Ver­da­des ocul­tas: imá­ge­nes des­an­ge­la­das

La Tercera - - PORTADA - Por Al­va­ro Bi­sa­ma

Va ser di­fí­cil que otra te­le­se­rie de las 15 ho­ras pue­da lle­gar a te­ner el im­pac­to que con­si­guió Aman­da. No so­lo era un dra­ma im­pla­ca­ble sino que tam­bién, a la an­ti­gua usan­za, fue ca­paz de en­tre­gar una se­rie de mo­men­tos inol­vi­da­bles que que­da­ron gra­ba­dos en la cul­tu­ra po­pu­lar. Ahí no so­lo des­ta­can ese fi­nal fe­roz don­de la he­roí­na era acu­chi­lla­da sino que tam­bién la fa­mo­sa es­ce­na don­de el vi­llano era ata­ca­do por un to­ro, lo que lo de­ja­ría he­ri­do y tuer­to, ho­mo­lo­gan­do la de­for­mi­dad fí­si­ca con la mo­ral del per­so­na­je y con­fir­man­do que ver di­cho cu­le­brón era so­me­ter­se a una ex­pe­rien­cia lí­mi­te, as­fi­xian­te y ca­tár­ti­ca a tra­vés de un des­plie­gue de vio­len­cia y te­rror, tan inau­di­to co­mo ori­gi­nal en sus per­tur­ba­cio­nes.

Por lo mis­mo es en­ten­di­ble que Ver­da­des ocul­tas, la te­le­no­ve­la que la reem­pla­zó en Mega, ten­ga un tono más so­se­ga­do. Eso tie­ne que ver con el he­cho de que se tra­ta de una te­le­se­rie más bien pre­de­ci­ble, cons­trui­da so­bre la idea de dos her­ma­nas se­pa­ra­das (una fue ven­di­da por la ma­dre a una fa­mi­lia ri­ca en la in­fan­cia) que se odian pues ter­mi­na­ron vi­vien­do en lu­ga­res opues­tos de la es­ca­la so­cial. To­do el sen­ti­do del pro­gra­ma des­can­sa así en los en­cuen­tros y des­en­cuen­tros de las dos pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les (Ca­mi­la Hi­ra­ne y Car­men Za­ba­la), que se to­pan en el es­pa­cio ce­rra­do de un ba­rrio san­tia­guino. Con ello, no ve­mos ja­más una tra­ge­dia san­grien­ta sino, por el con­tra­rio, un me­lo­dra­ma más o me­nos ge­né­ri­co don­de la tra­ma se dis­pa­ra jus­ta­men­te a par­tir de los con­flic­tos amo­ro­sos de las pro­ta­go­nis­tas, atra­pa­das en un jue­go de espejos que re­fle­jan los se­cre­tos fa­mi­lia­res que las de­fi­nen en me­dio de un mun­do ha­bi­ta­do por pa­re­jas cru­za­das, ma­los de ba­rrio, adul­tos in­ma­du­ros y mi­llo­na­rios tan frí­vo­los co­mo cli­chés.

Por lo mis­mo, lo más re­le­van­te del cu­le­brón pue­de te­ner que ver con otra co­sa; con el re­torno de ac­to­res clá­si­cos a la pan­ta­lla: Mar­ce­la Me­del, Vi­via­na Ro­drí­guez y Mau­ri­cio Pe­su­tic. Me­del fun­cio­na per­fec­to co­mo la ma­dre asus­ta­da por la cul­pa que le da el he­cho de ha­ber ven­di­do a una de sus hi­jas y Ro­drí­guez co­mo una vi­lla­na que ape­nas pue­de con­te­ner sus de­seos que ca­si no en­tien­de (es im­po­si­ble no ver en ella en la som­bra de Car­mi­na de Ave­ni­da Brasil). Pe­su­tic es un ca­so apar­te. Co­mo siem­pre, es ca­paz de dar­le a su per­so­na­je una com­ple­ji­dad ines­pe­ra­da al pre­sen­tar un hom­bre de­mo­li­do por su pro­pia vi­da fa­mi­liar, un pa­dre de fa­mi­lia que co­que­tea con el al­cohol mien­tras se ex­hi­be co­mo otra de las víc­ti­mas si­len­cio­sas de la tra­ma. Y si bien su ca­rac­te­ri­za­ción trae de vuel­ta su prin­ci­pa­les tics, es­tos apa­re­cen pa­ra dar­le una pro­fun­di­dad al per­so­na­je, en­ter­ne­ce­dor en su de­rro­ta co­ti­dia­na, con­mo­ve­dor en su so­le­dad de fo­lle­tín.

Gra­cias a ellos, Ver­da­des ocul­tas se ex­hi­be co­mo un dra­ma sor­do que en­cuen­tra sus me­jo­res mo­men­tos cuan­do se mues­tra co­mo una co­lec­ción de trau­mas irre­so­lu­tos, y ape­nas ver­ba­li­za­dos, en emo­cio­nes que, an­tes que pre­sen­tar­se co­mo un es­ta­lli­do, des­can­san en las mi­ra­das y ges­tos de los ac­to­res tra­tan­do de en­con­trar­le sen­ti­do a lo que es­tán re­pre­sen­tan­do. Aque­llo es qui­zás lo más atra­yen­te de la te­le­se­rie; esas ano­ta­cio­nes al azar que Me­del, Ro­dri­guez y Pe­su­tic despliegan pa­ra dar­le pro­fun­di­dad y una cuo­ta no me­nor de tris­te­za a la tra­ma.

Esa tris­te­za de­fi­ne lo que ve­mos en pan­ta­lla, es­ta­ble­ce cer­ca­nías y se di­bu­ja co­mo una pá­ti­na agridulce so­bre las trai­cio­nes de las que es­tá lle­na la tra­ma. Lo que le que­da al pú­bli­co son en­ton­ces imá­ge­nes des­an­ge­la­das, co­mo si los des­en­cuen­tros en­tre las pro­ta­go­nis­tas co­mo mo­tor de la tra­ma so­lo pu­die­sen fun­cio­nar al la­do de la ar­qui­tec­tu­ra del ci­té don­de trans­cu­rre la tra­ma, que pa­re­ce sa­li­do de una no­ve­la de los 50, y del mo­do en que Pe­su­tic se aban­do­na a la be­bi­da pa­ra bus­car al­go de paz, in­ca­paz de so­por­tar­se a sí mis­mo y a los que lo ro­dean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.