La DC de­ci­de su fu­tu­ro

LA DC SE JUE­GA SU OP­CIÓN DE GRAVITAR EN EL FU­TU­RO. POR ELLO, NE­CE­SI­TA DE­MOS­TRAR QUE ES UNA FUERZA AU­TÓ­NO­MA, QUE NO ACEP­TA CONDICIONAMIENTOS EX­TER­NOS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ser­gio Mu­ñoz Ri­ve­ros Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Es cier­to que, a ve­ces, las cri­sis son opor­tu­ni­da­des. Po­dría ser así en el ca­so de la DC si sus lí­de­res son ca­pa­ces de su­pe­rar las ac­tua­les di­fi­cul­ta­des y dar un nue­vo im­pul­so a su par­ti­do. No es sen­ci­llo, ha ha­bi­do mu­chas con­fu­sio­nes, pe­ro Ca­ro­li­na Goic cre­ció en la es­ti­ma­ción ciu­da­da­na en es­tos días al es­ta­ble­cer un pun­to de ten­sión éti­ca res­pec­to de lo in­con­gruen­te que era con­de­nar la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar y re­pos­tu­lar al dipu­tado Rin­cón. De­mos­tró in­te­gri­dad en tiem­pos en los que pre­do­mi­nan la bús­que­da de ven­ta­jas per­so­na­les y los ne­go­cios de gru­po. El ejem­plo más cho­can­te es el de los dipu­tados dis­pues­tos a ven­der el al­ma al dia­blo con tal de con­ser­var sus car­gos, co­mo nu­me­ro­sos de la Nue­va Ma­yo­ría, que sien­ten pa­vor an­te el fin del ci­clo ba­che­le­tis­ta y la apa­ri­ción del fan­tas­ma del sis­te­ma pro­por­cio­nal.

La ima­gen de la DC se hi­zo bo­rro­sa en es­tos años de­bi­do a la ex­pe­rien­cia de ha­ber­se in­te­gra­do a una coa­li­ción ex­tra­ña e in­ver­te­bra­da, en la que siem­pre fue mi­ra­da con des­con­fian­za. For­mó par­te de un go­bierno so­bre cu­yo rum­bo no pu­do in­fluir, le cos­tó ex­pre­sar sus pun­tos de vis­ta y de­bió so­por­tar la agre­si­vi­dad de los re­pre­sen­tan­tes del pro­gre­sis­mo de re­tro­ex­ca­va­do­ra, que ac­tua­ban con­ven­ci­dos de te­ner la lla­ve del fu­tu­ro. Se ven le­ja­nos los días de la so­ber­bia re­fun­da­cio­nal, y so­lo han pa­sa­do cua­tro años.

Es­tos son los he­chos: 1) En mar­zo pró­xi­mo, ya no es­ta­rá Mi­che­lle Ba­che­let; 2) el an­ti­guo eje DC-PS, que dio sus­ten­to a los go­bier­nos con­cer­ta­cio­nis­tas, es co­sa el pa­sa­do; 3) los bron­cos ope­ra­do­res del PS es­tán con­ten­tos de que la DC ya no es­té, pa­ra así po­der for­mar un fren­te de iz­quier­da “co­mo los de an­tes”; 4) es al­ta­men­te pro­ba­ble que la de­re­cha vuel­va a La Moneda en mar­zo.

En ese con­tex­to, la DC se jue­ga hoy su po­si­bi­li­dad de gravitar en el fu­tu­ro. Y por ello, ne­ce­si­ta de­mos­trar que es una fuerza au­tó­no­ma, que no acep­ta condicionamientos ex­ter­nos, que es­tá dis­pues­ta a pe­lear por el fa­vor de los ciu­da­da­nos con sus pro­pias ban­de­ras. Eso es con­tra­dic­to­rio con la idea de ar­mar una lis­ta par­la­men­ta­ria con gru­pos de ex­tre­ma iz­quier­da, me­jor di­cho es in­com­pren­si­ble. Si la DC quie­re ha­cer­se res­pe­tar, tie­ne que res­pe­tar­se a sí mis­ma.

La de­ci­sión de Ca­ro­li­na Goic de re­to­mar su cam­pa­ña, sig­ni­fi­ca que se acre­cen­ta­rá la res­pon­sa­bi­li­dad de los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos de dar la ba­ta­lla de no­viem­bre con to­das sus fuer­zas, lo que exi­ge des­pe­jar cual­quier am­bi­güe­dad o equí­vo­co que da­ñe su pos­tu­la­ción.

Mu­chos ciu­da­da­nos se pre­gun­tan hoy si tie­nen vi­gen­cia las con­vic­cio­nes en las lu­chas par­ti­da­rias; si im­por­tan los va­lo­res, las ideas y la de­fen­sa del bien co­lec­ti­vo; si hay al­gún es­pa­cio pa­ra la no­ble­za en la po­lí­ti­ca. Son las pre­gun­tas que Ca­ro­li­na Goic in­ten­ta res­pon­der en las pa­la­bras y en los he­chos. En reali­dad, los lí­de­res que de­fien­den prin­ci­pios y mues­tran en­te­re­za pa­ra dar las ba­ta­llas di­fí­ci­les, son los que ins­pi­ran ver­da­de­ro res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.