Li­la Downs:una fuer­za im­pa­ra­ble

La Tercera - - SOCIEDAD -

Al­ma, co­ra­zón y vi­da de Los Pan­chos y Ne me qui­te pas de Jac­ques Brel. Ana Ti­joux lle­va un tra­je ne­gro y can­ta en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go la tar­de del do­min­go. El lu­gar es­tá re­ple­to a la es­pe­ra de la can­tan­te me­xi­ca­na Li­la Downs. Gui­ta­rras y per­cu­sión acús­ti­ca acom­pa­ñan a la fi­gu­ra chi­le­na que en la for­ma­li­dad es uno de los me­jo­res nom­bres del hip hop y la fu­sión la­ti­noa­me­ri­ca­na. Con am­bos te­mas y la pom­pa del lu­gar el tiem­po pa­re­ce re­tro­ce­der. Ana Ti­joux vuel­ve rá­pi­da­men­te al si­glo XXI, a la con­tin­gen­cia, con la rít­mi­ca An­ti­pa­triar­ca. La aplau­den. La vi­to­rean. Re­ma­ta con Ca­la­ve­ri­tas, un vals. Pau­sa. Sue­na la alar­ma ca­rac­te­rís­ti­ca del Mu­ni­ci­pal pa­ra vol­ver a la sa­la. Las lu­ces des­cien­den. Des­ta­ca el de­co­ra­do de me­sas con man­te­les y lám­pa­ras ro­jas. Ocho mú­si­cos se re­par­ten en es­ce­na in­clu­yen­do sec- ción de bron­ces, ba­jo, gui­ta­rras, ba­te­ría. Irrum­pe Li­la Downs. Can­ta Mez­ca­li­to. Co­ge una bo­te­lla y vier­te al­go de lí­qui­do en el pi­so “pa­ra la ma­dre tie­rra”. Be­be un tra­go. Bai­la co­mo si es­tu­vie­ra li­ge­ra­men­te em­bria­ga­da si­guien­do la per­cu­sión den­sa y ca­den­cio­sa. El te­ma aún no ter­mi­na pe­ro es­tá cla­rí­si­mo que los mú­si­cos son tre­men­dos. Vie­nen de vuel­ta.

La mez­cla tie­ne al­gu­nos pro­ble­mas con la voz en la si­guien­te, Hu­mi­to de Co­pal. El gru­po la aho­ga. Al ter­cer te­ma cuan­do Li­la Downs es­tá de ro­di­llas can­tan­do La Mar­ti­nia­na “de mi tie­rra Oa­xa­ca”, la ca­li­dad del so­ni­do me­jo­ra y per­mi­te que el re­gis­tro y so­bre to­do el dominio de la me­xi­ca­na co­mien­ce a co­par y re­me­cer el tea­tro me­dian­te los ai­res de la­men­to del cor­te. Sos­tie­ne dra­má­ti­ca la úl­ti­ma no­ta. El pú­bli­co la aplau­de im­pre­sio­na­do.

“Raíz afri­ca­na, raíz in­dí­ge­na, raíz es­pa­ño­la, con us­te­des La Igua­na”, pre­sen­ta Li­la, y el te­ma es pu­ra fu­sión y gra­cia con uno de sus gui­ta­rris­tas ha­cien­do un pe­que­ño nú­me­ro de za­pa­teo. Con In­mor­tal la ar­tis­ta des­plie­ga un aba­ni­co (pun­to apar­te co­mo sa­ca pro­ve­cho del ves­tua­rio de vi­vos co­lo­res) y nue­va­men­te so­bre­co­gen los ma­ti­ces, los de­ta­lles y las su­ti­le­zas en la in­ter­pre­ta­ción. En Pe­li­gro­sa, una com­bi­na­ción en­tre soul y blues, fue co­mo ima­gi­nar a Mon La­fer­te con más ca­rre­te. Cua­tro bai­la­ri­nes acom­pa­ñan Son de Juá­rez so­bre Be­ni­to Juá­rez “el pri­mer pre­si­den­te in­dí­ge­na de es­te con­ti­nen­te”, sub­ra­ya Li­la, mien­tras el co­ro repite “el res­pe­to al de­re­cho ajeno es la paz”.

La no­che avan­za con ai­res de ran­che­ra en Vá­mo­nos. Lue­go pro­po­ne un jue­go en­tre “un te­jano y uno de Oa­xa­ca” (una de va­rias alu­sio­nes a los “grin­gos”), y dos de sus mú­si­cos se ba­ten en un due­lo ins­tru­men­tal. Más tar­de ha­brá otro lu­ci­mien­to de un trom­pes­tis­ta mien­tras Li­la Downs ob­ser­va a un cos­ta­do aplau­dien­do, bai­lan­do son­rien­te, dis­fru­tan­do del es­pec­tácu­lo que ha mon­ta­do y de la reac­ción del pú­bli­co.

A los 48 años su nú­me­ro, las can­cio­nes, los de­ta­lles in­ter­pre­ta­ti­vos, la pues­ta en es­ce­na, la en­ver­ga­du­ra de la ban­da, to­do exu­da una ca­li­dad abru­ma­do­ra. No hay pau­sas ni ri­pios. La mú­si­ca de Li­la Downs flu­ye en vivo co­mo una

Crí­ti­co de mú­si­ca

► Li­la Downs en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go.

fuer­za im­pa­ra­ble que en­vuel­ve con gra­cia y sin pa­la­bras so­bran­tes. No so­lo Mé­xi­co mar­ca pre­sen­cia en su can­cio­ne­ro sino una com­bi­na­ción am­plia de la na­tu­ra­le­za mu­si­cal la­ti­noa­me­ri­ca­na des­de el nor­te has­ta el sur, pre­sen­ta­da con má­xi­mo es­plen­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.