Po­si­ción de Chi­le fren­te a la crisis venezolana

Si bien es va­lo­ra­ble que la Can­ci­lle­ría de­cla­ra­ra “ile­gí­ti­ma” a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, aún elude pro­nun­ciar­se so­bre si re­co­no­ce o no a di­cho ór­gano.

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial en Ve­ne­zue­la ha su­fri­do un ace­le­ra­do de­te­rio­ro en los úl­ti­mos días lue­go de que el ré­gi­men de Ni­co­lás Maduro lle­va­ra ade­lan­te la elec­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, que se ins­ta­ló for­mal­men­te el vier­nes pa­sa­do. Las irre­gu­la­ri­da­des del pro­ce­so, que se reali­zó en abier­ta vio­la­ción de lo es­ta­ble­ci­do en la pro­pia cons­ti­tu­ción bo­li­va­ria­na im­pul­sa­da por el fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez, mo­ti­va­ron una serie de con­de­nas por par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Es­ta­dos Uni­dos de­ci­dió apli­car du­ras san­cio­nes con­tra el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano –quien se suma así a un “ex­clu­si­vo club” que in­te­gran tam­bién los go­ber­nan­tes de Si­ria, Bas­her al As­sad; Co­rea del Nor­te, Kim Jong un, y Zim­bab­we, Ro­bert Mu­ga­be–, en tan­to el Va­ti­cano pi­dió la sus­pen­sión in­me­dia­ta de la ins­tau­ra­ción del nue­vo ór­gano. Reac­cio­nes que se su­ma­ron a la ca­te­gó­ri­ca con­de­na ex­pre­sa­da por una de­ce­na de paí­ses de América La­ti­na y Eu­ro­pa, li­de­ra­dos por Pe­rú y Ar­gen­ti­na.

En es­te es­ce­na­rio el go­bierno chi­leno, aun­que en for­ma tar­día, tam­bién de­ci­dió emi­tir una du­ra de­cla­ra­ción con­tra es­tos su­ce­sos, ca­li­fi­can­do de “ile­gí­ti­ma” la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y ex­pre­san­do “su fir­me con­de­na a la es­ca­la­da de vio­len­cia exis­ten­te”. Pe­se a que se tra­tó de la in­ter­ven­ción más du­ra de la can­ci­lle­ría chi­le­na fren­te a los su­ce­sos de Ve­ne­zue­la, e in­clu­so pi­de “res­tau­rar el or­den de­mo­crá­ti­co que­bran­ta­do”, la de­cla­ra­ción se man­tu­vo igual­men­te un pa­so más atrás con res­pec­to a la de otros go­bier­nos de la re­gión , los cua­les de­ja­ron cla­ro que no re­co­no­ce­rán al nue­vo ór­gano, por no res­pe­tar “la vo­lun­tad so­be­ra­na del pue­blo” ni “el prin­ci­pio del su­fra­gio uni­ver­sal”. Pe­se a que es po­si­ti­vo que el go­bierno ha­ya en­du­re­ci­do el tono -en ese sen­ti­do, son va­lo­ra­bles las pa­la­bras emi­ti­das ayer por el can­ci­ller-, el he­cho de que ha­ya de­ja­do igual­men­te es­pa­cio a una cier­ta am­bi­güe­dad so­bre su po­si­ción fren­te al ré­gi­men re­sul­ta a es­ta al­tu­ras in­com­pren­si­ble.

La con­so­li­da­ción de un sis­te­ma dic­ta­to­rial en Ve­ne­zue­la exi­ge una po­si­ción fir­me de to­dos aque­llos que efec­ti­va­men­te de­fien­den los va­lo­res de la li­ber­tad, la de­mo­cra­cia y la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos. No pue­de tam­po­co es­tar su­je­ta a cálcu­los in­ter­nos. El ré­gi­men de Ni­co­lás Maduro no so­lo ha vio­la­do abier­ta­men­te esos prin­ci­pios sino que ha ve­ni­do co­pan­do sos­te­ni­da­men­te to­dos los es­pa­cios de po­der en el país, anu­lan­do los con­tra­pe­sos que re­quie­re un es­ta­do de de­re­cho. La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te es so­lo el úl­ti­mo pa­so en ese pro­ce­so con el que busca anu­lar el po­der de la úni­ca ins­ti­tu­ción di­si­den­te en el país, la Asam­blea Na­cio­nal. El do­ble dis­cur­so mos­tra­do en Chi­le fren­te a los su­ce­sos de Ve­ne­zue­la por al­gu­nos sec­to­res po­lí­ti­cos -in­clu­so den­tro de la Nue­va Ma­yo­ría-, no so­lo sor­pren­de sino que po­ne en duda su ver­da­de­ro com­pro­mi­so con los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos.

La gra­ve­dad de los su­ce­sos que afec­tan a Ve­ne­zue­la no per­mi­te man­te­ner­se al mar­gen y exi­ge po­si­cio­nes cla­ras. En ese sen­ti­do, aun­que tar­día, es po­si­ti­va la de­ci­sión del Mer­co­sur de sus­pen­der en for­ma per­ma­nen­te al ré­gi­men de Maduro, y es de es­pe­rar que la ci­ta de can­ci­lle­res de la OEA en Li­ma asu­ma tam­bién una po­si­ción fir­me.

Ecua­dor: cre­ce pug­na en­tre Le­nín Mo­reno y su par­ti­do

El quie­bre de las au­to­ri­da­des del mo­vi­mien­to Alian­za País que­dó en evi­den­cia lue­go de que el Pre­si­den­te de Ecua­dor, Le­nín Mo­reno, re­ti­ra­ra de fun­cio­nes al vi­ce­pre­si­den­te Jor­ge Glas, lo que de­ri­vó en una pug­na con el ex­pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea y otras fac­cio­nes de su par­ti­do po­lí­ti­co.

El Uni­ver­so. M. Ig­na­cio Gó­mez, Ecua­dor |07.08.17

Le­nín ha to­ma­do de­ci­sio­nes im­por­tan­tes pa­ra po­ner la ca­sa en or­den. No es po­ca co­sa en­fren­tar a Co­rrea y Glas, trans­pa­ren­tar la es­can­da­lo­sa deu­da pú­bli­ca, ini­ciar el com­ba­te a la co­rrup­ción, res­pe­tar la in­de­pen­den­cia de los me­dios (...). Pe­ro la re­cien­te his­to­ria po­lí­ti­ca de es­te país nos ha­ce des­con­fiar.

El Co­mer­cio. Mar­co Arauz, Ecua­dor | 05.08.17

Es­ta­mos fren­te a un ca­so po­lí­ti­co iné­di­to (...).En me­dio de la es­ca­la­da de de­cla­ra­cio­nes, que­da cla­ro que Glas es­tá vic­ti­mi­zán­do­se y usa ar­gu­men­tos po­lí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos pa­ra evi­tar dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre el prin­ci­pal mo­ti­vo de la rup­tu­ra. Mo­reno tie­ne el mé­ri­to de no ha­ber ca­lla­do, y el vier­nes mos­tró fir­me­za pa­ra po­ner­se a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

El Te­lé­gra­fo. Ra­fael Oyar­te, Ecua­dor | 04.08.17

La de­ci­sión de Le­nin Mo­reno no afec­ta al país a ni­vel in­ter­na­cio­nal (...). De­jar sin fun­cio­nes a Glas no afec­ta la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Lo que sí nos afec­ta es te­ner fun­cio­na­rios con re­la­cio­nes de co­rrup­ción, eso sí nos ha­ce que­dar mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.