Re­for­ma in­te­gral al sis­te­ma notarial del país

Los me­ca­nis­mos de de­sig­na­ción de los no­ta­rios, la du­ra­ción en el car­go y los aran­ce­les son al­gu­nas de las ma­te­rias in­su­fi­cien­te­men­te re­gu­la­das.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Por razones que tie­nen que ver con nues­tro sis­te­ma le­gal y tam­bién por­que en Chi­le exis­te una ba­ja con­fian­za in­ter­per­so­nal, una se­rie de trá­mi­tes to­da­vía re­quie­ren que un ter­ce­ro, nom­bra­do por el Es­ta­do, dé fe de ellos. Es así co­mo no­ta­rios, con­ser­va­do­res y ar­chi­ve­ros ju­di­cia­les cum­plen un rol im­por­tan­te en múl­ti­ples ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, ya sea por man­da­to le­gal o por sim­ple cos­tum­bre. Sin em­bar­go, es­ta prác­ti­ca, que so­lo exis­te en al­gu­nos paí­ses, in­cre­men­ta los cos­tos de transac­ción -en tiem­po y di­ne­ro- y pe­se que han si­do va­rios los es­fuer­zos por re­for­mar el sis­te­ma, nin­gún go­bierno ha po­di­do lle­var­lo a ca­bo, lo que va en de­tri­men­to de los usua­rios.

Una re­for­ma in­te­gral a los que la ley de­no­mi­na co­mo au­xi­lia­res de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia de­bie­ra con­si­de­rar di­fe­ren­tes as­pec­tos. Por ejem­plo, el mé­to­do de de­sig­na­ción y su du­ra­ción, la can­ti­dad de trá­mi­tes que la ley exi­ge que sean rea­li­za­dos an­te no­ta­rios, el sis­te­ma de pre­cios, de con­trol de ca­li­dad y la au­to­ma­ti­za­ción de cier­tos ser­vi­cios, son par­te de los te­mas so­bre los que se de­bie­se le­gis­lar. En el ca­so de otros mer­ca­dos re­gu­la­dos to­dos es­tos ele­men­tos es­tán ri­gu­ro­sa­men­te nor­ma­dos de mo­do de pro­te­ger al con­su­mi­dor, por ejem­plo, del po­der mo­no­pó­li­co del que go­zan las em­pre­sas de ser­vi­cios bá­si­cos. Sin em­bar­go, en el ca­so de no­ta­rios, con­ser­va­do­res y ar­chi­ve­ros no pa­re­ce ser el mis­mo cri­te­rio el que guía la de­fi­ni­ción de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

Tras la acer­ta­da pro­pues­ta del go­bierno de in­tro­du­cir un cen­te­nar de nue­vas no­ta­rías, dos han si­do las prin­ci­pa­les du­das que se han le­van­ta­do. La Cor­te Su­pre­ma ha ad­ver­ti­do que las cor­tes de ape­la­cio­nes no cuen­tan con re­cur­sos pa­ra ejer­cer su la­bor fis­ca­li­za­do­ra en el fun­cio­na­mien­to de es­tos or­ga­nis­mos; en tan­to, di­ver­sos ac­to­res po­lí­ti­cos han he­cho ver el ries­go de que las de­sig­na­cio­nes fa­vo­rez­can a un sec­tor en par­ti­cu­lar. Am­bas pre­ven­cio­nes no ha­cen más que con­fir­mar la ne­ce­si­dad de re­for­mar el sis­te­ma. De­be do­tar­se de los re­cur­sos pa­ra que las cor­tes pue­dan fis­ca­li­zar ade­cua­da­men­te y no ex­cu­sar­se en ello pa­ra man­te­ner un nú­me­ro in­su­fi­cien­te de ofi­ci­nas. Por su par­te, pa­ra evi­tar que el nom­bra­mien­to de no­ta­rios y con­ser­va­do­res res­pon­da a afi­ni­da­des po­lí­ti­cas, cual­quie­ra sea el go­bierno al que le to­que nom­brar­los, de­bie­se ac­tuar de ma­ne­ra pru­den­te y es de­ber de la opo­si­ción fis­ca­li­zar que di­chos nom­bra­mien­tos sean los idó­neos.

De es­te mo­do, de­be apo­yar­se la am­plia­ción del nú­me­ro de no­ta­rías, con­ser­va­do­res y ar­chi­ve­ros pro­pues­ta por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, so­bre la ba­se de que ello es una me­di­da útil no so­lo en fa­vor de los usua­rios –al me­nos 14 co­mu­nas de las cer­ca de 60 que ac­tual­men­te no tie­nen co­ber­tu­ra de no­ta­rios sí la ten­drían- sino que tam­bién co­mo una for­ma de evi­tar que las ac­tua­les ofi­ci­nas pier­dan los in­cen­ti­vos pa­ra en­tre­gar un ser­vi­cio de ca­li­dad. Sin em­bar­go, es­ta pro­pues­ta no de­be de­jar en se­gun­do plano la ur­gen­te ne­ce­si­dad de mo­der­ni­za­ción in­te­gral del Es­ta­do en es­tas ma­te­rias. Pa­ra ello se de­be to­mar co­mo in­su­mo los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción que abrió la Fis­ca­lía Na­cio­nal Eco­nó­mi­ca pa­ra in­da­gar el mer­ca­do de las no­ta­rías. Jun­to con es­tas re­for­mas, el Es­ta­do de­be avan­zar en una ur­gen­te mo­der­ni­za­ción ba­sa­da en las nue­vas tec­no­lo­gías.

Cri­sis en Ve­ne­zue­la re­quie­re in­ter­ven­ción in­ter­na y ex­ter­na

El ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro no so­lo lle­vó ade­lan­te la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te el do­min­go sino que ade­más vol­vió a arres­tar a los di­si­den­tes Leo­pol­do Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma, pe­se a la pre­sión in­ter­na y al repudio de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

El País. An­drea Riz­zi, Es­pa­ña | 31.07.17

In­clu­so en ca­sos de gran cohe­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal co­mo, en cir­cuns­tan­cias di­fe­ren­tes, el del Su­dá­fri­ca del apart­heid, hi­cie­ron fal­ta un Man­de­la y un De Klerk. La so­lu­ción real so­lo pue­de bro­tar des­de den­tro, en Ve­ne­zue­la.

The Glo­be and Mail. R. Haus­mann | 01.08.17

Pe­ro los pro­ble­mas de Ve­ne­zue­la no son so­lo po­lí­ti­cos. Ha­cer fren­te a la ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca sin pre­ce­den­tes que el go­bierno ha cau­sa­do tam­bién re­que­ri­rá del apo­yo con­cer­ta­do de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

El Tiem­po. Co­lom­bia | 01.08.2017

Es­te inevi­ta­ble sal­to al va­cío del go­bierno se ex­pli­ca en la me­di­da en que se per­ci­be que ya no hay re­ver­sa en su pro­yec­to, pues se en­tien­de que si la cú­pu­la cha­vis­ta de­ja el po­der el des­tino pa­ra ellos se­rá, inexo­ra­ble­men­te, la cár­cel o el exi­lio. En esa ló­gi­ca, tie­nen que avan­zar en un pro­yec­to que les ga­ran­ti­ce im­pu­ni­dad mien­tras pue­dan re­sis­tir la for­mi­da­ble pre­sión ciu­da­da­na y la ver­güen­za in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.