50 km/h: una ne­ce­si­dad

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

La Co­mi­sión de Trans­por­tes del Se­na­do aca­ba de apro­bar el pro­yec­to de ley de con­vi­ven­cia de mo­dos, que tie­ne a la dis­mi­nu­ción del lí­mi­te de ve­lo­ci­dad ur­bano de 60 a 50 km/h co­mo su me­di­da más aplau­di­da y re­sis­ti­da a la vez. Es­te cam­bio nor­ma­ti­vo, al que aún le fal­ta un trá­mi­te le­gis­la­ti­vo y que de­ja a Chi­le a la par de la le­gis­la­ción de los paí­ses desa­rro­lla­dos, es no so­lo desea­ble sino que ur­gen­te. La evi­den­cia so­bre el efec­to de la ve­lo­ci­dad en el nú­me­ro y en la gra­ve­dad de los ac­ci­den­tes via­les es abru­ma­do­ra. Por ejem­plo, en el Reino Uni­do en­con­tra­ron que una dis­mi­nu­ción de 10 km/h en la ve­lo­ci­dad de cir­cu­la­ción en una vía ur­ba­na ge­ne­ra una dis­mi­nu­ción de en­tre 0,6 y 1,8 ac­ci­den­tes por año en ca­da vía. Cuan­do en Aus­tra­lia dis­mi­nu­ye­ron el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad ur­bano de 60 a 50 km/h el re­sul­ta­do no de­jó mar­gen de du­das: una dis­mi­nu­ción de en­tre 8 y 21% del nú­me­ro de ac­ci­den­tes con he­ri­dos o muer­tos y una dis­mi­nu­ción de en­tre 25 y 51% del nú­me­ro de atro­pe­llos a pea­to­nes.

A pe­sar de que la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal ava­la la dis­mi­nu­ción del lí­mi­te de ve­lo­ci­dad plan­tea­do, al pro­yec­to de ley se le han he­cho prin­ci­pal­men­te tres crí­ti­cas. La pri­me­ra es que van a au­men­tar los tiem­pos de via­je. La evi­den­cia re­fu­ta es­te te­mor, un se­gui­mien­to con GPS en Syd­ney, Aus­tra­lia, mos­tró que au­to­mo­vi­lis­tas que su­pe­ra­ban el lí­mi­te de 50 km/h, aho­rra­ban so­lo en­tre 1 y 2% en su tiem­po de via­je ¿Có­mo se ex­pli­ca es­to si en ca­rre­te­ra la di­fe­ren­cia en tiem­po en­tre con­du­cir a 50 y 60 km/h es de un 20%? En ciu­dad los tiem­pos es­tán con­di­cio­na­dos por el flu­jo de los de­más vehícu­los y por las in­ter­sec­cio­nes; po­co im­por­ta ace­le­rar has­ta 60 km/h si el re­sul­ta­do se­rá lle­gar a la co­la del semáforo si­guien­te uno o dos vehícu­los an­tes del que ace­le­ró has­ta 50 km/h.

La se­gun­da crí­ti­ca es que sin fis­ca­li­za­ción es­ta ley se­rá le­tra muer­ta. Si bien es cier­to que con la po­bre fis­ca­li­za­ción ac­tual mu­chos con­duc­to­res ni si­quie­ra res­pe­tan el lí­mi­te de 60 km/h, tam­bién es cier­to que hay gen­te que sí cum­ple con la ley aun­que no los es­tén mi­ran­do y ellos van a re­du­cir su ve­lo­ci­dad. Pa­ra los de­más se ne­ce­si­ta fis­ca­li­za­ción au­to­má­ti­ca, por ejem­plo, con fo­to­rra­da­res, tec­no­lo­gía que de­be­ría re­im­plan­tar­se en Chi­le, no pa­ra ser­vir co­mo ca­ja re­cau­da­do­ra, sino co­mo ele­men­to di­sua­si­vo, pa­ra lo cual de­be es­tar bien se­ña­li­za­do. Cuan­do ten­ga­mos fis­ca­li­za­ción du­ra, se van a sal­var más vi­das si la ve­lo­ci­dad es 50 en lu­gar de 60 km/h.

La ter­ce­ra crí­ti­ca apun­ta a que las me­jo­ras tec­no­ló­gi­cas en fre­na­do ha­rían in­ne­ce­sa­rio el cam­bio nor­ma­ti­vo. Es­to ig­no­ra que el par­que au­to­mo­tor en Chi­le si­gue sien­do an­ti­guo y que sea cual sea la tec­no­lo­gía del vehícu­lo, la dis­tan­cia de fre­na­do y el ries­go de co­li­sión o atro­pe­llo es ma­yor a ma­yor ve­lo­ci­dad.

El cam­bio pro­pues­to al lí­mi­te de ve­lo­ci­dad de­be acom­pa­ñar­se de re­di­se­ños via­les pa­ra fo­men­tar ve­lo­ci­da­des aún más ba­jas en en­tor­nos pea­to­na­les (co­mo las zo­nas 30) y de un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la pro­gra­ma­ción de se­má­fo­ros, con on­das de ver­de pa­ra ve­lo­ci­da­des de 40 o 50 km/h, no de 60 km/h. Lle­va­mos 15 años con un lí­mi­te de ve­lo­ci­dad de 60 km/h, es el mo­men­to de que el Con­gre­so re­vier­ta el error del cam­bio de ley in­tro­du­ci­do el año 2002, un error que co­bró y si­gue co­bran­do vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.