MAR­CO NOR­MA­TI­VO PA­RA CODELCO

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

SE­ÑOR DIRECTOR

Tras me­ses de dispu­ta, Codelco in­ter­pu­so en Tri­bu­na­les de Jus­ti­cia una de­man­da de nu­li­dad de de­re­cho pú­bli­co con­tra el in­for­me de au­di­to­ría No. 900 de ma­yo de es­te año. Más allá del con­te­ni­do de di­cho in­for­me, Codelco bus­ca ob­te­ner una re­so­lu­ción ju­di­cial res­pec­to del mar­co nor­ma­ti­vo que se le de­bie­ra apli­car.

La cu­prí­fe­ra plan­tea que se ri­ge por el DL 1.350 y no le son apli­ca­bles las dis­po­si­cio­nes que se dic­ten pa­ra las de­más em­pre­sas pú­bli­cas; y que es­to fue ra­ti­fi­ca­do en la ley 20.392 que re­for­mó su go­bierno cor­po­ra­ti­vo e hi­zo apli­ca­bles a la em­pre­sa las nor­mas de la Ley de So­cie­da­des Anó­ni­mas. Por otra par­te, la CGR di­ce que de acuer­do a la ley 18.575, Codelco for­ma par­te de la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do y que el ar­tícu­lo 98 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca di­ce que la CGR ejer­ce­rá el con­trol de la le­ga­li­dad de los ac­tos de la ad­mi­nis­tra­ción. Tam­bién la ley 10.336 es­ta­ble­ce que las em­pre­sas del Es­ta­do que­dan so­me­ti­das a la fis­ca­li­za­ción de la CGR. Ade­más, por lo dis­pues­to en el DL N° 1 de 1987, la CGR fis­ca­li­za Codelco a tra­vés de Co­chil­co en lo re­fe­ren­te al cum­pli­mien­to de sus ob­je­ti­vos, re­gu­la­ri­dad de sus ope­ra­cio­nes y a ha­cer efec­ti­va la res­pon­sa­bi­li­dad de sus fun­cio­na­rios y di­rec­ti­vos.

Más allá de quien ten­ga la ra­zón (po­dría­mos es­pe­rar has­ta tres años an­tes de sa­ber­lo), se es­tá abrien­do una fuen­te po­ten­cial de ma­yo­res con­flic­tos: si Codelco de­ci­de no aca­tar la re­so­lu­ción de la CGR pue­de te­ner con­se­cuen­cias; otras em­pre­sas pú­bli­cas po­drían se­guir ca­mi­nos si­mi­la­res y el ciu­da­dano so­lo ve­ría a una gran em­pre­sa tra­tan­do de li­mi­tar sus con­tro­les. De ese mo­do, am­bas or­ga­ni­za­cio­nes de­ben re­to­mar las con­ver­sa­cio­nes y lle­gar a un acuer­do por el bien su­pe­rior de to­do el país.

Miguel Án­gel Du­rán Ver­ga­ra Director Es­cue­la de Mi­ne­ría Uni­ver­si­dad Cen­tral

En mi pri­mer ho­gar del Se­na­me co­no­cí a una per­so­na que siem­pre me ayu­dó en to­do lo que pu­do y lo agra­dez­co. Cum­plien­do cier­ta edad me cam­bia­ron a otro ho­gar, tam­bién del Se­na­me, pe­ro más cer­ca de mi fa­mi­lia. Acá co­no­cí a gen­te ma­ra­vi­llo­sa, a quie­nes aún veo. Co­no­cí a ni­ñas con mu­chos pro­ble­mas dis­tin­tos, y ja­más me pe­ga­ron o me gri­ta­ron.

No en­cuen­tro jus­to que me­tan en un mis­mo sa­co a to­dos los ho­ga­res del Se­na­me. De­be­rían se­pa­rar a las fun­da­cio­nes que ayu­dan al Ser­vi­cio, ya sea Ma­ría Ayu­da, Ho­gar de Cris­to u otras que na­da tie­nen que ver con tan­ta vio­len­cia que se mues­tra en esos lu­ga­res. Yo so­lo guar­do her­mo­sos re­cuer­dos de mi in­fan­cia. Hoy soy ma­dre de una ni­ña que por na­da del mun­do de­ja­ría so­la y ten­go una vi­da de fa­mi­lia gra­cias a las en­se­ñan­zas y va­lo­res que un día me en­se­ña­ron en aque­llos ho­ga­res del Se­na­me.

Jo­celyn Du­rán Agui­lar los de­re­chos que su Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce. An­te es­to, y ha­cien­do un aná­li­sis del con­tex­to ve­ne­zo­lano de los úl­ti­mos años, no ca­be otra co­sa que ca­li­fi­car a Ve­ne­zue­la co­mo una dic­ta­du­ra que me­re­ce el re­pu­dio de to­dos los es­ta­dos que se pro­cla­man de­mo­crá­ti­cos.

Pe­dro Díaz Po­lan­co

Director Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca Uni­ver­si­dad Aus­tral

Puer­to Montt

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.