EN ES­TA BA­TA­LLA, QUE FI­NAL­MEN­TE NO FUE, EL VO­TO GE­NE­RAL DE LA JUN­TA DC RE­SUL­TÓ INSENSATO, CO­MO SUE­LEN SER LOS AC­TOS DE MA­SAS.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ál­va­ro Or­tú­zar Abo­ga­do Pa­me­la Fi­gue­roa Di­vi­sión de Es­tu­dios Ase­sor en ma­te­rias cons­ti­tu­cio­na­les

To­do ha­cía pre­sa­giar que en la DC se li­bra­ría una ba­ta­lla de ta­les pro­por­cio­nes que has­ta po­dría cul­mi­nar con la muer­te del par­ti­do. En ver­dad, el am­bien­te tras la Jun­ta Na­cio­nal no da­ba pa­ra otra per­cep­ción. Se des­au­to­ri­zó a su Pre­si­den­ta y can­di­da­ta pre­si­den­cial Ca­ro­li­na Goic, quien sos­te­nía que ca­da can­di­da­tu­ra de­bía ser re­vi­sa­da en su mé­ri­to pa­ra validar su pro­ce­den­cia éti­ca y es­ta­tu­ta­ria, lo que fue re­cha­za­do. Co­mo con­se­cuen­cia co­no­ci­da de ello, de re­bo­te, se ter­mi­nó vi­san­do una nue­va pos­tu­la­ción co­mo dipu­tado del se­ñor Ri­car­do Rin­cón, con­de­na­do por la jus­ti­cia ci­vil por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, he­cho que el pro­pio par­ti­do pre­via­men­te y en di­ver­sas ins­tan­cias ha­bía re­pu­dia­do.

Ter­mi­na­da la Jun­ta, dos he­chos con­cen­tra­ron el fo­co de la aten­ción pú­bli­ca. Por un la­do, la se­na­do­ra Goic sus­pen­dió su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial y, por otro, se en­ten­dió que la prin­ci­pal ra­zón de ello era la re­pos­tu­la­ción del se­ñor Rin­cón, apro­ba­da pe­se a su in­frac­ción a la ley y a los Es­ta­tu­tos del par­ti­do.

Des­de el prin­ci­pio, así vis­to, el con­flic­to siem­pre nos pa­re­ció ex­tra­ño y des­pro­por­cio­na­do. ¿Se tra­ta­ba so­lo de Goic con­tra Rin­cón? ¿Un dipu­tado que desafía una y otra vez cum­plir una sen­ten­cia por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar es­ta­ba en con­di­cio­nes de po­ner en ja­que la pro­pia can­di­da­tu­ra y has­ta la exis­ten­cia del par­ti­do?

Sin em­bar­go, el ver­da­de­ro tras­fon­do era que el vo­to apro­ba­do por la Jun­ta Na­cio­nal se tra­du­cía en que los an­te­ce­den­tes de nin­gún can­di­da­to po­dían ser exa­mi­na­dos. Por eso, en los días pos­te­rio­res, se ad­vir­tió que la ra­zón de la sus­pen­sión de la can­di­da­tu­ra, no obs­tan­te de­cir re­la­ción con di­cho dipu­tado -por lo in­só­li­to de su si­tua­ción y su por­fia­da resistencia en aca­tar lo fa­lla­do- te­nía al­can­ces más am­plios y se re­fe­ría a los prin­ci­pios éti­cos del par­ti­do res­pec­to a la to­ta­li­dad de los pos­tu­lan­tes. ¿Có­mo po­día la Jun­ta Na­cio­nal re­cha­zar el exa­men de los mé­ri­tos de los can­di­da­tos? En­ton­ces, en­tre los pro­pios par­la­men­ta­rios sur­gie­ron las vo­ces que lla­ma­ron a la úni­ca de­ci­sión que co­rres­pon­día: na­die de­bía te­mer que los re­qui­si­tos pa­ra pre­sen­tar­se al car­go fue­ran ana­li­za­dos ob­je­ti­va­men­te y en su mé­ri­to. Y así sur­gió el en­cuen­tro que ter­mi­nó con la can­di­da­ta de vuel­ta, co­mo ella di­ce, lle­na de co­ra­je, man­da­ta­da pa­ra cum­plir es­te en­car­go es­ta­tu­ta­rio. Aun­que en el mo­men­to de ma­yor cru­de­za, ella tam­bién ha­brá sa­bi­do que las lá­gri­mas, la so­li­da­ri­dad ines­pe­ra­da y vio­len­ta, la so­le­dad del po­der, for­man par­te de la na­tu­ra­le­za de las co­sas.

En es­ta ba­ta­lla que fe­liz­men­te no fue, el vo­to ge­ne­ral de la Jun­ta DC re­sul­tó insensato co­mo sue­len ser los ac­tos de ma­sas. Que­dó un so­lo pa­ti­bu­la­rio pa­ra quien no ha­brá fu­ne­ral. En el epí­lo­go de es­te ca­so, eso sí, se ad­vier­te una ex­tra­ña li­ga­zón en­tre esa an­ti­gua sen­ten­cia in­cum­pli­da y la for­ma ca­si no­ve­les­ca en que re­na­ció con es­tré­pi­to, co­mo el pun­to de par­ti­da de al­go in­jus­to que no ha de re­pe­tir­se y que la DC com­pren­dió en su ex­ten­sa di­men­sión. Ha­ce pen­sar que to­do ha te­ni­do sen­ti­do.

To­más Jor­dán

vo se re­fle­ja­rá en el re­sul­ta­do del pro­ce­so y en la in­ci­den­cia que ten­drán las Ba­ses Ciu­da­da­nas en el pro­yec­to de Nue­va Cons­ti­tu­ción.

Sue­na sen­ci­llo, pe­ro el camino pa­ra ge­ne­rar es­te ti­po de po­lí­ti­cas in­no­va­do­ras tie­ne dis­tin­tos obs­tácu­los: El mie­do al cam­bio, don­de re­sul­ta más có­mo­do se­guir ha­cien­do siem­pre lo mis­mo; la des­con­fian­za a que la ciu­da­da­nía opi­ne so­bre te­mas pú­bli­cos; el tra­di­cio­na­lis­mo de las for­mas, ex­pre­sa­do en la crí­ti­ca de que si no exis­tía man­da­to de re­pre­sen­ta­ción, no po­día con­si­de­rar­se un pro­ce­so vá­li­do; y el re­ce­lo a la de­li­be­ra­ción y co­la­bo­ra­ción co­mo arre­glo pa­ra el diá­lo­go, des­de aque­llos que ha­cen hin­ca­pié en los desacuer­dos por so­bre los acuer­dos com­par­ti­dos.

Así, in­cor­po­rar me­ca­nis­mos par­ti­ci­pa­ti­vos en eta­pas tem­pra­nas del di­se­ño de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, per­mi­te con­te­ner las vi­sio­nes de los ciu­da­da­nos, ade­cuar las po­lí­ti­cas a sus des­ti­na­ta­rios y ejer­cer un con­trol po­lí­ti­co di­rec­to al com­pa­rar los re­sul­ta­dos del pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo con lo pro­pues­to por la au­to­ri­dad.

Por to­do ello es que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es el eje trans­ver­sal del Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te im­pul­sa­do por la Pre­si­den­ta Ba­che­let. Jun­to con la Eta­pa Par­ti­ci­pa­ti­va, la re­for­ma al Ca­pí­tu­lo XV de la ac­tual Car­ta Mag­na, enviada al Con­gre­so es­te año, pro­po­ne que la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal in­cor­po­re me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción en su pro­ce­so de­li­be­ra­ti­vo y que el tex­to re­sul­tan­te sea ple­bis­ci­ta­do pa­ra su apro­ba­ción.

Mi­nis­te­rio Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.