Goic y DC: úl­ti­ma en­cru­ci­ja­da

LO MÁS NO­TA­BLE ES LA ESCASA CON­CIEN­CIA QUE LA DC TEN­DRÍA DE QUE ÉS­TA ES PRO­BA­BLE­MEN­TE SU ÚL­TI­MA EN­CRU­CI­JA­DA AN­TES DE SER EXPULSADA A LOS LI­BROS DE HIS­TO­RIA.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Jo­sé Joa­quín Brun­ner Aca­dé­mi­co UDP y ex­mi­nis­tro

La DC es­tá en una en­cru­ci­ja­da, es­to es: (i) un lu­gar en don­de se cru­zan dos o más ca­mi­nos; (ii) una oca­sión que se apro­ve­cha pa­ra ha­cer da­ño a al­guien, em­bos­ca­da, ase­chan­za; (iii) una si­tua­ción di­fí­cil en que no se sa­be qué con­duc­ta se­guir (RAE).

El más gra­vi­tan­te de es­tos sig­ni­fi­ca­dos es el pri­me­ro; pun­to de en­cuen­tro de di­ver­sos ca­mi­nos en­tre los cua­les hay que op­tar. ¿Man­te­ner­se co­mo miem­bro de la Nue­va Ma­yo­ría (NM) o de­fi­ni­da­men­te se­guir por fue­ra de di­cho conglomerado? ¿Den­tro del go­bierno co­mo par­te del pac­to ori­gi­nal o, por cam­bio de las cir­cuns­tan­cias, so­lo apo­yán­do­lo en el par­la­men­to o a tra­vés de al­gu­nos téc­ni­cos en car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad sec­to­rial?

La ac­tual si­tua­ción re­sul­ta in­sos­te­ni­ble; es­tar den­tro y fue­ra de la coa­li­ción al mis­mo tiem­po. Ser par­te del go­bierno a la ca­be­za de su co­mi­té po­lí­ti­co, cu­ya es­tra­te­gia de con­ti­nui­dad sin em­bar­go se bus­ca de­rro­tar. Con­tra­dic­cio­nes co­mo és­tas tor­nan in­com­pren­si­ble el men­sa­je que la DC pre­ten­de trans­mi­tir.

Más al fon­do: ¿Qué al­ter­na­ti­va de fu­tu­ro ofre­ce la DC a la so­cie­dad y sus di­ver­sos es­tra­tos me­dios? ¿Un pac­to con la mis­ma NM cu­yo pro­gra­ma y equi­pos han hos­ti­li­za­do a esos gru­pos, de los cua­les des­con­fían y cu­yas de­man­das y cul­tu­ra me­nos­pre­cian? A su turno, ¿qué ra­cio­na­li­dad y cohe­ren­cia po­see el acuer­do bus­ca­do con dos agru­pa­cio­nes mar­gi­na­les del la­do iz­quier­do de la NM? En su­ma, ¿ha­cia dón­de apun­ta la DC? ¿Ha­cia un “ca­mino pro­pio”, pe­ro ali­nea­do con cuál de sus co­rrien­tes in­ter­nas? ¿Ha­cia el “cen­tro”, pe­ro en­tre cuá­les ex­tre­mos, aho­ra que la vie­ja car­to­gra­fía es­tá por ir­se al des­ván de los re­cuer­dos?

En­cru­ci­ja­da pue­de ser tam­bién una em­bos­ca­da o ma­qui­na­ción, co­mo han exis­ti­do en abun­dan­cia a lo lar­go del equí­vo­co ca­mino ele­gi­do por la DC. La más se­ria ase­chan­za son sus pro­pias va­ci­la­cio­nes e in­de­fi­ni­cio­nes na­ci­das de con­flic­tos en­tre cau­di­llos, frac­cio­nes, co­rrien­tes, fa­mi­lias, po­si­cio­nes e ideo­lo­gías. No se sa­be quién con­du­ce ni ha­cia qué lu­gar. ¿Par­ti­do de cua­dros o de ma­sas? ¿Rup­tu­ris­ta o re­for­mis­ta? ¿De re­no­va­ción po­lí­ti­ca o de cruzada mo­ral? ¿De pro­yec­to in­te­lec­tual o de re­des clien­te­la­res?

Por úl­ti­mo, la DC y su can­di­da­ta pre­si­den­cial -a quien res­pal­do con la es­pe­ran­za de su­pe­rar el ac­tual bi­no­mi­na­lis­mo ideo­ló­gi­co de ti­po blan­co o ne­gro, iz­quier­da es­ta­tis­ta o de­re­cha neo­li­be­ral- se en­cuen­tran en una si­tua­ción di­fí­cil en que no sa­ben qué con­duc­ta se­guir (ter­cer sen­ti­do de en­cru­ci­ja­da). Goic de­di­ca más tiem­po a las es­ca­ra­mu­zas in­ter­nas que a co­mu­ni­car una pro­pues­ta. Aún no le­van­ta vue­lo, pues un pe­sa­do las­tre -las di­vi­sio­nes y re­sis­ten­cias de su pro­pio par­ti­do- la man­tie­ne atra­pa­da en la am­bi­güe­dad.

Lo más no­ta­ble es la escasa con­cien­cia que la DC pa­re­ce te­ner de que és­ta es pro­ba­ble­men­te la úl­ti­ma en­cru­ci­ja­da que en­fren­ta an­tes de ser expulsada ha­cia los li­bros de his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.