Man­de­la: la ta­rea a 100 años de su na­ci­mien­to

La Tercera - - MUNDO - Por Ri­car­do La­gos

Nel­son Man­de­la di­jo una vez, ya co­mo man­da­ta­rio de su país: “La glo­ba­li­za­ción es co­mo el in­vierno, sa­be­mos que vie­ne y de­be­mos pre­pa­rar­nos pa­ra ello”. Por cier­to, en su men­te re­gía la idea de vi­vir una glo­ba­li­za­ción don­de el ser humano es­tu­vie­ra en el cen­tro y don­de -por la cer­ca­nía y con­vi­ven­cias nue­vas en el mun­do- las ideas de jus­ti­cia, paz e igual­dad to­ma­ran vi­gen­cias con­tem­po­rá­neas. ¿Por qué re­cor­dar­lo aho­ra? Por­que la reali­dad demuestra la re­so­nan­cia ac­tual de esas pa­la­bras y por­que se acer­ca su cen­te­na­rio.

En ju­lio de 2018 se fes­te­ja­rán y con­me­mo­ra­rán los 100 años del na­ci­mien­to de Nel­son Man­de­la. Esa es la ra­zón por la cual la ins­ti­tu­ción que él fun­da­ra, The El- ders, ha te­ni­do una reunión en Ciu­dad del Ca­bo pa­ra pre­pa­rar esa con­me­mo­ra­ción pro­pa­gan­do los al­can­ces ac­tua­les de su men­sa­je. Man­de­la creó la en­ti­dad con­vo­can­do a un gru­po de per­so­na­li­da­des internacionales pa­ra ar­ti­cu­lar consejos y ex­pe­rien­cias en pro de un mun­do me­jor. Ser par­te de ese gru­po hon­ra y obli­ga.

The El­ders ini­cia aho­ra una cam­pa­ña pa­ra ir, con ciu­da­da­nos de to­do el mun­do, por una nue­va “Lar­ga Ca­mi­na­ta ha­cia la Li­ber­tad” (Long Walk to Free­dom), co­mo Man­de­la die­ra por nom­bre a su li­bro au­to­bio­grá­fi­co de 1995. Ba­jo el le­ma “Ca­mi­ne­mos jun­tos de nue­vo” se bus­ca res­ca­tar el men­sa­je del lí­der sud­afri­cano a la hu­ma­ni­dad: se­guir avanzando por el ca­mino don­de el ser humano, den­tro de su di­ver­si­dad, re­fuer­ce los va­lo­res esen­cia­les co­mo son la paz, la jus­ti­cia, la igual­dad y la sa­lud , en­ten­di­da co­mo res­guar­do esen­cial de la vi­da. Las cir­cuns­tan­cias cam­bian­tes del mun­do nos lla­man a re­pen­sar la vi­gen­cia de esos va­lo­res.

¿Qué di­ría aho­ra Man­de­la so­bre el te­ma de la paz? Es cier­to, pa­re­ce su­pe­ra­da la ex­pe­rien­cia de ese si­glo XX tan san­grien­to con dos gue­rras mun­dia­les, pe­ro los con­flic­tos fo­ca­li­za­dos no des­apa­re­cen. Sí, te­ne­mos Na­cio­nes Uni­das y las gue­rras en­tre Es­ta­dos no se han re­pe­ti­do. Pe­ro ahí es­tán los con­flic­tos lo­ca­les, las gue­rras re­li­gio­sas, ahí Me­dio Orien­te y su con­flic­ti­vi­dad sin so­lu­cio­nes rea­les o las lu­chas in­ter­nas en Áfri­ca, mien­tras los co­lo­ni­za­do­res del pa­sa­do no de­jan de in­ter­ve­nir ca­da tan­to. La bús­que­da de la paz ne­ce­si­ta de unas Na­cio­nes Uni­das fuer­tes y ac­ti­vas, de una go­ber­nan­za glo­bal real y efi­cien­te, de li­de­raz­gos con­vo­can­tes. Por eso, es ca­si pa­té­ti­co ver la ac­ti­tud de Es­ta­dos Uni­dos hoy día.

¿Y la jus­ti­cia? ¿Có­mo se avan­za a un mun­do más jus­to? No so­la­men­te en tér­mi­nos de jus­ti­cia so­cial, pe­ro más importante en tér­mi­nos de un es­ta­do de de­re­cho, de ins­ti­tu­cio­nes que fun­cio­nen, don­de la jus­ti­cia sea su­fi­cien­te­men­te in­de­pen­dien­te del po­der de turno y en don­de los ca­sos de co­rrup­ción sean san­cio­na­dos con se­ve­ri­dad. La in­ter­ac­ción en­tre co­rrup­ción y po­lí­ti­ca emer­ge en to­dos los con­ti­nen­tes. Jun­to a ello, aumenta la al­ta con­cen­tra­ción de los be­ne­fi­cios en ma­nos de unos po­cos mien­tras se ex­pan­de esa sen­sa­ción, ya vi­gen­te en los paí­ses desa­rro­lla­dos, del fin del sue­ño de me­jor vi­da pa­ra hi­jos y nie­tos. Los mi­llen­nials no la tie­nen fá­cil.

Y por otra par­te, en paí­ses emer­gen­tes con in­ci­pien­tes cla­ses me­dias co­mo los nues­tros, se ve tam­bién có­mo esos sec­to­res se de­ses­pe­ran por­que, tras los lo­gros de su pro­pio es­fuer­zo, emer­gen nue­vas as­pi­ra­cio­nes las cua­les el Es­ta­do no pue­de sa­tis­fa­cer. Hay una ciu­da­da­nía más em­po­de­ra­da, es ver­dad. Pe­ro a la vez más es­cép­ti­ca. ¿Có­mo se al­can­za más jus­ti­cia, más li­ber­ta­des, cuan­do la ciu­da­da­nía no ve una épi­ca que la con­vo­que? Lo de Man­de­la fue la idea de un pro­yec­to ma­yor, de una ca­mi­na­ta que obli­ga­ba a re­pen­sar la reali­dad, a ver los obs­tácu­los y, a la vez, a te­ner cla­ras las me­tas en el ho­ri­zon­te.

Y tam­bién él ha­bló del te­ma sa­lud, pe­ro ahí con las re­so­nan­cias del de­re­cho a la vi­da. Man­de­la lo hi­zo vien­do en su en­torno afri­cano el im­pac­to de las pan­de­mias, de las pes­tes, de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.