ONU acu­sa a Ca­ra­cas de tor­tu­ras a ma­ni­fes­tan­tes y le atri­bu­ye 46 muer­tes

Se­gún un in­for­me del Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra los DD.HH., los ór­ga­nos de se­gu­ri­dad de Ma­du­ro han ejer­ci­do “fuer­za ex­ce­si­va” du­ran­te las pro­tes­tas.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ma­ría Paz Sa­las

Na­cio­nes Uni­das se su­mó ayer a una de­ce­na de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que han con­de­na­do las úl­ti­mas me­di­das to­ma­das por Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la a tra­vés de un du­ro in­for­me que de­ta­lla una se­rie de abu­sos co­me­ti­dos por las fuer­zas de se­gu­ri­dad del país.

Se­gún un in­for­me pre­li­mi­nar di­fun­di­do ayer por la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, las fuer­zas de se­gu­ri­dad ve­ne­zo­la­nas han “mal­tra­ta­do” y “tor­tu­ra­do” de ma­ne­ra “ge­ne­ra­li­za­da y sis­te­má­ti­ca” a ma­ni­fes­tan­tes y de­te­ni­dos des­de que el 1 de abril se desata­ran las pro­tes­tas con­tra el Eje­cu­ti­vo cha­vis­ta.

De acuer­do con la ONU, has­ta el 31 de ju­lio al me­nos 5.051 per­so­nas su­frie­ron de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias y más de 1.000 si­guen de­te­ni­das.

En va­rios de los ca­sos exa­mi­na­dos hay in­di­cios de que las fuer­zas de se­gu­ri­dad han in­fli­gi­do “tra­tos crue­les, in­hu­ma­nos o de­gra­dan­tes, y en al­gu­nas oca­sio­nes han re­cu­rri­do a la tor­tu­ra”. La or­ga­ni­za­ción con­ta­bi­li­zó, ade­más, 2.000 he­ri­dos.

“En­tre los mé­to­dos usa­dos fi­gu­ran cho­ques eléc­tri­cos, gol­pi­zas en las que han em­plea­do has­ta los cas­cos y las po­rras (bas­to­nes), mien­tras los de­te­ni­dos es­ta­ban es­po­sa­dos, la prác­ti­ca de col­gar a los reos de las mu­ñe­cas du­ran­te pe­rio­dos pro­lon­ga­dos, as­fi­xiar­los con ga­ses y ame­na­zar­los con la muer­te -y en al­gu­nos ca­sos con la vio­len­cia se­xual- a ellos y a sus fa­mi­lia­res”, de­nun­ció en un co­mu­ni­ca­do de pren­sa el co­mi­sio­na­do pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, Zeid Ra’ad Al Hus­sein.

“La res­pon­sa­bi­li­dad de las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos que es­ta­mos re­gis­tran­do co­rres­pon­de a los más al­tos ni­ve­les del go­bierno”, aco­tó.

Un to­tal de 124 per­so­nas han muer­to en la ola de pro­tes­tas, que se desató a co­mien­zos de abril, cuan­do el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, alia­do del go­bierno, in­ten­tó ad­ju­di­car­se las atri­bu­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal, con­tro­la­da por la opo­si­ción. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes lue­go se in­ten­si­fi­ca­ron cuan­do Ma­du­ro con­vo­có a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te a co­mien­zos de ma­yo. Se­gún la ONU, las fuer­zas de se­gu­ri­dad son res­pon­sa­bles de al me­nos 46 muer­tes, mien­tras que los gru­pos ar­ma­dos lea­les al go­bierno, los lla­ma­dos co­lec­ti­vos cha­vis­tas, se­rían res­pon­sa­bles de otros 27 fa­lle­ci­mien­tos. “Mon­ta­dos en mo­to­ci­cle­tas, sue­len ata­car y aco­sar a los ma­ni­fes­tan­tes. En de­ter­mi­na­dos ca­sos tam­bién les dis­pa­ran con ar­mas de fue­go”, se­ña­la el in­for­me.

“Se­gún las fuen­tes, va­rios mi­les de per­so­nas han si­do de­te­ni­das ar­bi­tra­ria­men­te, mu­chas de ellas han si­do víc­ti­mas de ma­los tra­tos e in­clu­so de tor­tu­ras, y va­rios cien­tos han si­do juz­ga­das en tri­bu­na­les mi­li­ta­res en vez de pre­sen­tar­las an­te los tri­bu­na­les ci­vi­les”, de­cla­ró Zeid. “Y no hay in­di­cios de que esa ac­tua­ción va­ya a ce­sar”.

El in­for­me re­ca­ba 135 en­tre­vis­tas a tes­ti­gos, pe­rio­dis­tas, mé­di­cos, abo­ga­dos y pa­ra­mé­di­cos, rea­li­za­das a dis­tan­cia, an­te la ne­ga­ti­va del go­bierno a dar­le ac­ce­so a la or­ga­ni­za­ción pa­ra en­trar al país. Las con­clu­sio­nes apun­tan di­rec­ta­men­te a la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na, a la Po­li­cía Na­cio­nal y a los cuer­pos de po­li­cía lo­ca­les.

“Los tes­ti­gos re­la­ta­ron có­mo las fuer­zas de se­gu­ri­dad ha­bían dis­pa­ra­do sin pre­vio avi­so ga­ses la­cri­mó­ge­nos y per­di­go­nes con­tra los ma­ni­fes­tan­tes an­ti­gu­ber­na­men­ta­les. Va­rias de las per­so­nas en­tre­vis­ta­das afir­ma­ron que car­tu­chos de gas la­cri­mó­geno fue­ron dis­pa­ra­dos a cor­ta dis­tan­cia y que la po­li­cía usó co­mo mu­ni­ción ca­ni­cas, per­di­go­nes, tuer­cas y tor­ni­llos”, di­je el co­mu­ni­ca­do.

Los abu­sos, de­ta­lla el in­for­me, ocu­rren “en ple­na rup­tu­ra del es­ta­do de de­re­cho en Ve­ne­zue­la, con ata­ques cons­tan­tes a la Asam­blea Na­cio­nal y a la ofi­ci­na de la fis­cal ge­ne­ral”, agre­gó Zeid.

Los úl­ti­mos días han es­ta­do mar­ca­dos por la ten­sión po­lí­ti­ca y so­cial en Ve­ne­zue­la. El do­min­go 30 de ju­lio se lle­va­ron a ca­bo las elec­cio­nes pa­ra ele­gir a los dipu­tados de la Cons­ti­tu­yen­te de Ma­du­ro. Más de 15 per­so­nas fa­lle­cie­ron en los dis­tur­bios y los co­mi­cios se con­vir­tie­ron en los más vio­len­tos en la his­to­ria del país. Una de las pri­me­ras ac­cio­nes de la nue­va Cons­ti­tu­yen­te fue la des­ti­tu­ción de la fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga, una cha­vis­ta his­tó­ri­ca que en los úl­ti­mos me­ses se trans­for­mó en una de las gran­des opo­si­to­ras del go­bierno. La ac­ción fue ca­ta­lo­ga­da por la ONU co­mo “mo­ti­vo de hon­da in­quie­tud”.

En el in­for­me tam­bién se ex­po­ne la “gra­ve preo­cu­pa­ción” por los nu­me­ro­sos ca­sos de “alla­na­mien­to vio­len­to e ile­gal de vi­vien­das”. Se­gún los tes­ti­gos, los alla­na­mien­tos se rea­li­za­ron sin or­den ju­di­cial, su­pues­ta­men­te en bús­que­da de ma­ni­fes­tan­tes, y se­gún los tes­ti­mo­nios “hu­bo des­truc­ción de pro­pie­dad pri­va­da en el cur­so de las ope­ra­cio­nes”.

El in­for­me tam­bién re­co­ge los tes­ti­mo­nios de al­gu­nos miem­bros de la pren­sa que se­ña­lan que las fuer­zas de se­gu­ri­dad han “obs­trui­do” su tra­ba­jo pa­ra in­for­mar so­bre las ma­ni­fes­ta­cio­nes. El Al­to Co­mi­sio­na­do ins­tó en su in­for­me a las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas a “que pon­gan fin de in­me­dia­to al uso ex­ce­si­vo de la fuer­za con­tra los ma­ni­fes­tan­tes, ce­sen las de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias y li­be­ren a to­das las per­so­nas que han si­do de­te­ni­das ar­bi­tra­ria­men­te”.b CONS­TI­TU­YEN­TE TO­MA PO­DE­RES PÚ­BLI­COS

► Un ma­ni­fes­tan­te rom­pe una pa­red pa­ra uti­li­zar los res­tos con­tra la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na, el vier­nes, en Ca­ra­cas. BRE­VES La Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te de Ve­ne­zue­la apro­bó ayer un de­cre­to que le per­mi­ti­rá to­mar con­trol de los po­de­res pú­bli­cos del país. La ma­yo­ría opo­si­to­ra del Par­la­men­to anun­ció que no re­co­no­ce­rá las de­ci­sio­nes de los cons­ti­tu­yen­tes, lo que pre­sa­gia una es­ca­la­da en los en­fren­ta­mien­tos. El ex fut­bo­lis­ta ar­gen­tino Diego Ma­ra­do­na reite­ró su apo­yo al Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. “So­mos cha­vis­tas has­ta la muer­te. Y cuan­do Ma­du­ro or­de­ne, es­toy vestido de sol­da­do pa­ra una Ve­ne­zue­la li­bre, pa­ra pe­lear con­tra el im­pe­ria­lis­mo y los que se quie­ren apo­de­rar de nues­tras ban­de­ras ”, ase­gu­ró. El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia des­ti­tu­yó y con­de­nó al al­cal­de opo­si­tor del mu­ni­ci­pio de Cha­cao, Ra­món Mu­cha­cho, a 15 me­ses de cár­cel por desaca­tar una sen­ten­cia que lo obli­ga­ba a des­blo­quear las vías que man­te­nían ce­rra­das los ma­ni­fes­tan­tes. El má­xi­mo tri­bu­nal tam­bién or­de­nó su de­ten­ción. Su pa­ra­de­ro se des­co­no­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.