El de­sola­dor vi­deo de Si­nead O’Con­nor: “Lu­cho día a día pa­ra man­te­ner­me con vi­da”

A tra­vés de Fa­ce­book, la can­tan­te ha­bló de sus ten­den­cias sui­ci­das y su en­fer­me­dad men­tal.

La Tercera - - SOCIEDAD - Patricia Re­yes

La can­tan­te Si­nead O’Con­nor vol­vió a ha­cer no­ti­cia por su com­ple­ja si­tua­ción emo­cio­nal. La ar­tis­ta ir­lan­de­sa apa­re­ce en un vi­deo pu­bli­ca­do en su cuen­ta de Fa­ce­book, don­de re­ve­la a sus se­gui­do­res có­mo han si­do sus úl­ti­mos me­ses, vi­vien­do so­la en Nue­va Jer­sey (Es­ta­dos Uni­dos), úni­ca­men­te acom­pa­ña­da por su psi­quia­tra.

En la gra­ba­ción, que se ex­tien­de por 12 mi­nu­tos, la ex di­va de los 90 re­co­no­ce que hoy es­tá lu­chan­do pa­ra man­te­ner­se con vi­da.

“Es­toy com­ple­ta­men­te so­la, sin na­die en mi vi­da ex­cep­to mi doc­tor, mi psi­quia­tra, que es el hom­bre más dul­ce del mun­do que di­ce que soy su he­roí­na”, di­ce O’Con­nor mien­tras llo­ra, ase­gu­ran­do que es jus­ta­men­te su mé­di­co quien la ayu­da a man­te­ner­se en pie.

La in­tér­pre­te de 50 años se re­fie­re a sus co­no­ci­das en­fer­me­da­des men­ta­les, las que han afec­ta­do su sa­lud por lar­go tiem­po. “Las en­fer­me­da­des men­ta­les son un po­co co­mo las dro­gas, por­que no les im­por­ta una mier­da quién eres y lo que es peor es que al es­tig­ma tam­po­co le im­por­ta”, di­ce, “To­da la gen­te que su­pues­ta­men­te de­be­ría amar­te y cui­dar­te te tra­ta co­mo una mier­da“.

“No me man­ten­go vi­va por mí”, con­ti­núa su an­gus­tio­so re­la­to, “si fue­ra por eso ya me ha­bría ido de­re­cho con mi ma­dre (quien fa­lle­ció en 1985)”. La­men­ta, ade­más, ha­ber avan­za­do “so­la co­mo cas­ti­go por te­ner una en­fer­me­dad men­tal y muy en­fa­da­da por­que na­die se ha­cía car­go de mí, es­pe­cial­men­te por te­ner ten­den­cias sui­ci­das“.

La can­tan­te, sin em­bar­go, agre­ga que es­te men­sa­je in­ten­ta ser un apor­te pa­ra quie­nes atra­vie­san por lo mis­mo que ella. “Sé que soy só­lo una en­tre mi­llo­nes y eso es lo úni­co que me man­tie­ne en mar­cha. (…) Es­pe­ro que es­te vi­deo sea de al­gu­na ma­ne­ra útil”.

Des­pués de la pu­bli­ca­ción, se lee el si­guien­te men­sa­je en la mis­ma cuen­ta de Fa­ce­book: “Ho­la a to­dos, es­toy pu­bli­can­do és­to a pe­ti­ción de Si­nead, pa­ra que to­dos los que la quie­ren se­pan que ella es­tá a sal­vo y no es una sui­ci­da”. Aun­que al­go con­tra­dic­to­rio a lo ex­pre­sa­do por O’Con­nor en el vi­deo, el men­sa­je agre­ga que “ella es­tá ro­dea­da de amor y re­ci­be los me­jo­res cui­da­dos. Ella pi­dió que es­to fue­ra pu­bli­ca­do sa­bien­do que es­tán preo­cu­pa­dos por ella”. Y acla­ran ade­más: “No res­pon­de­ré a nin­gu­na pre­gun­ta, por fa­vor, sean com­pren­si­vos. Es­pe­ro que es­to los con­sue­le”, con­clu­ye el es­cri­to.

En 2015, la ar­tis­ta ya ha­bía usa­do su Fa­ce­book pa­ra pu­bli­car una apa­ren­te “no­ta sui­ci­da”, mien­tras es­ta­ba so­la en un ho­tel en Ir­lan­da. Y a me­dia­dos del año pa­sa­do, la ex es­tre­lla pro­ta­go­ni­zó otro co­men­ta­do epi­so­dio, cuan­do fue re­por­ta­da co­mo des­apa­re­ci­da en Chica­go, con el in­mi­nen­te ries­go por sus ten­den­cias sui­ci­das. Po­co más de 24 ho­ras des­pués, fue en­con­tra­da por la po­li­cía. ●

► La can­tan­te Si­nead O’Con­nor en su men­sa­je de Fa­ce­book.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.