Ludmila Pa­glie­ro, la es­tre­lla que fal­ta­ba

La Tercera - - SOCIEDAD - Por Clau­dia Ra­mí­rez Hein

Ludmila Pa­glie­ro fal­ta­ba pa­ra com­ple­tar en el úl­ti­mo año la ve­ni­da de gran­des nom­bres de la dan­za al Tea­tro del La­go. Por­que si en el 2016 lle­ga­ron has­ta el es­ce­na­rio fru­ti­lla­rino Ma­ria­ne­la Nú­ñez y Ales­san­dra Fe­rri, se ha­cía ne­ce­sa­rio tam­bién ser tes­ti­gos de los gran­des ges­tos, de la fé­rrea téc­ni­ca y de to­das esas for­ta­le­zas que han des­ta­ca­do a la ar­tis­ta ar­gen­ti­na a ni­vel mun­dial. Y la oca­sión lle­gó es­te fin de se­ma­na cuan­do la bai­la­ri­na es­tre­lla de la Ope­ra de Pa­rís y ga­na­do­ra es­te año del pre­mio Be­nois de la Dan­se ate­rri­zó pa­ra pro­ta­go­ni­zar La Sylp­hi­de, uno de los ro­les que le que­dan co­mo ani­llo al de­do.

Mu­jer de ca­rác­ter y mu­cha sim­pa­tía, co­mo se mos­tró la ma­ña­na del sá­ba­do en un en­cuen­tro de abier­to al pú­bli­co (y en el que se en­con­tra­ban fi­gu­ras co­mo Pa­lo­ma He­rre­ra y Luis Or­ti­go­za), a Pa­glie­ro se le po­dría aso­ciar más a per­so­na­jes fe­me­ni­nos de gran fuer­za dra­má­ti­ca; pe­ro, co­mo to­da ar­tis­ta de gran ta­len­to, afron­ta con­vin­cen­te­men­te ro­les tan eté­reos -y qui­zás le­ja­nos a ella- co­mo es­te es­pí­ri­tu del ai­re, con el que se­du­ce. Por­que si bien la ver­sión que se pre­sen­tó no le per­mi­tió lu­cir to­das sus cua­li­da­des, que­dó de ma­ni­fies­to mu­chas de sus bon­da­des. Allí es­tu­vie­ron sus pies li­ge­ros, sus pun­tas clá­si­cas, sus pe­que­ños sal­tos, su ele­gan­cia, su fi­na lí­nea, su ba­te­ría a to­da prue­ba. Re­co­rrió el es­ce­na­rio con ju­gue­to­nes y ale­gres ges­tos, con te­nues mo­vi­mien­tos, y ter­mi­nó en una con­mo­ve­do­ra muer­te; to­do, des­ple­gan­do siem­pre un in­can­sa­ble en­can­to.

Pro­ba­ble­men­te en la co­reo­gra­fía del da­nés Au­gust Bour­non­vi­lle (1805-1879) ella luz­ca to­do su ar­ma­men­to, pe­ro la vi­sión de Bernard Cour­tot de Bou­tei­ller, aun­que ba­sa­da en la an­te­rior, ten­dió a con­ver­tir­la en una obra más bo­ba­li­co­na, pe­se a que si­gue sien­do com­ple­ja, y le res­tó pro­ta­go­nis­mo a la Síl­fi­de y, por en­de, la par­ti­ci­pa­ción de Pa­glie­ro de­jó la sen­sa­ción de gus­to a po­co. No hay que ol­vi­dar que La Sylp­hi­de,

con mú­si­ca del no­rue­go Her­man Se­ve­rin Lø­vens­kiold, es una obra ro­mán­ti­ca por an­to­no­ma­sia, que dio pie al ini­cio de es­te pe­río­do dan­cís­ti­co (in­clu­so a los fa­mo­sos cua­dros blan­cos), con una his­to­ria pro­pia de es­ta eta­pa, ya sea plan­tean­do te­mas co­mo el amor ideal o fu­sio­nan­do se­res in­ma­te­ria­les con rea­les. Co­mo tal, pro­du­ce una má­gi­ca atrac­ción por el en­cuen­tro y des­en­cuen­tro, la pa­sión y la tra­ge­dia y los re­cur­sos téc­ni­cos de los que se pue­de va­ler, pe­ro que en es­ta pues­ta fue­ron ma­yor­men­te im­per­cep­ti­bles (por ejem­plo, per­dió par­te de su ca­rác­ter eté­reo). Al me­nos per­mi­tió vis­lum­brar la es­tre­lla que es Pa­glie­ro.

Jun­to a ella es­tu­vie­ron Gre­goi­re Lan­sier (Ja­mes), de con­vin­cen­te y pro­me­te­do­ra pre­sen­cia, quien fue un buen par­te­nai­re; Ga­brie­la Pi­rro­ne y Ca­ro­li­na Ba­sual­do co­mo unas efec­ti­vas Mag­da (la bru­ja) y Ef­fie (la no­via aban­do­na­da), res­pec­ti­va­men­te, y el Ba­llet del Sur que cum­plió, pe­ro le fal­tó ma­du­rez pa­ra en­fren­tar la pie­za. Ca­be des­ta­car la par­ti­ci­pa­ción de los alum­nos de la Es­cue­la de Ba­llet del Tea­tro de La­go que se su­mie­ron a ca­ba­li­da­den las exi­gen­cias co­reo­grá­fi­cas.

Con una pues­ta en es­ce­na tra­di­cio­nal, és­ta se su­mer­gió en el pri­mer ac­to en el mun­do es­co­cés, en es­pe­cial vis­lum­brán­do­se el ambiente a tra­vés de un ves­tua­rio que en­fun­dó a to­dos -in­clu­so las mu­je­res- en las tí­pi­cas kilt, pa­ra lue­go pa­sar al cua­dro blan­co en que el pun­to más des­afor­tu­na­do fue­ron las di­mi­nu­tas alas que re­vis­tie­ron a las síl­fi­des.

Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.