Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal

NO SE EN­TIEN­DE QUE LOS MIS­MOS PAR­LA­MEN­TA­RIOS QUE CRI­TI­CAN AL TRI­BU­NAL CONS­TI­TU­CIO­NAL, SEAN QUIE­NES LO HA­YAN FOR­TA­LE­CI­DO.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Juan En­ri­que Var­gas Pro­fe­sor Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les

Más allá de que no com­par­to las ra­zo­nes ju­rí­di­cas por las cua­les se ha im­pug­na­do an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal la ley que des­pe­na­li­za tres cau­sa­les de abor­to, no me de­ja de lla­mar la aten­ción la reac­ción de la Nue­va Ma­yo­ría con­de­nan­do el uso de un tri­bu­nal “an­ti­de­mo­crá­ti­co” pa­ra re­ver­tir una de­ci­sión del Par­la­men­to. Cier­ta­men­te hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra cues­tio­nar el con­trol pre­ven­ti­vo de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las le­yes (an­tes de su en­tra­da en vi­gen­cia), pe­ro cues­ta acep­tar que la crí­ti­ca pro­ven­ga de par­la­men­ta­rios de la ex Con­cer­ta­ción, pues el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que hoy día te­ne­mos se de­be en lo fun­da­men­tal a la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que ellos mis­mos apro­ba­ron el 2005 y no al tex­to de la Cons­ti­tu­ción de Pi­no­chet. El tri­bu­nal ori­gi­nal era muy di­fe­ren­te al ac­tual en su in­te­gra­ción y fun­cio­na­mien­to, lo que lo ha­cía ser muy de­fe­ren­te a las au­to­ri­da­des le­gis­la­ti­vas. Es­to cam­bia ra­di­cal­men­te a par­tir de la men­cio­na­da re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, la que mo­di­fi­ca la com­po­si­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por una mu­cho más po­lí­ti­ca, sin mi­nis­tros de la Cor­te Su­pre­ma, y lo con­vier­te en un tri­bu­nal pro­fe­sio­nal y per­ma­nen­te. Es en ese mo­men­to en que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ad­quie­re el rol gra­vi­tan­te que hoy co­no­ce­mos y pa­sa a ser re­la­ti­va­men­te co­mún que in­va­li­de de­ci­sio­nes del le­gis­la­ti­vo por es­ti­mar­las con­tra­rias a la Cons­ti­tu­ción. Si ha­bía ob­je­cio­nes de fon­do a ese con­trol de cons­ti­tu­cio­na­li­dad, ¿por qué se po­ten­ció la ca­pa­ci­dad del tri­bu­nal pa­ra ha­cer­lo?

Pe­ro la si­tua­ción es peor aún, pues los mis­mos par­la­men­ta­rios que lo cri­ti­can son los que sos­tie­nen que la Cons­ti­tu­ción del 80 es ile­gí­ti­ma des­de su ori­gen, de allí que me­nos se en­tien­da que ha­yan for­ta­le­ci­do el tri­bu­nal lla­ma­do a ex­ten­der los al­can­ces nor­ma­ti­vos de esa car­ta fun­da­men­tal.

Po­dría pen­sar­se que, cons­cien­tes de lo de­li­ca­do de las fun­cio­nes en­tre­ga­das a es­te nue­vo Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, al me­nos se preo­cu­pa­rían de es­ta­ble­cer un sis­te­ma de de­sig­na­ción que ga­ran­ti­za­ra que so­lo los me­jo­res ex­per­tos en te­mas cons­ti­tu­cio­na­les pu­die­ran ser nom­bra­dos; pe­ro na­da de eso hi­cie­ron, es­ta­ble­cien­do un sis­te­ma de nom­bra­mien­to bi­no­mi­na­li­za­do, que les per­mi­te a las fuer­zas po­lí­ti­cas re­par­tir­se los cu­pos, sin brin­dar una po­si­bi­li­dad real de es­cru­ti­nio pú­bli­co de los can­di­da­tos.

De ahí que no ha­ya que ex­tra­ñar­se que los in­te­gran­tes de es­te tri­bu­nal ac­túen más por cri­te­rios po­lí­ti­cos que ju­rí­di­cos. Y es­ta cir­cuns­tan­cia se cons­ta­ta con par­ti­cu­lar fuer­za tra­tán­do­se de dis­cu­sio­nes de las lla­ma­das va­ló­ri­cas, en que los mi­nis­tros se sien­ten lla­ma­dos a vo­tar a par­tir de sus par­ti­cu­la­res con­cep­cio­nes, sin sen­tir­se ne­ce­sa­ria­men­te ata­dos por una in­ter­pre­ta­ción leal y ra­zo­na­ble del tex­to cons­ti­tu­cio­nal. El re­co­no­ci­mien­to más honesto de lo an­te­rior lo hi­zo el pro­pio mi­nis­tro del In­te­rior del ac­tual go­bierno, quien sien­do in­te­gran­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal vo­tó en con­tra de la píl­do­ra del día des­pués, se­ña­lan­do en su mo­men­to que en es­te ti­po de cues­tio­nes se­guía la opi­nión de la igle­sia a la que per­te­ne­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.