ES­TRA­TE­GIA

La Tercera - - NACIONAL -

“Ron­dan al­gu­nas ideas de que hay mu­ni­ci­pios que lo ha­cen bien. Y eso se ha de­fen­di­do co­mo pa­ra di­la­tar el nue­vo sis­te­ma”.

¿De qué sir­ve que los que se en­cuen­tren con me­jo­res re­sul­ta­dos in­gre­sen al fi­nal del tras­pa­so de des­mu­ni­ci­pa­li­za­ción?

Ha ron­da­do la idea, en­tre los que no es­tán muy con­ven­ci­dos del pro­yec­to, que hay mu­ni­ci­pios que ‘lo ha­cen bien’ y que ‘pa­ra qué les va­mos a qui­tar la ad­mi­nis­tra­ción’. Eso se ha de­fen­di­do co­mo for­ma de di­la­tar el nue­vo sis­te­ma, pe­ro yo es­toy en desacuer­do con ese ti­po de aná­li­sis. Pri­me­ro, por­que en Chi­le no hay mu­ni­ci­pios que lo ha­cen bien. Pue­den te­ner es­cue­las que obtienen bue­nos re­sul­ta­dos en el Sim­ce, pe­ro eso no siem­pre de­pen­de de la ges­tión del sos­te­ne­dor y tam­po­co mi­de la ca­li­dad de la edu­ca­ción. Se­gun­do, por­que de­cir que el 60% de las es­cue­las que es­tén en ni­vel me­diano de desem­pe­ño pue­dan pos­ter­gar el pro­ce­so es un es­tán­dar bas­tan­te ba­jo y me­dio­cre pa­ra jus­ti­fi­car que lo ha­cen bien. Es un error po­lí­ti­co y con­cep­tual, por­que lo que es­ta­mos di­cien­do es ‘há­gan­se car­go de los mu­ni­ci­pios que tie­nen más pro­ble­mas, pe­ro no de los que su­pues­ta­men­te es­tán en me­jo­res con­di­cio­nes’. Y la gracia de los ser­vi­cios lo­ca­les es que ha­ya un apo­yo y tra­ba­jo en red. En­ton­ces, va­mos a te­ner mu­ni­ci­pios de me­jor po­si­ción fue­ra del sis­te­ma y a los con más di­fi­cul­ta­des den­tro del sis­te­ma.

¿Qué ge­ne­ra es­to?

In­cer­ti­dum­bre. Se in­tro­du­jo una in­di­ca­ción que les ga­ran­ti­za a los mu­ni­ci­pios que cum­plan con los re­qui­si­tos pa­ra pos­ter­gar que se les van a en­tre­gar los mis­mos re­cur­sos que se les es­tán en­tre­gan­do a los ser­vi­cios lo­ca­les pa­ra in­no­va­ción y me­jo­ra­mien­to. De es­ta ma­ne­ra, se es­tá pro­du­cien­do una es­pe­cie de in­cen­ti­vo per­ver­so pa­ra man­te­ner la mu­ni­ci­pa­li­za­ción, por­que no crea la mo­ti­va­ción de pa­sar al nue­vo sis­te­ma, sino que ge­ne­ra una es­pe­cie de dua­li­dad en­tre el nue­vo sis­te­ma y el an­ti­guo. Es co­mo si al crear el Tran­san­tia­go hu­bié­se­mos man­te­ni­do a las mi­cros ama­ri­llas.

Dos sis­te­mas pa­ra­le­los...

Exac­to. Pa­re­cie­ra que es una es­pe­cie de pre­mio man­te­ner la mu­ni­ci­pa­li­za­ción y de cas­ti­go en­trar al nue­vo sis­te­ma. Aque­llo ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre y fal­ta de con­vic­ción.

¿Por qué cree que el go­bierno y la opo­si­ción lle­ga­ron al acuer­do de agre­gar es­ta nue­va in­di­ca­ción?

El go­bierno de­be es­tar tra­tan­do de ha­cer via­ble el pro­yec­to. Si es­te se aprue­ba con opo­si­ción y alcaldes que no quie­ren en­tre­gar los co­le­gios y ame­na­zan con lle­var el pro­yec­to al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, por vul­ne­rar los de­re­chos de pro­pie­dad de los mu­ni­ci­pios, ten­dre­mos a la edu­ca­ción pú­bli­ca en un ne­fas­to te­rreno de lu­cha. Tam­po­co sa­be­mos có­mo van a ser los go­bier­nos a fu­tu­ro. Es ra­zo­na­ble que el ofi­cia­lis­mo ha­ga es­to pa­ra que el pro­yec­to sea con­sen­sua­do. Pe­ro la­men­to que sea al cos­to de po­ner en du­da la ne­ce­si­dad y ur­gen­cia de ha­cer el pro­ce­so de des­mu­ni­ci­pa­li­za­ción com­ple­to.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.