Ha­bla el director del do­cu­men­tal que re­ve­la el mun­do del do­pa­je de­por­ti­vo

Br­yan Fo­gel es el ci­neas­ta y pro­ta­go­nis­ta de Ica­rus, que se aca­ba de es­tre­nar en Netflix. Su cin­ta re­me­ció el de­por­te mun­dial con la con­fe­sión de Gri­go­ri Rod­chen­kov, el ex director de la Ru­sa­da.

La Tercera - - SOCIEDAD - Na­cho Leal

Br­yan Fo­gel no sa­be có­mo de­fi­nir su suer­te. Pue­de ser bue­na o ma­la, to­do de­pen­de de có­mo se mi­re. El director de Ica­rus, el nue­vo es­treno de Netflix, se con­tac­tó en el mo­men­to jus­to con la per­so­na in­di­ca­da pa­ra rea­li­zar un do­cu­men­tal so­bre el do­pa­je de­por­ti­vo.

Ini­cial­men­te, la idea de Fo­gel era rea­li­zar un vi­ven­cial en el que ex­pon­dría los efec­tos que sus­tan­cias prohi­bi­das -do­pa­je, bá­si­ca­men­te­pro­vo­ca­rían en él. Eso, y tam­bién mos­trar lo fá­cil que es bur­lar los con­tro­les de do­ping des­pués de ha­cer­lo. Co­mo un Su­per­si­ze me del do­pa­je, que ter­mi­nó más pa­re­ci­do a un do­cu­men­tal ti­po Ci­ti­zen­four, so­bre Snow­den: des­cu­brió una tra­ma cons­pi­ra­cio­nal que sal­pi­ca a to­dos, des­de Vla­di­mir Pu­tin ha­cia aba­jo.

En Ica­rus, el ac­tor y ci­neas­ta nor­te­ame­ri­cano se pre­sen­ta a sí mis­mo co­mo un ci­clis­ta afi­cio­na­do, per­so­na­je de ba­ta­llas me­dia­nas en las prue­bas de ru­ta, y cla­ro, ex fa­ná­ti­co de Lan­ce Arms­trong, el ícono mun­dial del do­pa­je. Ahí ra­di­ca to­do. Se­ría su­per­vi­sa­do por se­lec­tos es­pe­cia­lis­tas, en­tre ellos Don Catlin, el em­ble­ma de la agen­cia an­ti­do­pa­je es­ta­dou­ni­den­se (Usa­da, por sus si­glas en in­glés), el mis­mo que lu­chó por atra­par a Arms­trong y que en 2012 lo con­si­guió.

Pe­ro Catlin desis­te. El te­mor a la man­cha que pu­die­se ge­ne­rar es­te ex­pe­ri­men­to en su repu­tación lo ate­mo­ri­za. Y allí apa­re­ce Gri­go­ri Rod­chen­kov, quien has­ta 2014 era el cien­tí­fi­co a la ca­be­za de la Ru­sa­da, la agen­cia ru­sa an­ti­do­pa­je. Hoy, en cam­bio, con­si­de­ra­do el Ju­lian As­san­ge del de­por­te ru­so por ser el prin­ci­pal tes­ti­go en to­da la in­ves­ti­ga­ción que reali­zó la agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je, de la mano de Ri­chard McLa­ren.

Ica­rus re­ve­la de la for­ma más cru­da co­mo el go­bierno ru­so ma­ni­pu­ló el de­por­te por dé­ca­das. Res­pon­de pre­gun­tas fun­da­men­ta­les, pe­ro de­ja mu­chas abier­tas. Aquí, Fo­gel in­ten­ta res­pon­der al­gu­nas.

Cuan­do co­men­zó la rea­li­za­ción de es­te film ¿En ver­dad nun­ca sos­pe­chó que ter­mi­na­ría así?

La de­ci­sión de ha­cer el do­cu­men­tal par­tió por­que yo he si­do ci­clis­ta to­da mi vi­da, y tam­bién por to­do el lío que en­vol­vió a Lan­ce Arms­trong en enero de 2013. Lo más sor­pren­den­te pa­ra mí fue que, ha­blan­do con mu­cha gen­te en el mun­do, fue­ra del ám­bi­to del ci­clis­mo, to­dos de­cían que a Arms­trong lo ha­bían “en­con­tra­do”, cuan­do en reali­dad fue que el sis­te­ma no fun­cio­nó. Por es­to de­ci­dí rea­li­zar un do­cu­men­tal en el cual to­ma­ría dro­gas pa­ra me­jo­rar mi ren­di­mien­to y ver qué tan­ta me­jo­ra exis­ti­ría, y ver si po­día evi­tar arro­jar po­si­ti­vo en un test de do­ping. Mi idea era evi­den­ciar que el sis­te­ma ac­tual de de­tec­ción no es­tá fun­cio­nan­do.

Y, al pa­re­cer, no fun­cio­na.

Así es.

¿Cree que el mo­de­lo de do­pa­je de Es­ta­do ocu­rre só­lo en Ru­sia o po­dría ex­ten­der­se a más paí­ses?

No es fá­cil res­pon­der eso, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te creo que si ves otras his­to­rias de paí­ses en torno al do­pa­je, es cla­ro que han te­ni­do programas de asis­ten­cia pa­ra sus atle­tas. Lo han fo­men­ta­do o no lo han res­trin­gi­do.

Hoy, Rod­chen­kov es un tes­ti­go pro­te­gi­do por to­do lo que re­ve­ló. ¿Us­ted no sien­te que por es­ta pe­lí­cu­la su vi­da co­rra pe­li­gro?

Es un te­ma com­ple­jo. Sen­tí que era pe­li­gro­so en un mo­men­to, ya que el do­pa­je cam­bia to­da la his­to­ria de los de­por­tes. Es­te pro­ble­ma cam­bia los re­sul­ta­dos de to­dos los tor­neos in­ter­na­cio­na­les, in­clui­dos los JJOO.

¿Quién es el que real­men­te se be­ne­fi­cia con el do­pa­je?

Me di cuen­ta que el be­ne­fi­cio úl­ti­mo del do­pa­je, que pa­sa des­aper­ci­bi­do, no va pa­ra el atle­ta, sino que pa­ra las fe­de­ra­cio­nes y los Go­bier­nos.

Ica­rus de­ja un sin­sa­bor. La AMA muy re­tra­sa­da en cuan­to a sus con­tro­les. ¿Aca­so to­dos los de­por­tis­tas de éxi­to mun­dial se do­pan?

Creo que es un sis­te­ma muy di­fí­cil de con­tro­lar. El de­por­te su­cio es al­go que per­ma­ne­ce­rá siem­pre, ya que du­do que sean ca­pa­ces de fre­nar­lo. La cien­cia evo­lu­cio­na de una ma­ne­ra tan rá­pi­da y los hu­ma­nos siem­pre van a en­con­trar for­mas de ren­dir me­jor. El pro­ble­ma es más éti­co que prác­ti­co, pe­ro si la pre­gun­ta es si el do­pa­je irá a erra­di­car­se, la res­pues­ta es no.

Un atle­ta chi­leno, Iván Ló­pez, cam­peón sud­ame­ri­cano en los 1.500 me­tros, di­ce que es im­po­si­ble es­tar en­tre los me­jo­res del mun­do sin re­cu­rrir al do­ping. ¿Cree us­ted lo mis­mo?

Só­lo por­que un atle­ta di­ga que es­tá lim­pio, no sig­ni­fi­ca que real­men­te lo es­té. Y só­lo por­que no le sal­ga el test po­si­ti­vo, no sig­ni­fi­ca que no se es­té do­pan­do. Hay un vo­to de fe que to­dos de­ben to­mar en las com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les. Qui­zás de­be­mos re­eva­luar có­mo ve­mos a los de­por­tis­tas, en vez de pen­sar si es­tán lim­pios o no. Sé que las per­so­nas que ve­rán es­te do­cu­men­tal po­drán pen­sar que si un atle­ta es muy bueno pa­ra ser cier­to, efec­ti­va­men­te, es muy bueno pa­ra ser cier­to.

¿Es po­si­ble pa­ra un atle­ta de­cir no al do­pa­je?

Es muy po­si­ble. Creo que la di­fe­ren­cia va en el ca­so de Ru­sia, por­que el do­pa­je allá no es me­ra­men­te de­ci­sión del atle­ta, sino que es la de­ci­sión in­di­vi­dual ver­sus la fe­de­ra­ción y Go­bierno. Pe­ro hi­po­té­ti­ca­men­te, sí.

Arms­trong, su ex hé­roe, vio en el do­pa­je su ar­ma pa­ra ga­nar. ¿En ver­dad cree que un atle­ta di­ría que no?

Sí. No sé cuán­tos atle­tas se do­pa­rán ac­tual­men­te, pe­ro sé que es­tar lim­pio no es más que una de­ci­sión in­di­vi­dual.

¿Po­de­mos con­fiar en los de­por­tis­tas?

No creo que de­be­mos ver es­to co­mo un te­ma de un atle­ta in­di­vi­dual, sino que co­mo un pro­ble­ma de con­fian­za a ni­vel de los Go­bier­nos. La his­to­ria nos ha di­cho que si al­guien di­ce que no es­tá usan­do do­ping no sig­ni­fi­ca que no lo es­té usan­do real­men­te. No sé si pue­des con­fiar o no, la his­to­ria y el fu­tu­ro del de­por­te nos di­rá. ●

► Gri­go­ri Rod­chen­kov, po­san­do en el la­bo­ra­to­rio que ocu­pó du­ran­te tres dé­ca­das en Ru­sia.

► Fo­gel, mos­tran­do una je­rin­ga con tes­tos­te­ro­na-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.