Tres mil per­so­nas vi­ven en ries­go de alu­vión des­pués de los in­cen­dios fo­res­ta­les

In­for­me de Ser­na­geo­min aler­ta so­bre 61 pun­tos crí­ti­cos, en la­de­ras o zo­nas cer­ca­nas, que pue­den ver­se afec­ta­dos por des­li­za­mien­tos del sue­lo tras una llu­via.

La Tercera - - NACIONAL - Ka­ren Gon­zá­lez T. Bio­bío 200 5 1 5 10

Los gi­gan­tes­cos in­cen­dios fo­res­ta­les que se pro­du­je­ron en­tre enero y fe­bre­ro de es­te año, en la zo­na cen­tro sur del país, ge­ne­ra­ron una emer­gen­cia sin pre­ce­den­tes en Chi­le. No só­lo dejaron a mi­les de per­so­nas sin hogar, un pue­blo com­ple­to con­ver­ti­do en ce­ni­zas (San­ta Ol­ga) y más de 500 mil hec­tá­reas de bos­que na­ti­vo, plan­ta­cio­nes fo­res­ta­les y sue­lo agrí­co­la cal­ci­na­dos. Hoy, a seis me­ses de la tor­men­ta de fue­go, cons­ti­tu­yen, ade­más, una nue­va ame­na­za pa­ra mi­les de ha­bi­tan­tes de dis­tin­tas lo­ca­li­da­des de las re­gio­nes VI a VIII.

Se tra­ta del ries­go de re­mo­ción de ma­sas o alu­vio­nes. Así lo de­ter­mi­nó una se­rie de in­for­mes que emi­tió el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Geo­lo­gía y Mi­ne­ría (Ser­na­geo­min), en el cual se ana­li­zan los efec­tos de los in­cen­dios fo­res­ta­les y los pe­li­gros que és­tos pue­den ge­ne­rar en un fu­tu­ro cer­cano, debido a la ero­sión de los sue­los que pro­vo­có el fue­go: des­li­za­mien­tos de ro­ca o sue­lo, alu­vio­nes e inun­da­cio­nes, to­dos ellos ac­ti­va­dos por lluvias.

De es­ta for­ma, Ser­na­geo­min iden­ti­fi­có 61 pun­tos crí­ti­cos que co­rren ma­yor ries­go de re­mo­ción de ma­sa o des­li­za­mien­to de sue­lo en­tre las re­gio­nes de O’Hig­gins y Bio­bío. Es­tas áreas son cer­ca­nas a po­bla­dos o a in­fra­es­truc­tu­ra es­tra­té­gi­ca, co­mo ca­mi­nos, puen­tes, em­bal­ses o zo­nas de cap­ta­ción de agua. En ellas ac­tual­men­te vi­ven 3.140 per­so­nas

in­fo­gra­fía). (ver

“Se hi­zo el aná­li­sis de las áreas con ma­yor sus­cep­ti­bi­li­dad de ser afec­ta­das por la ero­sión, en aque­llos lu­ga­res don­de la se­ve­ri­dad de los in­cen­dios ha­bía si­do muy al­ta y ha­bía una pen­dien­te ma­yor a 20 gra­dos”, ex­pli­ca Paola Ra­mí­rez, una de las au­to­ras de los in­for­mes y en­car­ga­da de la Uni­dad de Pe­li­gros Geo­ló­gi­cos y Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial de Ser­na­geo­min. La ex­per­ta agre­ga que “la Región del Bio­bío es la que tie­ne ma­yor can­ti­dad de pun­tos crí­ti­cos, por la cer­ca­nía de las vi­vien­das a sec­to­res con fuer­te pen­dien­te”.

Se­gún los in­for­mes, en la VIII Región unas 2.260 per­so­nas po­drían ver­se afec­ta­das por alu­des o inun­da­cio­nes lue­go de lluvias. Ya su­ce­dió en el sec­tor Juan Ri­quel­me, de Con­cep­ción, don­de 15 vi­vien­das se vie­ron anega­das por un alu­vión de pie­dra y ba­rro pro­vo­ca­do por el sis­te­ma fron­tal de ju­nio. “Allí hay una pen­dien­te fuer­te pro­du­ci­da por los ta­lu­des ge­ne­ra­dos pa­ra la cons­truc­ción de vi­vien­das. Ade­más, se eli­mi­nó la cu­bier­ta ve­ge­tal pa­ra la cons­truc­ción de cor­ta­fue­gos, por lo que el sue­lo que­dó por com­ple­to al des­cu­bier­to”, afir­ma Ra­mí­rez.

Se­gún la ex­per­ta, la se­ve­ri­dad de los in­cen­dios pro­vo­có que el ries­go de los alu­des en es­ta zo­na per­ma­nez­ca en el tiem­po. “Po­drían ser cau­sa­dos por una gran llu­via en es­te in­vierno o por una sua­ve llo­viz­na en pri­ma­ve­ra, pue­de ser es­te año o en los pró­xi­mos. In­clu­so, po­drían su­ce­der más de una vez en el mis­mo lu­gar”, aler­tó la geó­lo­ga.

Me­sa téc­ni­ca

Jun­to con es­tos in­for­mes, Ser­na­geo­min ela­bo­ró una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de una po­si­ble emer­gen­cia de es­te ti­po. Se­gún ex­pli­ca la je­fa del De­par­ta­men­to de Geo­lo­gía Apli­ca­da, Mi­rie­la Ulloa, ellos se cen­tran en “el mo­ni­to­reo de las la­de­ras iden­ti­fi­ca­das, es­pe­cial­men­te las de pen­dien­tes de al­to án­gu­lo; la for­ti­fi­ca­ción de los cor­ta­fue­gos que se hi­cie­ron pa­ra que se ha­bi­li­ten co­mo ca­mi­nos. Se de­be es­ta­bi­li­zar tam­bién el sue­lo e, ideal­men­te, remover el ma­te­rial or­gá­ni­co muer­to y com­pac­ta­do, dre­nar y for­ti­fi­car los te­rre­nos”.

Ulloa se­ña­la, ade­más, que “es fun­da­men­tal ha­cer lim­pie­za de las que­bra­das, pa­ra que el ma­te­rial es­cu­rra li­bre­men­te, y es­ta­ble­cer una zo­na de se­gu­ri­dad de unos 30 me­tros de la zo­na de in­fluen­cia por don­de pue­de es­cu­rrir ma­te­rial, pa­ra evi­tar las cons­truc­cio­nes”.

La en­ti­dad es par­te de la me­sa téc­ni­ca de re­mo­ción en ma­sa, don­de tam­bién par­ti­ci­pan la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Emer­gen­cias (One­mi) y otros or­ga­nis­mos del Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción Ci­vil, co­mo el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y la Di­rec­ción de Me­teo­ro­lo­gía. “Rea­li­za­mos un tra­ba­jo muy coor­di­na­do con es­tas ins­ti­tu­cio­nes y ca­da vez que se emi­te una aler­ta de sis­te­ma fron­tal, con es­tos in­for­mes po­dre­mos iden­ti­fi­car las zo­nas que po­drían ver­se afec­ta­das”, se­ña­la la je­fa del De­par­ta­men­to de Geo­lo­gía.

En One­mi, el je­fe de la Di­vi­sión de Pro­tec­ción Ci­vil, An­drés Iba­ce­ta, se­ña­la que es­tos an­te­ce­den­tes se han in­clui­do en los pla­nes de res­pues­ta pa­ra esas ame­na­zas en ca­da uno de esos te­rri­to­rios y que se re­for­zó el Plan de In­ter­ven­ción de Que­bra­das y Cau­ces Na­tu­ra­les, con prio­ri­za­ción de los pun­tos crí­ti­cos iden­ti­fi­ca­dos pre­via­men­te. Asi­mis­mo, Iba­ce­ta se­ña­la que “se ha re­for­za­do el tra­ba­jo con las go­ber­na­cio­nes y mu­ni­ci­pios de las zo­nas afec­ta­das, en tér­mi­nos de re­co­men­da­cio­nes pa­ra la co­mu­ni­dad. Ade­más, to­da la in­for­ma­ción pre­li­mi­nar so­bre zo­nas de ries­go fue in­te­gra­da a los pla­nes de in­vierno de es­tas re­gio­nes”.

Se­gún el con­sul­tor en ges­tión de emer­gen­cias, Mi­chel de L’Her­be, “era es­pe­ra­ble que lue­go de es­tos in­cen­dios tan se­ve­ros se ge­ne­ra­ra ries­go de re­mo­ción de ma­sas, que pue­de afec­tar no so­lo las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas a las zo­nas afec­ta­das, sino tam­bién a otras áreas que es­tén cer­ca de los ríos que au­men­ta­ron su cau­ce con se­di­men­tos”.

El ex­per­to se­ña­la que es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver “un tra­ba­jo coor­di­na­do en­tre los re­si­den­tes de las zo­nas afec­ta­das con los go­bier­nos lo­ca­les y re­gio­na­les, pa­ra mi­ti­gar los po­si­bles da­ños y sa­ber có­mo ac­tuar an­te una emer­gen­cia de es­te ti­po, que muy posiblemente no exis­tía an­tes de los in­cen­dios”.b

► Lo­ca­li­dad de San­ta Ol­ga, des­trui­da por los in­cen­dios fo­res­ta­les. PUN­TOS CRÍ­TI­COS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.