Am­bi­güe­da­des en im­ple­men­ta­ción de ley la­bo­ral

Ur­ge que los tri­bu­na­les del tra­ba­jo asu­man el rol que les co­rres­pon­de, pa­ra evi­tar que las de­ci­sio­nes la­bo­ra­les que­den ra­di­ca­das so­lo en el ám­bi­to po­lí­ti­co.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma la­bo­ral ha am­pli­fi­ca­do la in­cer­ti­dum­bre que por sí so­los cau­san los pro­fun­dos cam­bios que en ella se es­ta­ble­cen. Chi­le que­dó en­tre los cua­tro paí­ses de la Ocde con la huel­ga más ex­tre­ma, con res­tric­cio­nes du­ran­te el pro­ce­so de ne­go­cia­ción, con in­cen­ti­vos per­ver­sos ha­cia el con­flic­to en­tre las par­tes y con di­ri­gen­cias sin­di­ca­les con po­de­res de ve­to a la ges­tión em­pre­sa­rial.

Sin em­bar­go, los pro­ble­mas pa­ra las em­pre­sas es­tán le­jos de ter­mi­nar en el nue­vo tex­to le­gal. Los enor­mes espacios de am­bi­güe­da­des -ad­ver­ti­dos por ex­per­tos en de­re­cho la­bo­ral, eco­no­mis­tas y gre­mios em­pre­sa­ria­les- han de­ri­va­do en ma­yor in­cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca al mo­men­to de co­men­zar un pro­ce­so de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y, co­mo con­se­cuen­cia, a una ma­yor ju­di­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les.

Un ele­men­to que co­bró es­pe­cial re­le­van­cia con la prohi­bi­ción del re­em­pla­zo en huel­ga es la co­rrec­ta ca­li­fi­ca­ción de los ser­vi­cios mí­ni­mos. Si pre­vio al pro­ce­so de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va no exis­te acuer­do en­tre las par­tes, cual­quie­ra de ellas po­drá re­que­rir pro­nun­cia­mien­to de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo (DT) quien po­drá ba­sar­se en in­for­mes téc­ni­cos pa­ra emi­tir una “opi­nión fun­da­da” que in­ten­te zan­jar el desacuer­do. Es­to es jus­ta­men­te lo que ocu­rrió en el ca­so de la em­pre­sa pe­rio­dís­ti­ca El Mer­cu­rio S.A.P., que lue­go de efec­tuar el pro­ce­so an­tes des­cri­to re­ci­bió el pro­nun­cia­mien­to de la DT so­bre los ser­vi­cios mí­ni­mos que po­drían ope­rar du­ran­te una huel­ga en su sec­tor: so­lo un guar­dia en la ca­se­ta de se­gu­ri­dad.

Pe­ro lo real­men­te preo­cu­pan­te vino des­pués. La re­fe­ri­da em­pre­sa pre­sen­tó una de­man­da de pro­ce­di­mien­to mo­ni­to­rio en los Tri­bu­na­les La­bo­ra­les, los que se de­cla­ra­ron in­com­pe­ten­tes pa­ra re­vi­sar la cau­sa, pe­se a que el có­di­go la­bo­ral ex­pre­sa­men­te se­ña­la que en­tre las com­pe­ten­cias de los Juz­ga­dos de Le­tras del Tra­ba­jo se en­cuen­tran “las cues­tio­nes sus­ci­ta­das en­tre em­plea­do­res y tra­ba­ja­do­res por apli­ca­ción de las nor­mas la­bo­ra­les” o “las re­cla­ma­cio­nes que pro­ce­dan con­tra re­so­lu­cio­nes dic­ta­das por autoridades ad­mi­nis­tra­ti­vas en ma­te­rias la­bo­ra­les”.

A lo an­te­rior se su­ma la escasa pre­sen­cia de or­ga­nis­mos sec­to­ria­les pa­ra ele­var con­si­de­ra­cio­nes téc­ni­cas al mo­men­to de ca­li­fi­car los ser­vi­cios mí­ni­mos, so­bre to­do por­que la DT ha sos­la­ya­do en di­ver­sos ca­sos la opi­nión de los reguladores.

De per­sis­tir la ne­ga­ti­va de los tri­bu­na­les la­bo­ra­les, as­pec­tos cla­ves pa­ra la con­ti­nui­dad ope­ra­cio­nal de las em­pre­sas, co­mo la de­fi­ni­ción de ser­vi­cios mí­ni­mos, no so­lo que­da­rán fue­ra del con­trol ju­ris­dic­cio­nal, sino ade­más en las ma­nos de un úni­co fun­cio­na­rio de go­bierno. De es­ta for­ma, de­fi­ni­cio­nes que de­ben ser es­ta­ble­ci­das ba­jo cri­te­rios téc­ni­cos, que­da­rán a ex­pen­sas de las autoridades de turno con es­ca­so co­no­ci­mien­to sec­to­rial y con enor­mes espacios de dis­cre­cio­na­li­dad.

Ur­ge, por lo tan­to, que los or­ga­nis­mos sec­to­ria­les y los tri­bu­na­les la­bo­ra­les asu­man el rol que les co­rres­pon­de, por­que de lo con­tra­rio es­ta­re­mos de­le­gan­do en el Di­rec­tor del Tra­ba­jo la ca­pa­ci­dad pa­ra de­fi­nir res­pec­to de la con­ti­nui­dad ope­ra­cio­nal de to­das las em­pre­sas del país.

Le­gis­la­cio­nes de Jor­da­nia y Tú­nez avan­zan en pro­tec­ción de las mu­je­res

Tú­nez y Jor­da­nia apro­ba­ron le­yes que por im­pi­den a los vio­la­do­res ca­sar­se con sus víc­ti­mas pa­ra eva­dir la pe­na, in­clu­yen­do una se­rie de res­guar­dos y po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas pa­ra pre­ve­nir el abu­so, lo que cons­ti­tu­ye una van­ce en paí­ses pre­do­mi­nan­te­men­te mu­sul­ma­nes.

Jor­dan Ti­mes. Daoud Kut­tab, Jor­da­nia | 02.08.17

Es­tas vic­to­rias son im­por­tan­tes y se­ña­lan el po­der de la ciu­da­da­nía, pe­ro re­sul­ta­dos tan im­pre­sio­nan­tes ca­re­cen de va­lor si no son im­ple­men­ta­dos (...). Cons­truir so­bre el éxi­to de es­ta vo­ta­ción pro­ba­rá si la so­cie­dad ci­vil jor­da­na tie­ne la ener­gía y ca­pa­ci­dad de ayu­dar a cons­truir una­so­cie­dad­pro­gre­sis­ta­del­si­gloXXI,que­res­pe­tea­lin­di­vi­duo y a la fa­mi­lia.

The Na­tio­nal. Fai­sal Al Ya­fai, E. Ára­bes |31.07.17

Tal cam­bio pue­de no pa­re­cer sig­ni­fi­ca­ti­vo en centros ur­ba­nos, pe­ro en las zo­nas ru­ra­les la fa­mi­lia ejer­ce un con­si­de­ra­ble po­der so­bre la vi­da de las per­so­nas, al pun­to que el Es­ta­do tu­ne­cino no in­ter­fie­re. Es­te cam­bio es fi­lo­só­fi­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, tam­bién por­que trae con­si­go un cam­bio en las po­lí­ti­cas.

Ex­cel­sior. Est­her Sha­bot, México | 30.07.17

El lo­gro tu­ne­cino es es­pe­cial­men­te no­ta­ble en la me­di­da en que pa­ra­le­la­men­te exis­ten otros espacios en los que los fun­da­men­ta­lis­mos re­li­gio­sos y cul­tu­ras ma­chis­tas lu­chan a bra­zo par­ti­do por con­ser­var o restaurar el so­me­ti­mien­to in­cues­tio­na­ble de las mu­je­res a la vo­lun­tad mas­cu­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.