LA SI­TUA­CIÓN DE GOIC Y LA DC SE RE­FLE­JA EN ES­TA ME­TÁ­FO­RA: LOS QUE PRENDEN HO­GUE­RAS PA­RA QUEMAR A LOS PECADORES, TER­MI­NAN CONSUMIDOS HAS­TA POR LAS MIS­MAS LLA­MAS .

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Gon­za­lo Cordero Abo­ga­do

La can­di­da­ta pre­si­den­cial de la DC, y pre­si­den­ta de ese par­ti­do, ha pues­to la éti­ca en la po­lí­ti­ca en el cen­tro de su cam­pa­ña no so­lo re­cha­zan­do la can­di­da­tu­ra del dipu­tado Rin­cón, sino en­car­gan­do al des­ta­ca­do abo­ga­do Pa­tri­cio Za­pa­ta un in­for­me acer­ca de los cri­te­rios por los cua­les ce­ñir­se pa­ra con­for­mar la plan­ti­lla de can­di­da­tos. El te­ma es, sin du­da, in­tere­san­te por sí mis­mo, más allá de las vi­ci­si­tu­des de la fa­lan­ge.

Des­de siem­pre la po­lí­ti­ca ha pre­ten­di­do en­car­nar la vir­tud, ya los grie­gos plan­tea­ron el go­bierno de los me­jo­res co­mo la op­ción más ade­cua­da pa­ra el ejer­ci­cio del po­der; sin em­bar­go, el pen­sa­mien­to mo­derno ha dis­cu­rri­do por un ca­mino di­fe­ren­te: el de po­ner el fo­co en las re­glas a las que de­be su­je­tar­se el go­ber­nan­te. Lo im­por­tan­te de­cía Pop­per, no es quién go­bier­na, sino có­mo se go­bier­na, por­que la creen­cia de que son las vir­tu­des per­so­na­les las que le­gi­ti­man el li­de­raz­go po­lí­ti­co con­du­ce al au­to­ri­ta­ris­mo.

La per­cep­ción de que se tie­ne de­re­cho a go­ber­nar, por­que se es po­see­dor de una su­pe­rio­ri­dad mo­ral lle­va a iden­ti­fi­car las po­si­cio­nes pro­pias con el bien y las de los ad­ver­sa­rios con el mal. Por su­pues­to, las re­glas del jue­go lí­ci­tas pa­ra com­ba­tir el mal son bas­tan­te dis­tin­tas de las que re­gu­lan la com­pe­ten­cia con al­guien a quien se re­co­no­ce igual le­gi­ti­mi­dad. Por es­to la de­mo­cra­cia y las pre­ten­sio­nes de una in­te­gri­dad mo­ral más ele­va­da no se lle­van bien; en reali­dad la de­mo­cra­cia fun­cio­na so­bre el prin­ci­pio con­tra­rio, es­to es que na­die pue­de pre­ten­der­se su­pe­rior a los de­más, por lo que to­dos es­ta­mos so­me­ti­dos a las mis­mas re­glas y a las mis­mas res­pon­sa­bi­li­da­des an­te la ley.

Los par­ti­da­rios de las “agen­das éti­cas” sue­len ar­gu­men­tar que la fun­ción pú­bli­ca re­quie­re y me­re­ce ciu­da­da­nos ca­pa­ces de cum­plir con un es­tán­dar de vir­tud su­pe­rior al mí­ni­mo le­gal. Es ver­dad, pe­ro ese es­tán­dar de­be bus­car­se afa­no­sa y dia­ria­men­te, más en el si­len­cio del tes­ti­mo­nio que en la pré­di­ca al­ti­so­nan­te; es sa­bio el cris­tia­nis­mo cuan­do nos re­cuer­da que, aun­que to­dos so­mos pecadores, te­ne­mos la ten­den­cia a mi­rar pa­jas en ojos aje­nos ig­no­ran­do las vi­gas en los pro­pios.

Sa­vo­na­ro­la es el clá­si­co ejem­plo del ca­mino al que con­du­ce con­ver­tir­se en juez de la vir­tud aje­na. Es­te sa­cer­do­te do­mi­ni­co acu­sa­ba los pe­ca­dos de la so­cie­dad flo­ren­ti­na, de los Me­di­ci e in­clu­so de la cu­ria, es­pe­cial­men­te de los Bor­gia. El Pa­pa Ale­jan­dro VI que te­nía al­gu­nos de­fec­ti­llos, pe­ro la fal­ta del sen­ti­do del po­der no era uno de ellos, or­de­nó que la In­qui­si­ción lo juz­ga­ra y fue que­ma­do en la ho­gue­ra.

El fi­nal de aquel pre­di­ca­dor es una bue­na me­tá­fo­ra. Los que prenden ho­gue­ras pa­ra quemar a los pecadores, sue­len ter­mi­nar consumidos por las mis­mas lla­mas. En po­lí­ti­ca afor­tu­na­da­men­te na­die es con­de­na­do al fue­go pu­ri­fi­ca­dor, pe­ro la vir­tud es una es­pa­da de­ma­sia­do pe­sa­da, que sue­le caer so­bre el ros­tro del mis­mo que la le­van­ta ame­na­zan­te con­tra los de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.