Dol­mestch por tui­ción a pa­dre gay: “He­mos ido evo­lu­cio­nan­do”

El pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma va­lo­ró el fa­llo de la Cuar­ta Sa­la del tri­bu­nal. Otro de los mi­nis­tros, Héc­tor Ca­rre­ño, di­jo que és­ta es una “aper­tu­ra con­ve­nien­te”.

La Tercera - - NACIONAL -

coin­ci­dió con las pa­la­bras de Dol­mestch y se­ña­ló que hay una evo­lu­ción.

“Creo que es una aper­tu­ra con­ve­nien­te y que es una reali­dad so­cial hoy día”, di­jo el su­pre­mo. Eso sí, ad­vir­tió que “el juez de­be ser muy cui­da­do­so res­pec­to a las de­ci­sio­nes que to­ma, por­que hay ca­sos y ca­sos, y se de­be ir re­sol­vien­do ca­da uno en par­ti­cu­lar, por­que nin­guno es igual a otro”.

Ca­rre­ño aña­dió “si pa­ra el ni­ño es me­jor es­tar con una pa­re­ja ho­mo­se­xual y el juez va­lo­ra que eso es así, es­tá bien. Pe­ro si es­ti­ma que hay un mar­gen de du­da, pue­de re­sol­ver otra co­sa y eso sig­ni­fi­ca el ca­so a ca­so, no es que uno di­ga que sí a to­do o que no a to­do, hay que ir di­fe­ren­cian­do ca­da si­tua­ción par­ti­cu­lar por­que ca­da ni­ño es un mun­do dis­tin­to”.

Otro de los miem­bros del má­xi­mo tri­bu­nal, quien pi­dió re­ser­va de su nom­bre, ase­gu­ró que “no ten­go pre­jui­cios res­pec­to a una pa­re­ja del mis­mo se­xo. En­ton­ces, si se dan to­dos los re­qui­si­tos co­mo pa­ra dar la tui­ción de un hi­jo, ya sea mu­jer u hom­bre, no sien­to nin­gún in­con­ve­nien­te. Es más, yo no ten­go nin­gún in­con­ve­nien­te en dar­le la tui­ción de un hi­jo a pa­re­jas de un mis­mo se­xo”.

Res­pec­to a si cree que Dol­mestch reali­zó una crí­ti­ca acer­ca de có­mo ac­tua­ron an­te­rior­men­te otros jue­ces, di­jo que “no, en lo ab­so­lu­to, no es una crí­ti­ca. La so­cie­dad es­tá evo­lu­cio­nan­do rá­pi­da­men­te y la dis­cu­sión de la le­gis­la­ción se ha ido adap­tan­do, por­que an­ti­gua­men­te era la ma­dre la que te­nía per se la si­tua­ción de los hi­jos”.

Sin em­bar­go, en­tre los miem­bros del má­xi­mo tri­bu­nal no hay una­ni­mi­dad en la ma­te­ria. De he­cho, en el vo­to de mi­no­ría de la re­so­lu­ción -emi­ti­do por los mi­nis­tros Ri­car­do Blan­co y Glo­ria Ana Che­ve­sich-, se in­di­có que “que­dó es­ta­ble­ci­do co­mo he­cho de la cau­sa, que el pa­dre ha ge­ne­ra­do con­flic­to fa­mi­liar en su in­ten­ción de ho­mo­lo­gar, equi­pa­rar, igua­lar, a la ma­dre con su pa­re­ja (...) Es­ta con­duc­ta, en de­fi­ni­ti­va, des­orien­ta (a los ni­ños) res­pec­to de los ro­les con­cre­tos de ca­da miem­bro del gru­po fa­mi­liar ex­ten­so”.

Mi­ra­da do­cen­te

Pa­ra el pro­fe­sor de De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad Diego Por­ta­les, Cris­tián Rie­go, “que hoy se es­tén juz­gan­do es­tos ca­sos, so­la­men­te mi­ran­do el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño, y no con la ba­se de pre­jui­cios res­pec­to de la orien­ta­ción se­xual de los pa­dres, me pa­re­ce un gran avan­ce”.

El pre­si­den­te del Mo­vi­mien­to de In­te­gra­ción y Li­be­ra­ción Ho­mo­se­xual (Mo­vilh), Ro­lan­do Ji­mé­nez, se­ña­ló que las pa­la­bras de Dol­mestch no fue­ron sor­pre­si­vas. “He­mos vis­to una evo­lu­ción en va­rios fa­llos que en el pa­sa­do be­ne­fi­cia­ron a ma­dres les­bia­nas”, co- men­tó el di­ri­gen­te.

Ade­más, di­jo Ji­mé­nez, ha­ce un mes se reunie­ron con el pre­si­den­te de la Su­pre­ma y “nos co­men­tó que es­ta­ban asu­mien­do los cam­bios so­cia­les y tam­bién la ju­ris­pru­den­cia ex­tran­je­ra, que va en ese ca­mino, y que Chi­le de­be cum­plir, por­que fir­mó tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les”. Aun­que lo más im­por­tan­te, re­cal­có “es que se pu­sie­ron en el cen­tro los ni­ños”.

En tan­to, el abo­ga­do de la ONG Co­mu­ni­dad y Jus­ti­cia, To­más Hen­rí­quez, des­car­tó que “es­te fa­llo sea in­no­va­dor o mar­que ju­ris­pru­den­cia, ya que a la ho­ra de es­ta­ble­cer el cui­da­do per­so­nal de los ni­ños el cri­te­rio siem­pre es su bien su­pe­rior”. ●

► El pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, Hu­go Dol­mestch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.