Tec­no­lo­gías 4.0 ¿Po­lí­ti­cas 1.0?

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

El lu­nes pa­sa­do, Any, la se­cre­ta­ria del CNID, lle­gó tar­de a tra­ba­jar. Su ma­dre, de 71 años, se ca­yó en su ca­sa. Es­tu­vo más de seis ho­ras in­ha­bi­li­ta­da en el sue­lo, con la ca­de­ra que­bra­da, y pa­só a for­mar par­te una cruel estadística: ca­da año, ca­si un ter­cio de los adul­tos ma­yo­res su­fre una caí­da, y en­tre el 20 y 30% ter­mi­na con da­ños. Pe­ro, ¿qué pa­sa­ría si una pul­se­ra con un sen­sor de mo­vi­li­dad pu­die­ra mo­ni­to­rear un mo­vi­mien­to brus­co en adul­tos que vi­ven so­los? No es una tec­no­lo­gía de­ma­sia­do ca­ra, y eso le aho­rra­ría an­gus­tias a sus fa­mi­lia­res (que re­ci­bi­rían una aler­ta en su ce­lu­lar en ca­so de ac­ci­den­te) y cien­tos de mi­llo­nes de pe­sos anua­les a los ser­vi­cios de sa­lud.

Pa­re­ce le­jano, pe­ro no lo es tan­to. Así co­mo hoy los pa­ne­les so­la­res se pa­gan vía sub­si­dio en mi­les de vi­vien­das so­cia­les en Chi­le, no se­ría di­fí­cil pen­sar que el Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sal) in­vir­tie­ra en un sis­te­ma de mo­ni­to­reo pa­ra an­cia­nos. Dos con­di­cio­nes son ne­ce­sa­rias pa­ra apro­ve­char las gran­des opor­tu­ni­da­des que nos brin­dan las nue­vas tec­no­lo­gías. La pri­me­ra es que dis­pon­ga­mos de una au­tén­ti­ca red de In­ter­net de ban­da an­cha. La se­gun­da es que re­pen­se­mos nues­tras po­lí­ti­cas pú­bli­cas te­nien­do en cuen­ta el cam­bio de pa­ra­dig­ma que ofre­ce es­te nue­vo es­ce­na­rio tec­no­ló­gi­co.

Es lo que ocu­rrió en 2008 en el Hos­pi­tal Las Hi­gue­ras. En esa épo­ca, las lis­tas de es­pe­ra pa­ra es­pe­cia­lis­tas lle­ga­ban a ser de un año y me­dio. Así na­ció el pro­gra­ma de Te­le­me­di­ci­na Ga­li­leo, que par­tió aten­dien­do las con­sul­tas de los hos­pi­ta­les de San Car­los y Cu­ra­ni­lahue, y que en 2010 ya ha­bía dis­mi­nui­do los tiem­pos de ac­ce­so a la pri­me­ra res­pues­ta del es­pe­cia­lis­ta ¡a 54 ho­ras!

No so­lo eso, en los hos­pi­ta­les y Ces­fam de la Red de Sa­lud Tal­cahuano se ins­ta­la­ron uni­da­des te­le­mé­di­cas pa­ra per­mi­tir la in­ter­ac­ción en tiem­po real a tra­vés de vi­deo, y en­tre­na­ron a en­fer­me­ras pa­ra eje­cu­tar exá­me­nes que an­tes eran pri­va­ti­vos del car­dió­lo­go. Es­to ha per­mi­ti­do, en­tre 2012 y 2016, más de 76 mil te­le­transac­cio­nes de sa­lud y ya hay 65 es­ta­ble­ci­mien­tos que pue­den ac­ce­der vía vir­tual a es­pe­cia­lis­tas de Las Hi­gue­ras. El mo­de­lo tu­vo tal éxi­to que en 2015 el Min­sal de­ci­dió ge­ne­rar un sis­te­ma pa­ra que se trans­for­me en po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

Tam­bién hay ca­sos del sec­tor pri­va­do: hoy Chi­le ex­por­ta un sis­te­ma re­vo­lu­cio­na­rio que de­tec­ta -sin la in­ter­ven­ción de un mé­di­co- una de las prin­ci­pa­les cau­sas de pér­di­da de vi­sión y ce­gue­ra: la re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca. El DART con­sis­te en to­mar una fo­to a la re­ti­na pa­ra des­car­tar a los pa­cien­tes sa­nos, de mo­do que el of­tal­mó­lo­go so­lo vea a los que sí ne­ce­si­tan tra­ta­mien­to. Es­to, con el con­si­de­ra­ble aho­rro de re­cur­sos que im­pli­ca.

Las tec­no­lo­gías nos en­tre­gan he­rra­mien­tas con al­to im­pac­to y ca­da vez más ba­ra­tas. El que las use­mos pa­ra au­men­tar el bie­nes­tar co­lec­ti­vo y fa­vo­re­cer la igual­dad de ac­ce­so a bie­nes y ser­vi­cios esen­cia­les de­pen­de de que de­mos un sal­to en la for­ma en que pen­sa­mos y di­se­ña­mos las po­lí­ti­cas. Con tec­no­lo­gías 4.0 no po­de­mos se­guir en un mun­do de po­lí­ti­cas 1.0. De­be­mos di­se­ñar nues­tras po­lí­ti­cas en áreas co­mo sa­lud, edu­ca­ción o vi­vien­da no so­lo pen­san­do en co­rre­gir de­fi­cien­cias del pa­sa­do, sino tam­bién en las opor­tu­ni­da­des de un pre­sen­te tec­no­ló­gi­co que de­be­mos apren­der a apro­ve­char me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.