Goic, el re­fu­gio del la­guis­mo

La Tercera - - POLÍTICA -

La se­ma­na pa­sa­da, Goic, con su pro­pia re­nun­cia en la me­sa, sa­lió triun­fa­do­ra. El pá­ni­co DC, re­fle­ja­do por la acer­ta­da fra­se de Zal­dí­var de que era me­jor per­der el al­fil que la rei­na, ju­gó a fa­vor de la can­di­da­ta y lo­gró ano­tar­se un pun­to mo­ral de pro­por­cio­nes. En es­tos días, esos éxi­tos va­len do­ble. Y en el tras­fon­do de la pe­lea, el pri­mer triun­fo en mu­cho tiem­po pa­ra Burgos y el gru­po DC Pro­gre­sis­mo con Pro­gre­so.

Pe­ro un ac­tor nue­vo se su­mó a la te­le­se­rie DC: el ex Pre­si­den­te La­gos. Sus ala­ban­zas a la bre­ga éti­ca de Goic fue­ron más allá de la sim­ple co­rrec­ción po­lí­ti­ca, y en sus pa­la­bras po­día adi­vi­nar­se, ocu­pan­do sus an­ti­guas pa­la­bras, dón­de es­ta­ba su co­ra­zon­ci­to elec­to­ral. Si bien ya no es el gran elec­tor que de­ci­dió la con­tien­da en­tre Al­vear y Ba­che­let a fa­vor de la se­gun­da, el he­cho po­lí­ti­co que im­pli­ca su evi­den­te ad­he­sión hay que ano­tar­lo. No so­la­men­te en ese mis­mo día La­gos le hi­zo un sen­ti­do ho­me­na­je a Goic, sino que di­jo que lo más importante pa­ra los go­bier­nos es el cre­ci­mien­to y que lo de­más era mú­si­ca. Esa du­ra ex­pre­sión es una ofen­sa pa­ra Gui­llier y to­do el gru­po que lo apo­ya, que en sus po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y re­dis­tri­bu­ti­vas la pa­la­bra cre­ci­mien­to es di­fí­cil en­con­trar­la. Es­tá cla­ro dón­de es­tá el re­fu­gio la­guis­ta, y por ello ven­drá la olea­da de ad­he­sio­nes de sus an­ti­guos par­ti­da­rios y, en es­pe­cial, de aque­llos que dicen a quien quie­ra es­cu­char­lo que no tie­nen can­di­da­to an­te ca­da gi­ro a la iz­quier­da que ha­ce el se­na­dor por An­to­fa­gas­ta.

Es pro­ba­ble que su úl­ti­ma de­cla­ra­ción, don­de cul­pa a la opo­si­ción de la cri­sis ve­ne­zo­la­na, desate aún más la de­vo­ción de los an­ti­guos au­to­com­pla­cien­tes por la can­di­da­tu­ra de Goic. Su coor­di­na­dor po­lí­ti­co, in­tu­yen­do que de­be­rá re­ci­bir a mu­chos re­fu­gia­dos de ese mun­do, ya plan­teó que el pro­yec­to po­lí­ti­co de la DC de­be de­jar de ser par­ti­da­rio.

El an­ti­guo con­flic­to en­tre au­to­fla­ge­lan­tes y au­to­com­pla­cien­tes que cru­zó la Con­cer­ta­ción vuel­ve a ma­ni­fes­tar­se, pe­ro es­ta vez las dis­tan­cias pue­den ser in­sal­va­bles. En­tre los pri­me­ros, Gui­llier es el mis­mí­si­mo Me­sías. Su len­gua­je de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.