VAN NIE­KERK

El ve­lo­cis­ta que tras Bolt se­rá la nue­va ima­gen del atle­tis­mo ac­tuó co­mo si fue­ra una se­mi­fi­nal.

La Tercera - - DEPORTES -

ANA­LIS­TA EX­PER­TO EN ATLE­TIS­MO Y MÉ­DI­CO Es­ta vez no le in­tere­só ba­tir el ré­cord mun­dial. Way­de van Nie­kerk, el ve­lo­cis­ta que se ha pro­pues­to bo­rrar la si­lue­ta de Usain Bolt en es­tos Mun­dia­les, ha re­suel­to con sol­ven­cia y sin bri­llo el pri­mer ac­to de su par­ti­ci­pa­ción en Lon­dres. Su am­bi­cio­sa apues­ta de col­gar­se el oro de los 200 y 400 me­tros ya es­tá cum­pli­da al 50 por cien­to. De he­cho, el su­ra­fri­cano co­rrió la vuel­ta a la pis­ta con la men­te pues­ta en la otra prue­ba, los 200 me­tros.

Ayer van Nie­kerk co­rrió en con­ser­va des­de el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de la fi­nal de los 400 me­tros. No apa­re­ció por nin­gún la­do la sa­li­da ex­plo­si­va, am­bi­cio­sa, que ex­hi­bió en los Jue­gos de Río. To­do era con­trol, pru­den­cia, pre­cau­ción. Le que­da aún mu­cho tra­ba­jo en los 200 me­tros co­mo pa­ra des­per­di­ciar ener­gía. Co­rrió co­mo si se tra­ta­ra de una se­mi­fi­nal, en nin­gún mo­men­to qui­so per­se­guir su ré­cord mun­dial y cru­zó la me­ta pa­seán­do­se. Su crono fi­nal de 43”98 ex­pli­ca que lo de ayer fue un sim­ple trá­mi­te: esa mar­ca la ha­ce sil­ban­do. Pa­ra fa­ci­li­tar­le aún más la ta­rea, Mak­wa­la, el atle­ta de Bots­wa­na, no se pre­sen­tó en la fi­nal afec­ta­do por ese ex­tra­ño vi­rus gás­tri­co que se mue­ve por el ho­tel en el que es­tán alo­ja­dos

“Es­toy con sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. La mar­ca fue ma­la, pe­ro no me sen­tí tan mal; creo que ha si­do la fal­ta de es­tar un po­qui­to más en for­ma pa­ra los 200. Tu­ve una bue­na sa­li­da pe­ro pa­ra arri­ba se me fue­ron las de­más com­pe­ti­do­ras”, afir­mó la atle­ta en zo­na mixta. “Me ha pa­sa­do es­te año que lo que era mi fuer­te (el cie­rre de la prue­ba con los úl­ti­mos 100 me­tros) no me es­tá acom­pa­ñan­do; al sa­lir de la cur­va me que­do sin fuer­za y por eso voy a te­ner que se­guir en­tre­nan­do pa­ra que no me vuel­va a ocu­rrir eso”, aña­dió la es­tu­dian­te de pe­rio­dis­mo, que ter­mi­nó en el lu­gar 41 en­tre 46 co­rre­do­ras.

Me­dia ho­ra des­pués fue el turno de Na­ta­lia Du­co, quien los atle­tas.

Van Nie­kerk quie­re pa­sar a la his­to­ria. Su apues­ta só­lo co­no­ce un pre­ce­den­te. El inol­vi­da­ble Mi­chael John­son, el ex­pre­so de Wa­co, lo lo­gró ha­ce dos dé­ca­das. Es muy di­fí­cil com­bi­nar la ve­lo­ci­dad pu­ra de los 200 con el es­fuer­zo man­te­ni­do que re­quie­re la vuel­ta a la pis­ta. El ve­lo­cis­ta su­ra­fri­cano sa­be que va a ser la nue­va ima­gen del atle­tis­mo, el nue­vo Bolt.

Van Nie­kerk, apo­da­do el so­ña­dor, ya fue sin dis­cu­sión el atle­ta del año en 2016. Su ré­cord mun­dial (43”03) de los Jue­gos de Río, lo­gra­do por la ca­lle 8, a cie­gas, sin re­fe­ren­cias de sus ri­va­les, no ha si­do su­fi­cien­te­men­te va­lo­ra­do aún. En me­dio del rui­do me­diá­ti­co aca­pa­ra­do por Bolt, el ve­lo­cis­ta su­ra­fri­cano, úni­co atle­ta en la his­to­ria en ba­jar de 10”00 (100 me­tros), 20”00 (200) y 44”00 (400) si­gue un po­co en la som­bra.

Van Nie­kerk tie­ne só­lo 25 años y an­te él se abre un aba­ni­co im­pre­sio­nan­te de po­si­bi­li­da­des. De­be com­ple­tar un gran ci­clo olím­pi­co has­ta To­kio 2020. Y por el ca­mino se con­ver­ti­rá en el pri­mer ser hu­mano ca­paz de re­co­rrer una pis­ta en­te­ra por de­ba­jo de 43”00. Pe­ro ayer no qui­so in­ten­tar­lo. ● in­te­gró el Gru­po B en la ron­da cla­si­fi­ca­to­ria del lan­za­mien­to de la ba­la. La chi­le­na, quien con­si­guió a úl­ti­ma ho­ra la mar­ca de 17,75 me­tros su­fu­cien­te pa­ra sa­car pa­sa­jes a Lon­dres, re­gis­tró un lan­za­mien­to de 17,31 en el pri­me­ro de sus tres in­ten­tos. En el se­gun­do, lan­zó la ba­la a 17 me­tros y 66 cen­tí­me­tros, a la pos­tre su me­jor ren­di­mien­to, ya que en el úl­ti­mo só­lo al­can­zó los 17,29, que­dan­do le­jos de los 17,79 de la bra­si­le­ña Gei­sa Ar­can­jo, la úl­ti­ma cla­si­fi­ca­da a la fi­nal.

Muy afec­ta­da y sin ga­nas de ex­pla­yar­se, Du­co pa­só por zo­na mixta afir­man­do: “La ver­dad es que no me sien­to bien por­que cla­ra­men­te mi me­ta era cla­si­fi­car a la fi­nal; aun­que ten­go to­das las ex­cu­sas del mun­do pa­ra no ha­ber­lo lo­gra­do por mi ope­ra­ción (al hom­bro de­re­cho), yo que­ría cla­si­fi­car y no lo lo­gré, así que no me sien­to bien”.

Ra­to des­pués, cuan­do ya ha­bía fi­na­li­za­do la jor­na­da, la cin­co ve­ces mun­dia­lis­ta com­par­tió con su fa­mi­lia, que la acom­pa­ñó has­ta Lon­dres. Fue­ron mo­men­tos de con­ten­ción pa­ra la atle­ta, quien se­guía sin di­ge­rir su ac­tua­ción y se re­ti­ró del es­ta­dio olím­pi­co en­tre lá­gri­mas.

Fue el fi­nal de una no­che tris­te pa­ra las chi­le­nas en Lon­dres. Ni Isi­do­ra ni Na­ta­lia fue­ron ca­pa­ces de cum­plir con los ob­je­ti­vos que ellas mis­mas se ha­bían plan­tea­do. Fra­ca­sos que se en­mar­can en la es­cuá­li­da par­ti­ci­pa­ción chi­le­na en es­te Mun­dial. ●

NA­TA­LIA DU­CO LAN­ZA­DO­RA DE BA­LA

“Lo que era mi fuer­te, no me acom­pa­ña; al sa­lir de la cur­va me que­do sin fuer­za”.

ISI­DO­RA JI­MÉ­NEZ VE­LO­CIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.