Te­rror po­lí­ti­co y si­len­cio: ex­hi­ben el fil­me ar­gen­tino que ga­nó Ba­fi­ci

La pe­lí­cu­la La lar­ga no­che de Fran­cis­co San­ctis es la his­to­ria de un gris fun­cio­na­rio en ple­na dic­ta­du­ra tras­an­di­na. Su di­rec­tor Fran­cis­co Már­quez se re­fie­re a aque­lla “ma­yo­ría si­len­cio­sa”, tes­ti­go de los crí­me­nes en los 70.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

De im­pe­ca­ble bi­go­te re­cor­ta­do, pe­lo en­go­mi­na­do y bol­si­to adon­de quie­ra que va­ya, Fran­cis­co San­ctis se le­van­ta tem­prano pa­ra ha­cer las tos­ta­das, apu­rar a los ni­ños a que se des­pe­guen de la ca­ma y lue­go de­jar­los en la puer­ta del co­le­gio. Su es­po­sa que­da en ca­sa ha­cien­do las la­bo­res del ho­gar y él no se ha ido sin an­tes de­cir­le que hoy sí que can­ta Gar­del. Sin an­tes de­sear en voz al­ta que du­ran­te las pró­xi­mas 24 ho­ras le den el as­cen­so pa­ra que el fu­tu­ro sea me­jor que es­te pre­sen­te de apre­mios y apu­ros. San­ctis es así: un tra­ba­ja­dor que cree en los au­men­tos y en los milagros. Lás­ti­ma que el país en que vi­ve sa­be más de pesadillas que de bon­da­des.

La lar­ga no­che de Fran­cis­co San­ctis, la úni­ca pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na se­lec­cio­na­da pa­ra com­pe­tir el año pa­sa­do en el Fes­ti­val de Can­nes (es­pe­cí­fi­ca­men­te en la sec­ción Una cier­ta mi­ra­da), es uno de los estrenos im­por­tan­tes del ci­ne ar­gen­tino en nues­tro país en los úl­ti­mos años.

La pro­duc­ción de 78 mi­nu­tos, que ac­tual­men­te se ex­hi­be en la Sa­la Ra­di­cal en San­tia­go, en la Sa­la In­som­nia (ex Tea­tro Con­dell) de Val­pa­raí­so y des­de el vier­nes en el Ci­ne Ar­te Nor­man­die, in­for­ma de al­gu­na ma­ne­ra del ti­po de pe­lí­cu­las que es­tán ha­cien­do las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res a Pa­blo Tra­pe­ro (El clan) o Lu­cre­cia Mar­tel (La cié­na­ga).

Sus rea­li­za­do­res, Fran­cis­co Már­quez y An­drea Tes­ta, tie­nen 35 y 29 años res­pec­ti­va­men­te y es­tu­dia­ron en la ENERC, es­cue­la de­pen­dien­te del INCAA, el po­de­ro­so ins­ti­tu­to del ci­ne del país tras­an­dino. A pe­sar de que no fue­ron tes­ti­gos de la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na, la cu­rio­si­dad por aque­lla épo­ca y la lle­ga­da a sus ma­nos de un li­bro del es­cri­tor Hum­ber­to Cos­tan­ti­ni (1924-1987) los lle­vó a adap­tar una tra­ma que se desa­rro­lla en es­ta épo­ca, en su pri­mer fil­me de fic­ción.

“Un día, es­car­ban­do en una li­bre­ría de vie­jo, en­con­tra­mos es­ta no­ve­la de Hum­ber­to Cos­tan­ti­ni. Al au­tor lo co­no­cía­mos, pe­ro no de­ma­sia­do. El li­bre­ro nos di­jo ‘llé­ven­se­la que no la van a ol­vi­dar’. Te­nía ra­zón”, di­ce Fran­cis­co Már­quez al te­lé­fono des­de Bue­nos Ai­res. “Lo cu­rio­so de la no­ve­la de Cos­tan­ti­ni es que es de 1984, un año des­pués del tér­mino de la dic­ta­du­ra, pe­ro tu­vo la au­da­cia de ob­ser­var ese pe­río­do des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te. No es la del mi­li­tan­te, no es de de­nun­cia. Es la mi­ra­da del su­je­to pa­si­vo”, aña­de Már­quez.

Ser o no ser por­te­ño

Ga­na­do­ra de la Com­pe­ten­cia In­ter­na­cio­nal del Fes­ti­val de Ci­ne In­de­pen­dien­te de Bue­nos Ai­res (Ba­fi­ci) 2016, la cin­ta de Már­quez y Tes­ta se in­tro­du­ce a gran­des ras­gos en un día (y so­bre to­do una no­che) en la vi­da de Fran­cis­co San­ctis, quien lle­va una exis­ten­cia re­la­ti­va­men­te tran­qui­la en los su­bur­bios de Bue­nos Ai­res jun­to a su es­po­sa e hi­jos.

Es el año 1977, con los mi­li­ta­res en su mo­men­to más fe­roz, y a San­ctis lo con­tac­ta una vie­ja ami­ga de la fa­cul­tad. Le pi­de que por fa­vor con­tac­te a dos chi­cos y les di­ga que esa no­che los agen­tes de la se­gu­ri­dad in­te­rior irán a bus­car­los. Es un asun­to de vi­da o muer­te y des­de ese mo­men­to San­ctis se trans­for­ma en una suer­te de Ham­let gris y ofi­ci­nes­co, in­mo­vi­li­za­do en­tre la duda de aler­tar o no a los ex ca­ma­ra­das.

“Un sec­tor muy gran­de del país que apa­ren­tó ser neu­tral du­ran­te la dic­ta­du­ra, ju­gó con su pa­si­vi­dad un rol en ese mo­men­to. Es lo que se ha lla­ma­do la ma­yo­ría si­len­cio­sa”, ex­pli­ca San­ctis, quien tam­bién busca ha­cer una elip­sis a nues­tros tiem­pos: “La his­to­ria nos pa­re­cía ade­más ac­tual en la me­di­da que tam­bién nos ha­ce cues­tio­nar­nos a no­so­tros, en es­te mo­men­to, has­ta qué pun­to nos in­vo­lu­cra­mos con los cam­bios que pue­den su­ce­der en Ar­gen­ti­na”.

Con una muy efi­cien­te re­crea­ción de épo­ca y una na­rra­ción que ha­bla más con los en­cua­dres y los ges­tos que con las pa­la­bras, La lar­ga no­che de Fran­cis­co San­ctis des­can­sa en las acciones y no en la ver­bo­rra­gia ni el dis­cur­so. No hay con­de­na, sino que cu­rio­sa, do­lo­ro­sa ob­ser­va­ción.

Los rea­li­za­do­res tam­po­co bus­ca­ban ser jue­ces del pro­ta­go­nis­ta. “No que­re­mos con­de­nar a na­die ni de­cir aho­ra có­mo los ar­gen­ti­nos se de­be­rían ha­ber­se com­por­ta­do en dic­ta­du­ra. No vi­vi­mos aque­lla épo­ca, pe­ro ten­go cla­ro que el te­rror pue­de lle­gar a in­mo­vi­li­zar”, di­ce Már­quez. Lue­go ma­ti­za: “Por otro la­do, los se­cues­tros y las muer­tes eran te­ma de to­dos los días. No es que na­die su­pie­ra que ha­bía de­sa­pa­re­ci­dos. Por lo que he ha­bla­do con quie­nes vi­vie­ron aque­llos años y has­ta por mi pro­pia fa­mi­lia, sé que la gen­te es­ta­ba en­te­ra­da de los crí­me­nes. Qui­zás no sabía que ha­bía exac­ta­men­te 30 mil de­sa­pa­re­ci­dos, pe­ro sí que el ho­rror es­ta­ba ahí”.

Con una fa­vo­ra­ble res­pues­ta de la crí­ti­ca de su país, La F. MARQUEZ Y A. TES­TA Fran­cis­co Már­quez (1981) y An­drea Tes­ta (1987) es­tu­dia­ron en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ex­pe­ri­men­ta­ción y rea­li­za­ción (ENERC), de­pen­dien­te del INCAA. Di­ri­gie­ron los do­cu­men­ta­les Des­pués de Sar­mien­to y Pi­be cho­rro, res­pec­ti­va­men­te. La lar­ga no­che... es su pri­mer lar­go de fic­ción.

lar­ga no­che de Fran­cis­co San­ctis des­per­tó una cu­rio­sa reac­ción en Quin­tín, uno de los crí­ti­cos tras­an­di­nos más co­no­ci­dos de los úl­ti­mos 20 años. “Hu­bo un crí­ti­co en par­ti­cu­lar vin­cu­la­do a la de­re­cha, Quin­tín, al que no le gus­tó”, di­ce Már­quez. “In­clu­so nos in­sul­tó en una fun­ción. Por otro la­do, des­pués de una pro­yec­ción en una sa­la a pre­cios po­pu­la­res, se nos acer­có una se­ño­ra a de­cir­nos ‘Yo vi­ví esa épo­ca, y no hi­ce na­da. Es­to no pue­de vol­ver a su­ce­der en Ar­gen­ti­na y yo no pue­do com­por­tar­me de nue­vo así’. Pa­ra mí, ese ti­po de opi­nio­nes son las más im­por­tan­tes, por­que tie­ne re­la­ción con lo que pien­so de la pe­lí­cu­la: que es una obra so­bre el pre­sen­te, no so­bre el pa­sa­do”.b

► El ac­tor Die­go Ve­láz­quez in­ter­pre­ta al pro­ta­go­nis­ta de La lar­ga no­che de Fran­cis­co San­ctis, que el año pa­sa­do ga­nó el Ba­fi­ci.

DIRECTORES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.