Gui­llier define sie­te ejes en do­cu­men­to pro­gra­má­ti­co

La Tercera - - POLÍTICA - Por Car­los Co­rrea

Una se­rie de me­di­das, mu­chas de ellas anun­cia­das pre­via­men­te, in­clu­yó el se­na­dor Ale­jan­dro Gui­llier en el do­cu­men­to pro­gra­má­ti­co que in­gre­só al Ser­vel el vier­nes pa­sa­do, cuan­do ins­cri­bió su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

El es­cri­to cons­ta de dos ver­sio­nes: uno de 17 pá­gi­nas, y otro de 58 ca­ri­llas que in­clu­ye fo­to­gra­fías del aban­de­ra­do du­ran­te su re­co­rri­do de cam­pa­ña en las úl­ti­mas se­ma­nas, en el que se de­fi­nen sie­te ejes prin­ci­pa­les “en torno a los cua­les ar­ti­cu­la­re­mos nues­tra ac­cio n de go­bierno”, se­gún se lee en el tex­to.

Esos li­nea­mien­tos son “las fa­mi­lias pri­me­ro”; “re­cu­pe­ran­do el cre­ci­mien­to”; “una só­li­da agen­da de se­gu­ri­dad pú­bli­ca”; “pen­sio­nes dig­nas”; “ter­mi­nar con el ma­chis­mo, la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia con­tra la mu­jer”; “ha­cia una nue­va po­lí­ti­ca: por un pac­to éti­co que ase­gu­ra me­jo­res prác­ti­cas pa­ra restaurar la con­fian­za y for­ta­le­cer la de­mo­cra­cia”; y “des­cen­tra­li­za­ción efec­ti­va y co­mu­nas más fuer­tes”.

En ca­da uno de ellos, de­no­mi­na­dos co­mo los “com­pro­mi­sos” del can­di­da­to, se enu­me­ran ob­je­ti­vos y se plan­tean al­gu­nas pro­pues­tas. En el do­cu­men­to se re­cal­ca la ne­ce­si­dad de “gra­dua­li­dad” en la im­ple­men­ta­ción de cier­tos cam­bios y se pro­po­ne, en­tre otras co­sas, un “ajus­te tri­bu­ta­rio pa­ra exi­mir a la cla­se me­dia del IVA a la vi­vien­da”, for­ta­le­ci­mien­to de la con­sig­nas y no he­chos, su em­pa­tía con el ré­gi­men de Ma­du­ro, su pe­lea con los me­dios y sus eco­no­mis­tas que hue­len a Cepal de los 70 sue­nan a mú­si­ca de pe­ña de vino na­ve­ga­do. Pue­den, en­ton­ces, per­do­nar las du­ras ex­pre­sio­nes que ha te­ni­do el se­na­dor ha­cia la Presidenta Ba­che­let y no mi­rar que los elec­to­res de iz­quier­da du­ra, en­tre Sán­chez y Gui­llier, pre­fe­ri­rán, sin du­da, a la pri­me­ra. Su dra­ma se pa­re­ce a la elec­ción fran­ce­sa, don­de el so­cia­lis­ta Ha­mon ca­yó an­te la arre­me­ti­da del iz­quier­dis­ta Me­len­chon, que lo con­de­nó a la in­sig­ni­fi­can­cia po­lí­ti­ca. Hay que re­cor­dar que tam­bién Ha­mon, al igual que el gui­llie­ris­mo, ce­le­bra­ba ha­ber li­qui­da­do an­tes de la bo­le­ta elec­to­ral a lo que lla­ma­ban el “ala es­truc­tu­ra de Fo­na­sa y crear una Ley de Sa­lud Men­tal. To­do es­to, ade­más de las me­di­das que Gui­llier ya ha he­cho pú­bli­cas, y que se en­cuen­tran en sus ba­ses pro­gra­má­ti­cas des­de ha­ce va­rios me­ses, so­bre to­do en ma­te­ria de des­cen­tra­li­za­ción.

“To­dos esos te­mas, en nues­tra pro­pues­ta, son de­re­chos ciu­da­da­nos que una Nue­va Cons­ti­tu­cio n de­be preo­cu­par­se por ga­ran­ti­zar. Por cier­to, en la me­di­da que los re­cur­sos lo per­mi­tan, pe­ro con una cla­ra ho­ja de ru­ta as­cen­den­te y que no ad­mi­te re­tro­ce­sos. Por eso es que no da lo mis­mo quién lle­gue a la Pre­si­den­cia. As­pi­ra­mos a con­ti­nuar el ca­mino que, con co­ra­je, abrio la Presidenta Ba­che­let, dan­do pasos sig­ni­fi­ca­ti­vos ha­cia un es­ta­do que ga­ran­ti­ce de­re­chos so­cia­les, prin­ci­pio ci­vi­li­za­to­rio que de­be es­tar es­tam­pa­do en la Nue­va Cons­ti­tu­cio n”, se lee en el do­cu­men­to.

Y se agre­ga: “Los tre­men­dos pro­gre­sos en re­duc­cio n de la po­bre­za, me­jo­ri a en ca­li­dad de vi­da, am­plia­cio n de los sec­to­res me­dios, ac­ce­so ma­si­vo a edu­ca­cio n su­pe­rior, to­dos ellos son lo­gros con­se­gui­dos gra­cias a la coa­li­cio n de cen­troiz­quier­da que ha go­ber­na­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te des­de la re­con­quis­ta de la de­mo­cra­cia. Que es po­si­ble que hu­bie se­mos he­cho ma s, es po­si­ble. Pe­ro lo que no hay que per­der de vis­ta es que esos lo­gros jama s se hu­bie­sen con­se­gui­do con la de­re­cha en el go­bierno”. ● de­re­cha” del so­cia­lis­mo fran­cés, re­pre­sen­ta­do por Valls. Goic pue­de con­ver­tir­se en una can­di­da­ta muy có­mo­da pa­ra los an­ti­guos au­to­com­pla­cien­tes, aho­ra de­ve­ni­dos en pa­rias. Su equi­po eco­nó­mi­co pa­re­ce ga­bi­ne­te la­guis­ta, su dis­cur­so es mo­de­ra­do, y ade­más el epi­so­dio con Rin­cón im­pli­có que su can­di­da­tu­ra tu­vie­ra un gi­ro de co­no­ci­mien­to y va­lo­ra­ción po­si­ti­va, ade­más de un se­llo éti­co. Co­rre el ries­go, eso sí, que su pro­pio pro­yec­to po­lí­ti­co se con­vier­ta en un can­to a la nos­tal­gia de los dul­ces años de la Con­cer­ta­ción, asun­to que es ve­neno en las en­cues­tas, co­mo pro­bó amar­ga­men­te el pro­pio La­gos.

In­ge­nie­ro ci­vil in­dus­trial, MBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.