra­tas.

Los per­so­na­jes de Dovlátov y Kadaré no son hé­roes de la re­sis­ten­cia. Muy por el con­tra­rio, son su­je­tos có­mi­cos: ca­re­cen de certezas y son en esen­cia ambiguos: obe­de­cen, pe­ro al mis­mo tiem­po son in­ca­pa­ces de obe­de­cer y de com­pro­me­ter­se con los ob­je­ti­vos que exi­gen sus su­pe­rio­res. Esa re­ser­va de in­di­vi­dua­li­dad, en un sis­te­ma que pre­ten­día bo­rrar las fron­te­ras en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co, los vuel­ve en­tra­ña­bles, o sen­ci­lla­men­te hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.